El Gra­tín, la piz­ze­ría que re­sur­ge de los es­com­bros

• Ca­sa que al­ber­ga­ba el ne­go­cio co­lap­só por sis­mo del 7 de sep­tiem­bre • “Al me­nos si tiem­bla, na­da se nos cae­rá en­ci­ma”, bro­mean clien­tes

El Universal - - ESTADOS - ROSELIA CHACA Co­rres­pon­sal —es­ta­dos@elu­ni­ver­sal

Ju­chi­tán. — ¡Ya abri­mos!, se lee en una car­tu­li­na pe­ga­da so­bre una de de­rrui­da pa­red del sa­lón prin­ci­pal de lo que, has­ta ha­ce un mes, era una ca­sa tra­di­cio­nal de te­ja que al­ber­ga la piz­ze­ría El Gra­tín en Ju­chi­tán de Za­ra­go­za, Oa­xa­ca.

No hay te­cho ni fa­cha­da, mu­cho me­nos puer­tas y ven­ta­nas, ni un le­tre­ro que anun­cie el gi­ro del lo­cal, pe­ro no ha­ce fal­ta, las si­llas y me­sas a la in­tem­pe­rie ha­cen aho­ra la fun­ción de pu­bli­ci­dad. Los co­men­sa­les bro­mean con la si­tua­ción, al me­nos si tiem­bla na­da se les cae­rá en­ci­ma, ase­gu­ran.

El lo­cal, ubi­ca­do en el pri­mer cua­dro de la ciu­dad za­po­te­ca, lla­ma la aten­ción por ofre­cer el ser­vi­cio de res­tau­ran­te en una ca­sa co­lap­sa­da por el te­rre­mo­to del 7 de sep­tiem­bre.

Es­te lu­gar se con­vir­tió sin que­rer, gra­cias a la des­gra­cia, en la ban­de­ra de los co­mer­cian­tes que se le­van­tan so­los, sin apo­yo ins­ti­tu­cio­nal.

En­ri­que Morales Ras­ga­do, uno de los en­car­ga­dos de es­te ne­go­cio fa­mi­liar, es­tá sor­pren­di­do por la res­pues­ta de la gen­te an­te la idea de abrir a pe­sar de no te­ner más que pa­re­des y un horno; sin em­bar­go, no te­nían de otra, la cri­sis es­tá muy fuer­te y de ellos de­pen­den 10 fa­mi­lias más.

“Íba­mos abrir el 23 de sep­tiem­bre, cuan­do se vino el se­gun­do sis­mo, tu­vi­mos que es­pe­rar una se­ma­na más, ya no po­de­mos se­guir sin tra­ba­jo, así que nos arries­ga­mos a pe­sar de las cons­tan­tes ré­pli­cas, no te­ne­mos te­cho ni pa­red prin­ci­pal, es­ta­mos al­go así co­mo en la ca­lle, co­mo to­dos, cuan­do llue­ve pues no se pue­de, só­lo en el in­te­rior que te­ne­mos otro te­cho que no se afec­tó”, ex­pli­ca el jo­ven que lle­va apro­xi­ma­da­men­te tres años en el mer­ca­do de las piz­zas.

Sin apo­yo.

Co­mo co­mer­cian­te, di­ce, ni una au­to­ri­dad, ni mu­ni­ci­pal, es­ta­tal o fe­de­ral se le ha acer­ca­do pa­ra apo­yar­lo con al­gún pro­gra­ma, ni si­quie­ra pu­do ac­ce­der a un fo­lio pa­ra in­cluir­se en el Fi­dei­co­mi­so del Fon­do de De­sas­tres Na­tu­ra­les (Fon­den) por no ser una vi­vien­da, a pe­sar de que el in­mue­ble ten­ga to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de una ca­sa ha­bi­ta­cio­nal.

“No en­tien­do por qué no acep­ta­ron que en­tra­ra el in­mue­ble en el cen­so, cuan­do es una vi­vien­da, aun­que fun­cio­ne co­mo lo­cal co­mer­cial. De­bi­do a esa re­gla no en­tra­mos y no te­ne­mos fo­lio, por lo tan­to no que­da más que se­guir ade­lan­te, tra­ba­jar por pro­pia cuen­ta pa­ra sa­lir de es­ta si­tua­ción”, ex­pli­có En­ri­que Morales.

So­bre el apo­yo de 10 mil pe­sos a con­tri­bu­yen­tes que lan­zó el go­bierno fe­de­ral, tam­po­co lo­gró ano­tar­se, así que só­lo le que­da bus­car un pres­ta­mos ban­ca­rio , pe­ro no le convencen los in­tere­ses, así que se con­for­ma en so­bre­vi­vir has­ta don­de pue­da.

A sus oí­dos lle­gó la no­ti­cia del Pro­gra­ma de Apo­yo a Em­pre­sas Afec­ta­das por los Sis­mos, que no es más que un fi­nan­cia­mien­to en con­di­cio­nes pre­fe­ren­cia­les, que pue­de des­ti­nar­se pa­ra la re­po­si­ción de in­su­mos, mer­can­cías, ma­te­ria pri­ma o ma­qui­na­ria y equi­po; así co­mo pa­ra la re­pa­ra­ción, re­cons­truc­ción o re­mo­de­la­ción de in­mue­bles, pe­ro aún no es­tá con­ven­ci­do de arries­gar­se con un cré­di­tos de sus­ti­tu­ción y li­qui­dez que va de has­ta 6 años y 11.5% anual fi­ja.

Es­te pro­gra­ma, que no co­no­cen la ma­yo­ría de los co­mer­cian­tes de Ju­chi­tán, tie­ne co­mo pro­pó­si­to con­tri­buir a la re­cu­pe­ra­ción de las zo­nas afec­ta­das por la ocu­rren­cia de los sis­mos del 7 y 19 de sep­tiem­bre de 2017, a tra­vés del fi­nan­cia­mien­to a Mi­cro, Pe­que­ñas y Me­dia­nas Em­pre­sas (mipy­mes), así co­mo Per­so­nas Fí­si­cas con Ac­ti­vi­dad Em­pre­sa­rial (in­clu­yen­do RIF), pa­ra que reali­cen las in­ver­sio­nes que re­quie­ran pa­ra res­ta­ble­cer su ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va y pre­ser­var las fuentes de em­pleo.

La piz­ze­ría fue re­mo­de­la­da ha­ce un año con­ser­van­do la es­truc­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca, por lo que to­dos los aho­rros fa­mi­lia­res se vino aba­jo con el te­rre­mo­to, así que no es­tán en con­di­cio­nes de vol­ver in­ver­tir en la re­cons­truc­ción, por lo que to­ma­ron la de­ci­sión de de­jar el lo­cal tal y co­mo se en­cuen­tra has­ta el pró­xi­mo año.

“En es­tas con­di­cio­nes no po­de­mos me­ter­le más di­ne­ro al lo­cal, ni con prés­ta­mos, no sa­be­mos lo que vie­ne, así que lo de­ja­re­mos co­mo es­tá, qui­zás has­ta el otro año lo re­cons­tru­ya­mos. Has­ta aho­ra he­mos te­ni­do bue­na res­pues­ta y lo que que­dó en pie es­tá en bue­nas con­di­cio­nes y no po­ne en ries­go a los clien­tes”, de­ta­lla.

El Gra­tín abre des­de el me­dio día y cie­rra des­pués de la me­dia no­che, es uno de los ne­go­cios más vi­si­ta­dos en el cen­tro de Ju­chi­tán por las no­ches a pe­sar de lo fan­tas­mal que es­tá la zo­na co­mer­cial de es­ta po­bla­ción za­po­te­ca del Ist­mo, que se­gún la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Agra­rio, Te­rri­to­rial y Ur­bano en­ca­be­za la lis­ta de mu­ni­ci­pios con el ma­yor número de vi­vien­das afec­ta­das con 14 mil 920.

“Ya no po­de­mos se­guir sin tra­ba­jo, así que nos arries­ga­mos a pe­sar de las cons­tan­tes ré­pli­cas, no te­ne­mos te­cho ni pa­red prin­ci­pal, es­ta­mos al­go así co­mo en la ca­lle” EN­RI­QUE MORALES RAS­GA­DO En­car­ga­do de piz­ze­ría

Es­te lu­gar se con­vir­tió sin que­rer, en la ban­de­ra de los co­mer­cian­tes que se le­van­tan so­los, sin apo­yo ins­ti­tu­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.