Mo­vi­mien­to te­lú­ri­co o tem­blor po­lí­ti­co

El Universal - - OPINIÓN - Por GUI­LLER­MO RUIZ DE TE­RE­SA Coordinador ge­ne­ral de Puer­tos y Ma­ri­na Mer­can­te. gui­ller­mo.ruiz­de­te­re­sa@yahoo.com

Los te­rre­mo­tos de sep­tiem­bre tras­to­ca­ron la for­ma y los tiem­pos en có­mo los par­ti­dos es­ta­ban plan­tean­do sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les y la elec­ción de sus pre­can­di­da­tos y can­di­da­to pa­ra 2018. Por esa ra­zón es que de­be­mos ver y ana­li­zar qué es lo que ha pa­sa­do y có­mo han reac­cio­na­do los par­ti­dos y los con­ten­dien­tes in­ter­nos a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

Es­ta­mos a po­co más de ocho me­ses del día de la elec­ción, que se­rá la más com­pe­ti­da, pues se ele­gi­rán el ma­yor número de pues­tos gu­ber­na­men­ta­les. Jun­to con la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, se dispu­tarán los 628 es­ca­ños en el Con­gre­so fe­de­ral; 9 gu­ber­na­tu­ras y; 2 mil 688 pues­tos en Con­gre­sos es­ta­ta­les y pre­si­den­cias mu­ni­ci­pa­les. En to­tal, se es­ta­rán dispu­tan­do 3 mil 326 car­gos de go­bierno a la que es­ta­mos lla­ma­dos a vo­tar 85 mi­llo­nes 648 mil 212 ciu­da­da­nos.

Pa­ra co­men­zar, el con­flic­to por el mo­do de elec­ción pa­ra la can­di­da­tu­ra del PAN ha ge­ne­ra­do ya los pri­me­ros vi­sos de frac­tu­ra. Por un la­do, Mar­ga­ri­ta Za­va­la, sin op­cio­nes, re­nun­cia a su mi­li­tan­cia; por su par­te, Ri­car­do Ana­ya, aco­sa­do me­diá­ti­ca­men­te por su in­tran­si­gen­cia y sus bie­nes pa­tri­mo­nia­les, sin otra de­fen­sa que acu­sar al PRI. Y, por úl­ti­mo, Mo­reno Va­lle, es­pe­ran­do a que los pro­ble­mas en­tre Ana­ya y Mar­ga­ri­ta le den la po­si­bi­li­dad de ser el can­di­da­to.

El “Fren­te Ciu­da­dano” de­pen­de­rá mu­cho de có­mo se va­yan re­sol­vien­do los pro­ble­mas al in­te­rior del PAN. Sin em­bar­go, el PRD se­gu­ra­men­te es­tá in­ten­tan­do ge­ne­rar una op­ción pa­ra la CDMX, por­que sa­ben que no tie­nen con­ten­dien­tes fuer­tes pa­ra la Pre­si­den­cia. Es evi­den­te que am­bos par­ti­dos quie­ran ha­cer for­ta­le­za en sus de­bi­li­da­des: uno, pa­ra ver si al­can­za al­go a ni­vel pre­si­den­cial, y el otro pa­ra ver si al­can­za al­go en la CDMX. Sus can­di­da­tos, por lo que ve­mos, son dé­bi­les y tal vez ter­mi­na­rán per­dien­do am­bas con­tien­das.

Por su par­te, el can­di­da­to de Mo­re­na en si­len­cio an­te los sis­mos y es­pe­ran­do una opor­tu­ni­dad pa­ra re­to­mar­su cam­pa­ña; vien­do, ade­más, que la for­ta­le­za de su par­ti­do se vio da­ña­da en sus prin­ci­pa­les bas­tio­nes: la Ciu­dad de Mé­xi­co y los es­ta­dos del sur es­te; au­na­do a és­to, le ha­cen una“ju­ga­da” a Mon­real que, inexplicable men­te, pa­re­cie­ra una pur­ga al si­tuar­lo, en una en­cues­ta que na­die co­no­ce, en úl­ti­mo lu­gar. Es­to sin du­da afec­ta­rá ne­ga­ti­va­men­te a Mo­re­na en la CDMX y, con ello, a AMLO a ni­vel na­cio­nal.

Por su par­te, el PRI tie­ne cua­tro pre can­di­da­tos, ya des­ta­pa­dos por Emi­lio Gam­boa, don­de, se­gún las cir­cuns­tan­cias, ha­brá quie­nes ten­gan más for­ta­le­za que otros, pe­ro que tam­bién se vie­ron afec­ta­dos por las se­cue­las del te­rre­mo­to. Sin em­bar­go, en es­te ca­so, los tiem­pos po­lí­ti­cos son mu­cho más ins­ti­tu­cio­na­les y los cua­tro con­ten­dien­tes es­tán de acuer­do en acep­tar­los, aun­que ya es­tén ca­mi­nan­do,

mo­tu pro­prio, a dis­tin­ta ve­lo­ci­dad. Se­gu­ra­men­te, el pre­si­den­te del PRI, por la pro­pia ins­ti­tu­cio­nal id ad del par­ti­do, es­tá vien­do en qué mo­men­to le con­ven­drá te­ner a un can­di­da­to que no obs­ta­cu­li­ce al­gu­nos te­mas de po­lí­ti­cas co­yun­tu­ra­les del go­bierno fe­de­ral.

En el ca­so del PRI, lo más im­por­tan­te se­rá la his­to­ria per­so­nal jun­to con la ca­pa­ci­dad de ga­ran­ti­zar la unión del par­ti­do co­mo una so­la fuer­za sin res­que­bra­ja­mien­tos in­ter­nos.

Por úl­ti­mo, ca­da día se su­man más can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes. En es­te ca­so, ha­brá que ver si con­si­guen cum­plir con los re­qui­si­tos que es­ta­ble­ce la ley elec­to­ral pa­ra ser nom­bra­dos for­mal­men­te; pe­ro tam­bién ha­brá que ana­li­zar cuál es y ha si­do la tra­yec­to­ria de ca­da uno de ellos.

Na­die pue­de ne­gar que la re­for­ma elec­to­ral de 2014, aban­de­ra­da y pro­mo­vi­da por el pre­si­den­te Pe­ña, ha abo­na­do en fa­vor de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de la lucha elec­to­ral. Hoy po­de­mos de­cir, sin res­que­mor, que vi­vi­mos en un país de­mo­crá­ti­co don­de rei­na el prin­ci­pio de in­cer­ti­dum­bre en los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les; un país don­de las re­glas son pa­re­jas pa­ra to­dos y don­de, in­clu­so, pue­den com­pe­tir can­di­da­tos sin par­ti­do y don­de el pro­ce­so y re­sul­ta­do elec­to­ral de­pen­de en­te­ra­men­te del ciu­da­dano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.