Com­pa­re­cen­cia con sa­bor a hu­mo blan­co

• Ti­tu­lar de la SHCP se mues­tra se­gu­ro y con­fia­do an­te los se­na­do­res

El Universal - - NACIÓN - JUAN AR­VI­ZU —juan.ar­vi­zu@elu­ni­ver­sal.com.mx

El flui­do dis­cur­so de Jo­sé An­to­nio Mea­de lle­ga a su fin, des­pués de 12 vi­si­tas al es­tra­do de­re­cho del sa­lón de se­sio­nes del Se­na­do, con sus res­pues­tas a pre­gun­tas va­rio­pin­tas du­ran­te su úl­ti­ma com­pa­re­cen­cia en el se­xe­nio, con mo­ti­vo del aná­li­sis del in­for­me pre­si­den­cial, en la que el PRI lo ha aplau­di­do con en­tu­sias­mo des­bor­dan­te.

Y en­se­gui­da va a es­cu­char más de una ho­ra de po­si­cio­na­mien­tos de las ban­ca­das, y a lo que es­cu­che ya no con­tes­ta­rá. De­ja el bo­lí­gra­fo que fue su he­rra­mien­ta de tra­ba­jo des­de las 12:15 ho­ras, y cuan­do pa­sa al po­dio de ora­do­res el se­na­dor Ma­nuel Bartlett, quien ca­si le do­bla la edad, Mea­de se cru­za de bra­zos, em­pie­za a son­reir, y pa­re­ce que dis­fru­ta la in­ter­ven­ción del coordinador del PT, que ya enar­bo­la las pro­pues­tas de Mo­re­na.

Bartlett iro­ni­za, des­pier­ta del le­tar­go a la opo­si­ción de de­re­cha, que en el se­xe­nio pa­sa­do de­fen­día a Mea­de, co­mo in­te­gran­te del ga­bi­ne­te de Fe­li­pe Calderón, y de la izquierda, que han vis­to y oí­do la efer­ves­cen­cia priís­ta y ver­de, com­pla­ci­dos por la asis­ten­cia del pre­si­den­cia­ble.

El pre­si­den­te del Se­na­do, Ernesto Cor­de­ro, com­par­te con Mea­de el ha­ber si­do co­la­bo­ra­do­res de Calderón, ser ti­tu­la­res de Ha­cien­da y egre­sa­dos del ITAM, al­ma má­ter en la que mu­chos ven un cri­sol del po­der pú­bli­co.

Una cor­ba­ta co­lor la­dri­llo ro­ji­zo, o te­zontle, con tra­je gris os­cu­ro y ca­mi­sa blanca, vis­te Mea­de, a quien del ner­vio­sis­mo de cuan­do era sub­se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, ya no le que­da na­da. Aca­so ese lío que tie­ne con la man­ga de­re­cha de pu­ño de man­cuer­nas que ja­la y ja­la por mo­men­tos.

El PRI no se en­fa­da cuan­do el coordinador del PT-Mo­re­na in­ter­pre­ta una con­fe­sión que ha he­cho allí mis­mo el fun­cio­na­rio sin fi­lia­ción po­lí­ti­ca.

Al re­ve­lar Mea­de que vo­tó por el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to en 2012, Bartlett in­ter­pre­ta que in­vi­ta a que vo­te por él, a su vez. Y co­mo lo co­no­ce des­de chi­qui­to, le da el con­se­jo de que no sea can­di­da­to, por­que el PRI, del ter­cer lu­gar ac­tual, ba­ja­rá al cuar­to si­tio, y le recomienda que me­jor se va­ya de go­ber­na­dor del Ban­co de Mé­xi­co. Ca­si suel­ta la car­ca­ja­da el se­na­dor de izquierda, que ha desata­do la hi­la­ri­dad. El vo­to de Pe­ña se­rá “el be­so del dia­blo”, di­ce el de los con­se­jos.

Es cier­to. Co­no­ce al pre­si­den­cia­ble des­de que Mea­de era ni­ño, al la­do de su pa­dre don Dio­ni­sio Mea­de y Gar­cía de León, pre­si­den­te de la Fun­da­ción UNAM, pre­sen­te en la com­pa­re­cen­cia, a ni­vel de can­cha, en­tre es­ca­ños.

El tono jo­co­so de Bartlett a na­die agre­de. Di­rían los clá­si­cos, es­ta com­pa­re­cen­cia ha si­do de pa­sa­re­la de as­pi­ran­te pre­si­den­cial del par­ti­do en el po­der. Do­lo­res Pa­dier­na (PT) le di­ce: “Aquí lo men­cio­nan co­mo pre­can­di­da­to a la Pre­si­den­cia, y yo di­ría que no pue­de ir­se a su cam­pa­ña sin de­jar re­suel­tos los efec­tos de los sis­mos”. Isi­dro Pe­dra­za (PRD), le ha di­cho en vano a los priís­tas que se mo­de­ren, que mu­cho in­cien­so re­fle­ja ga­nas de echar hu­mo blan­co.

“Aquí lo men­cio­nan co­mo pre­can­di­da­to a la Pre­si­den­cia, y yo di­ría que no pue­de ir­se a su cam­pa­ña sin de­jar re­suel­tos los efec­tos de los sis­mos” DO­LO­RES PA­DIER­NA Se­na­do­ra del PT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.