Los pro­fe­sio­na­les

El Universal - - OPINIÓN - Por LUIS HE­RRE­RA-LAS­SO A Leo­nar­do Cur­zio, pro­fe­sio­nal de la in­for­ma­ción Con­sul­tor en te­mas de se­gu­ri­dad y po­lí­ti­ca ex­te­rior. lhe­rre­ra@cop­pan.com

Cuan­do ha­bla­mos de pro­fe­sio­na­les usual­men­te ha­ce­mos re­fe­ren­cia a per­so­nas con co­no­ci­mien­to del ofi­cio que desem­pe­ñan, con ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da, con uso de un mé­to­do y, so­bre to­do, con ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar re­sul­ta­dos de ca­li­dad. Cuan­do decimos que un can­tan­te, un to­re­ro, un fut­bo­lis­ta, un car­pin­te­ro o un co­mu­ni­ca­dor, son pro­fe­sio­na­les, pen­sa­mos en al­guien que es ca­paz de ha­cer muy bien lo que ha­ce, y no so­la­men­te en al­guien que vi­ve de su pro­fe­sión. In­clu­so los cri­mi­na­lis­tas re­co­no­cen el tra­ba­jo de un pro­fe­sio­nal.

Pe­ro más allá del per­fil bá­si­co de un pro­fe­sio­nal, exis­ten otros cri­te­rios que de­be­mos to­mar en cuen­ta cuan­do usa­mos es­ta ca­te­go­ría. Den­tro de cual­quier or­ga­ni­za­ción, sea pú­bli­ca, pri­va­da o so­cial, el tra­ba­jo pro­fe­sio­nal es aquel que se ape­ga a los ob­je­ti­vos y fi­nes de la or­ga­ni­za­ción.

Las bue­nas y ma­las de­ci­sio­nes en cual­quier or­ga­ni­za­ción de­pen­den usual­men­te de sus cuer­pos di­rec­ti­vos, el se­cre­ta­rio, el je­fe, el ca­pi­tán o el di­rec­tor. In­di­vi­dua­les o co­le­gia­das, las de­ci­sio­nes di­rec­ti­vas sue­len orien­tar o des­viar a las or­ga­ni­za­cio­nes de sus ob­je­ti­vos.

Los pro­fe­sio­na­les por lo ge­ne­ral es­tán de­ba­jo de los di­rec­ti­vos. Ellos po­nen sus ha­bi­li­da­des y su ape­go a los ob­je­ti­vos ins­ti­tu­cio­na­les. Los di­rec­ti­vos dan los gol­pes de ti­món. Pe­ro ahí no aca­ba la his­to­ria. A las ha­bi­li­da­des y ob­je­ti­vos se su­man va­lo­res, que son pun­to de par­ti­da del com­por­ta­mien­to hu­mano, co­mo pue­den ser la ho­nes­ti­dad, la in­te­gri­dad, la cohe­ren­cia y el res­pe­to en sen­ti­do am­plio. En oca­sio­nes los va­lo­res per­so­na­les coin­ci­den con los de la or­ga­ni­za­ción y sus di­rec­ti­vos, el mun­do ideal. Cuan­do exis­te con­flic­to de va­lo­res, el

En Mé­xi­co abun­dan los pro­fe­sio­na­les, pe­ro aún que­da mu­cho por ha­cer en la pro­fe­sio­na­li­za­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes

pro­fe­sio­nal se en­cuen­tra en di­fi­cul­ta­des, pues la de­ci­sión úl­ti­ma es del je­fe o due­ño de la or­ga­ni­za­ción.

Di­cen que el me­jor an­tí­do­to contra los ma­los po­lí­ti­cos son las ins­ti­tu­cio­nes fuer­tes. Quie­nes dan so­li­dez a las ins­ti­tu­cio­nes son sus pro­fe­sio­na­les, quie­nes tie­nen el co­no­ci­mien­to, la ex­pe­rien­cia y el mé­to­do pa­ra dar bue­nos re­sul­ta­dos. Mis­mo es el ca­so en las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y pri­va­das. La for­ta­le­za ins­ti­tu­cio­nal de­pen­de de la ca­li­dad de su per­so­nal y de su efi­cien­cia or­ga­ni­za­cio­nal.

Pa­ra el ciu­da­dano co­mún no re­sul­ta fá­cil dis­tin­guir en­tre el po­lí­ti­co y el ser­vi­dor pú­bli­co pro­fe­sio­nal. El pri­me­ro bus­ca el po­der. El se­gun­do se ha­ce car­go de que las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do fun­cio­nen, cum­plan sus ob­je­ti­vos y apor­ten al bie­nes­tar ge­ne­ral. No to­dos los po­lí­ti­cos tie­nen vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co y la ma­yor par­te de los ser­vi­do­res pú­bli­cos pro­fe­sio­na­les no son po­lí­ti­cos. Los po­lí­ti­cos cam­bian de car­go, de fun­ción y has­ta de par­ti­do, en fun­ción de su ca­rre­ra per­so­nal. Quie­nes só­lo as­pi­ran a ser ser­vi­do­res pú­bli­cos, no tie­nen otro pro­pó­si­to que ha­cer una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

En las es­truc­tu­ras verticales, en es­pe­cial en las que mez­clan la po­lí­ti­ca con el ser­vi­cio pú­bli­co, la leal­tad per­so­nal sue­le te­ner un pe­so des­pro­por­cio­na­do. Tra­ba­jar pa­ra com­pla­cer al je­fe, be­ne­fi­cia al je­fe y al que lo ha­ce, pe­ro no a la or­ga­ni­za­ción. Cuan­do las di­rec­tri­ces se apar­tan de los ob­je­ti­vos de la or­ga­ni­za­ción, se pier­de la cohe­ren­cia. Cuan­do só­lo bus­ca el in­te­rés per­so­nal, se pier­de la in­te­gri­dad.

Los pro­fe­sio­na­les for­man equi­pos de tra­ba­jo. Los ama­teurs, cla­nes de se­gui­do­res. En Mé­xi­co abun­dan los pro­fe­sio­na­les, pe­ro aún que­da mu­cho por ha­cer en la pro­fe­sio­na­li­za­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes, pú­bli­cas y pri­va­das y en los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sión. Par­te esen­cial de es­te pro­ce­so es el ape­go de los di­rec­ti­vos a los fi­nes y ob­je­ti­vos de la or­ga­ni­za­ción. En el re­cien­te ca­pí­tu­lo to­dos per­de­mos. Nues­tro ca­fé ma­tu­tino ya no es el mis­mo sin la com­pa­ñía de Leo­nar­do, pro­fe­sio­nal de la in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.