PAN, en­ve­ne­na­do

El Universal - - NACIÓN - Jo­sé Cár­de­nas “Afe­rrar­se al odio es co­mo to­mar ve­neno y es­pe­rar que el otro mue­ra”. Bu­da @Jo­seCar­de­nas1 jo­se­car­de­nas@mac.com www.jo­se­car­de­nas.com

El PAN es­tá en­ve­ne­na­do, no por el cia­nu­ro de la in­qui­na en­tre Ri­car­do Ana­ya y Mar­ga­ri­ta Za­va­la en su plei­to a muer­te por una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, sino por un pro­lon­ga­do pro­ce­so de des­gas­te co­mo con­se­cuen­cias de un prag­ma­tis­mo sal­va­je, in­fec­ta­do de ob­se­sio­nes, co­di­cia y co­rrup­ción.

Ha­ce vein­tiún años, en 1996, el en­ton­ces lí­der na­cio­nal blan­quia­zul, un jo­ven Fe­li­pe Calderón, ad­ver­tía del re­to de “ga­nar el po­der sin per­der el par­ti­do”. El mi­choa­cano desoyó su pro­pia ad­ver­ten­cia, pro­bó las mie­les del triun­fo elec­to­ral y se em­pe­ci­nó en adue­ñar­se del pa­nis­mo des­de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Calderón se con­ta­gió de las vie­jas prác­ti­cas de la cul­tu­ra po­lí­ti­ca en­gen­dra­da por el PRI, que aca­bó por en­fer­mar a quien siem­pre la ha­bía com­ba­ti­do des­de la ru­da y leal opo­si­ción.

Pe­ro el cul­pa­ble de la de­ba­cle no só­lo fue Calderón. Vi­cen­te Fox tu­vo pri­me­ro la opor­tu­ni­dad de fu­mi­gar a las te­po­ca­tas, ali­ma­ñas y ví­bo­ras prie­tas pa­ra des­man­te­lar el an­da­mia­je cons­trui­do por el es­ta­do priís­ta. No se atre­vió.

En do­ce años de go­bierno, Ac­ción Na­cio­nal adop­tó las mis­mas ma­ñas de co­rrup­ción y el cor­po­ra­ti­vis­mo que siem­pre acei­ta­ron la ma­qui­na­ria po­lí­ti­ca na­cio­nal. Fox y Calderón de­ci­die­ron ju­gar con las re­glas prees­ta­ble­ci­das en lu­gar de com­ba­tir la po­dre­dum­bre acu­mu­la­da du­ran­te se­ten­ta años por el ré­gi­men he­ge­mó­ni­co ema­na­do de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na.

En dos se­xe­nios el PAN se aco­mo­dó en el con­fort del po­der. En el pro­ce­so, per­dió iden­ti­dad y sus­ten­to que, du­ran­te to­da su his­to­ria pre­su­mió co­mo re­sul­ta­do de una doc­tri­na po­lí­ti­ca fir­me y cla­ra. Los prin­ci­pios, las pro­pues­tas y el mo­de­lo de país que siem­pre plan­teó el PAN des­de la ba­rre­ra, fue­ron arra­sa­dos por las em­bes­ti­das de la reali­dad. Hoy el PAN es­tá ex­tra­via­do en­tre som­bras. El en­fren­ta­mien­to en­tre Mar­ga­ri­ta Za­va­la y Ri­car­do Ana­ya tie­ne co­mo fon­do la ob­se­sión de am­bos por la Pre­si­den­cia. A es­tas ho­ras na­die ha es­cu­cha­do una pro­pues­ta cla­ra, una al­ter­na­ti­va de cam­bio a una reali­dad in­sos­te­ni­ble; el de­ba­te se con­cen­tra en el mé­to­do se se­lec­ción de un can­di­da­to o can­di­da­ta, en el jue­go de los tiem­pos y en ama­rrar el con­trol de un par­ti­do ca­rac­te­ri­za­do por una to­ma de de­ci­sio­nes ce­rra­da que has­ta hoy ha­bía ga­ran­ti­za­do la fé­rrea dis­ci­pli­na de sus in­te­gran­tes.

Aho­ra, el PAN, ni eso man­tie­ne. Ri­car­do Ana­ya ha so­me­ti­do la so­be­ra­nía de su par­ti­do a un in­cier­to pro­ce­so que in­vo­lu­cra al res­to de los in­te­gran­tes del lla­ma­do “Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co”. Se ven­de co­mo el más al­to de los enanos. El pro­ce­di­mien­to se mi­ra in­cier­to en sus for­mas, pe­ro eso sí, otor­ga al jo­ven ma­ra­vi­lla una am­plia po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en can­di­da­to de un blo­que opo­si­tor, aso­cia­do a dos par­ti­dos, uno en ex­tin­ción (PRD) y el otro (MC), en los hue­sos.

El PAN se ha en­ve­ne­na­do po­co a po­co en lo que pa­re­ce un sui­ci­dio.

En el año 2000, Vi­cen­te Fox ga­nó el po­der se­cues­tran­do al par­ti­do; en 2006, Fe­li­pe Calderón man­tu­vo el po­der y per­dió al par­ti­do; hoy los pa­nis­tas no tie­nen po­der ni par­ti­do.

EL MON­JE EN­CA­DE­NA­DO: No se quie­bre la ca­be­za; los sus­pi­ran­tes in­de­pen­dien­tes a la Pre­si­den­cia de Mé­xi­co jue­gan a la “víbora de la mar”. Con 866 mil 563 fir­mas de apo­yo —bueno me­nos, co­mo un mi­llón, di­ría Pe­ña Nie­to— que ha­brán de con­se­guir de aquí al 12 de fe­bre­ro, por el INE pue­den pa­sar, los de ade­lan­te (Mar­ga­ri­ta, Fe­rriz, El Bronco, El Ja­guar y La Ma­ri­chuy) co­rren mu­cho, y las tres do­ce­nas de atrás, se­gu­ro no pa­sa­rán. Pa­ra eso sir­ven los re­qui­si­tos mí­ni­mos que son má­xi­mos. Que na­die se es­pan­te por lo ti­tá­ni­co, por no de­cir co­lo­sal. Re­ca­bar en cua­tro me­ses tan­tas fir­mas —en 17 es­ta­dos del país— co­mo vo­tos con­si­guió Ga­briel Qua­dri ha­ce un lus­tro, con to­do y cam­pa­ña, en­can­to, al­go de lana, el apo­yo de La Maes­tra —El­ba Est­her—, y un lu­gar en los de­ba­tes, pa­re­ce mi­sión im­po­si­ble, qui­zá pa­té­ti­ca. Su­mas y res­tas apar­te, la de­mo­cra­cia in­clu­yen­te —so­ña­do­ra y fer­vo­ro­sa— lle­gó pa­ra que­dar­se; son tan­tos los apun­ta­dos que la lis­ta pa­re­ce di­rec­to­rio te­le­fó­ni­co; de­ma­sia­dos can­di­do­tes y po­cos los ele­gi­dos pa­ra cum­plir su ilu­sión… y per­der con cer­te­za.

En el año 2000, Vi­cen­te Fox ga­nó el po­der se­cues­tran­do al par­ti­do; en 2006, Fe­li­pe Calderón man­tu­vo el po­der y per­dió al par­ti­do; hoy los pa­nis­tas no tie­nen po­der, ni par­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.