“Sien­to mu­cha tris­te­za acá na­cí y me que­dé sin na­da”

• La fa­mi­lia Es­pi­no­sa per­dió el pa­tri­mo­nio de tres ge­ne­ra­cio­nes

El Universal - - ESTADOS - ÉD­GAR ÁVI­LA Co­rres­pon­sal

Chietla. — Los nú­me­ros en co­lor ro­jo co­lo­ca­dos en de­ce­nas de vi­vien­das mues­tran la mag­ni­tud del desas­tre y la de­s­es­pe­ran­za que su­fren los ha­bi­tan­tes de es­ta re­gión des­de el pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre, cuan­do el sis­mo des­tru­yó sus ho­ga­res.

Por cual­quier ca­lle de Chietla, zo­na asen­ta­da en los lí­mi­tes de Mo­re­los y Gue­rre­ro, las mar­cas del cen­so pa­ra re­gis­trar afec­ta­cio­nes abun­dan, co­mo la ima­gen de hom­bres, mu­je­res y ni­ños sen­ta­dos den­tro de vi­vien­das y co­mer­cios mal­tre­chos.

La ma­yo­ría de los po­bla­do­res pa­san las ho­ras en una an­gus­tio­sa es­pe­ra, ya sea pa­ra ob­ser­var la re­cons­truc­ción o de­mo­li­ción de las ca­si dos mil ca­sas con da­ños, su pa­tri­mo­nio, ese que se cons­tru­yó in­clu­so en tres ge­ne­ra­cio­nes con la ven­ta de flo­res, ta­ma­les y con el tra­ba­jo en el cam­po.

Si bien el con­teo ha si­do apli­ca­do aquí, en to­do el es­ta­do con­clui­rá el pró­xi­mo lu­nes y a par­tir de ahí se ini­cia­rá la re­cons­truc­ción o de­mo­li­ción con re­cur­sos del Fon­do Na­cio­nal de De­sas­tres (Fon­den).

En ese im­pas­se, por la ma­ña­nas los dam­ni­fi­ca­dos cui­dan las rui­nas y por las no­ches tie­nen que emi­grar a ca­sas pres­ta­das en otras co­lo­nias, in­clu­so en mu­ni­ci­pios ale­ja­dos pa­ra dor­mir con se­gu­ri­dad

Ricarda Es­pi­no­sa Leal, de 87 años, for­ma par­te de esa tra­ge­dia y aún tie­ne el re­cuer­do de cuan­do, jun­to con su ma­dre, via­ja­ba a to­das las fe­rias cer­ca­nas pa­ra ven­der ta­ma­les y flo­res, aho­rrar un po­co e ir pa­gan­do al due­ño, un te­rreno ubi­ca­do en el cen­tro del mu­ni­ci­pio.

“Jun­tá­ba­mos di­ne­ro y le íba­mos abo­nan­do al due­ño”, di­ce, has­ta que lo­gra­ron li­qui­dar el lu­gar don­de an­tes del te­rre­mo­to com­par­tían su vi­da con cin­co des­cen­dien­tes y sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias.

“Mi ma­má le echó los dos pi­sos, an­tes era de tres, pe­ro de pu­ra ma­de­ra y en­ton­ces em­pe­zó a ha­cer cuar­ti­tos, por­que éra­mos mu­chos”, re­me­mo­ra la mu­jer. A ra­tos, la tris­te­za la em­bar­ga, por­que di­ce, “a lo me­jor ya ni la veo aca­ba­da”, aun­que a los po­cos se­gun­dos se re­ani­ma por las pro­me­sas ofi­cia­les de de­mo­ler­la y cons­truir dos cuar­tos con ba­ño pa­ra ca­da fa­mi­lia que allí vi­vía.

La que no pue­de con la preo­cu­pa­ción es su hi­ja, Ma­ría Lui­sa Vi­llal­va Es­pi­no­sa, una mu­jer de 58 años, viu­da, sin hi­jos ni nie­tos que pa­sa las ho­ras den­tro de su tien­da La Per­li­ta, de la cual po­co que­da, só­lo unos cuan­tos pro­duc­tos pa­ra la ven­ta.

“Mu­cha tris­te­za, acá na­cí, vi­ví con mi es­po­so y aho­ra me que­dé sin na­da”, la­men­ta. To­da la cons­truc­ción es­tá frac­tu­ra­da. Con pa­re­des ti­ra­das, te­chos agrie­ta­dos y per­te­nen­cias de­ja­das a su suer­te.

“Que quie­re que sien­ta uno, pues el sa­cri­fi­cio de tan­tos años de mi abue­li­ta que ven­día ta­ma­les y flo­res, de mi ma­má y con eso se com­pró”, ata­ja Ce­lia Vi­llal­va Es­pi­no­sa.

El con­teo, in­for­ma, ya lo pa­sa­ron a ha­cer, pe­ro no han re­gre­sa­do a ex­pli­car­les que los tra­ba­jos ofi­cia­les pa­ra le­van­tar a Chietla se ha­rán has­ta que con­clu­ya el cen­so en la en­ti­dad y que lo úni­co que les que­da es ver el tiem­po pa­sar con la ayu­da de per­so­nas que do­na­ron ví­ve­res.

De vez en vez, Ce­lia son­ríe y se acuer­da del sis­mo y del sus­to que se lle­vó cuan­do echa­ba tor­ti­llas en el co­mal: “Aho­ri­ta nos da ri­sa”, afir­ma, so­bre to­do al ser cons­cien­te que sa­lie­ron ga­nan­do del sis­mo “Por­que la es­ta­mos con­tan­do”.

El úl­ti­mo cor­te del cen­so ofi­cial ela­bo­ra­do por los tres ór­de­nes de go­bierno en los 112 mu­ni­ci­pios con de­cla­ra­to­ria de desas­tre, re­ve­ló que hay 21 mil 929 ho­ga­res con al­gún ti­po de da­ño; tres mil 319 son pér­di­da to­tal.

Chietla, con sus dos mil ca­sas frac­tu­ra­das, ocu­pa uno de los pri­me­ros lu­ga­res en afec­ta­cio­nes.

“Mi ma­má le echó los dos pi­sos [a la ca­sa], an­tes era de tres, pe­ro de pu­ra ma­de­ra y en­ton­ces em­pe­zó a ha­cer cuar­ti­tos, por­que éra­mos mu­chos [sus hi­jos]” RICARDA ES­PI­NO­SA LEAL Dam­ni­fi­ca­da

La ma­yo­ría de los po­bla­do­res pa­san las ho­ras en una an­gus­tio­sa es­pe­ra, en me­dio de la des­truc­ción de sus vi­vien­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.