El cam­bio cli­má­ti­co ame­na­za a ri­cos y po­bres por igual

El Universal - - OPINIÓN - Por PATRICIA ES­PI­NO­SA, ACHIM STEI­NER y RO­BERT GLAS­SER Co­la­bo­ra­ción es­pe­cial Patricia Es­pi­no­sa es se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va de la Con­ven­ción Mar­co de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co. Achim Stei­ner es ad­mi­nis­tra­dor del Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Unid

Des­de Mia­mi has­ta Puer­to Ri­co, de Bar­bu­da a La Ha­ba­na, la de­vas­ta­ción de los hu­ra­ca­nes de es­ta tem­po­ra­da a lo lar­go de Amé­ri­ca Latina y el Ca­ri­be sir­ve co­mo un re­cor­da­to­rio de que los im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co no tie­nen fron­te­ras.

En re­cien­tes se­ma­nas, hu­ra­ca­nes con ca­te­go­ría 5 han lle­va­do de la vi­da nor­mal a un es­tan­ca­mien­to a mi­llo­nes de per­so­nas en el Ca­ri­be y Amé­ri­ca con­ti­nen­tal.

El im­pac­to ne­ga­ti­vo no es­tá con­fi­na­do a es­ta re­gión. Las inun­da­cio­nes ré­cord en Ban­gla­desh, In­dia y Ne­pal han vuel­to mi­se­ra­ble la vi­da de cer­ca de 40 mi­llo­nes de per­so­nas. Más de 1,200 per­so­nas han muer­to. Mien­tras tan­to, en Áfri­ca, en los úl­ti­mos 18 me­ses, 20 paí­ses han de­cla­ra­do se­quías de emer­gen­cia con gran­des des­pla­za­mien­tos hu­ma­nos te­nien­do lu­gar en la re­gión del cuerno de Áfri­ca.

Pa­ra aque­llos paí­ses me­nos desa­rro­lla­dos, el im­pac­to de los de­sas­tres pue­de ser se­ve­ro, echan­do aba­jo me­dios de vi­da y el pro­gre­so al­can­za­do en sa­lud y edu­ca­ción. Pa­ra los paí­ses en desa­rro­llo y de in­gre­so me­dio, las pér­di­das eco­nó­mi­cas só­lo por in­fra­es­truc­tu­ra pue­den ser ma­si­vas. Pa­ra am­bos, es­tos even­tos reite­ran la ne­ce­si­dad de ac­tuar en un cli­ma cam­bian­te que ame­na­za no só­lo con de­sas­tres más fre­cuen­tes, sino más se­ve­ros.

¿Una (im­pac­tan­te) se­ñal de las co­sas por ve­nir?

Los efec­tos de un cli­ma más cá­li­do en es­tos re­cien­tes even­tos cli­má­ti­cos, tan­to su se­ve­ri­dad co­mo fre­cuen­cia, han si­do re­ve­la­do­res pa­ra mu­chos.

El con­sen­so es cla­ro: el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ras es­tá in­cre­men­tan­do la can­ti­dad de va­por de agua en la at­mós­fe­ra, lo que pro­vo­ca llu­vias e inun­da­cio­nes más in­ten­sas en al­gu­nos lu­ga­res y se­quías en otros. Al­gu­nas zo­nas ex­pe­ri­men­tan am­bas, co­mo fue el ca­so es­te año en Ca­li­for­nia, don­de inun­da­cio­nes ré­cord si­guie­ron a in­ten­sos años de se­quía.

El au­men­to y ca­len­ta­mien­to de los océa­nos es­tá con­tri­bu­yen­do a au­men­tar la in­ten­si­dad de las tor­men­tas tro­pi­ca­les en to­do el mun­do.

En 2009, Swiss Re pu­bli­có un es­tu­dio de ca­so en­fo­ca­do en los con­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses de Mia­mi-Da­de, Bro­ward y Palm Beach, que pre­veía un es­ce­na­rio de in­cre­men­to mo­de­ra­do del ni­vel del mar pa­ra el año 2030 que coin­ci­de con lo que ya ha su­ce­di­do hoy.

Aun­que el Acuer­do de Pa­rís ha pues­to al mun­do en la sen­da de un fu­tu­ro ba­jo en car­bono, es un ca­mino si­nuo­so que re­fle­ja el prag­ma­tis­mo y las reali­da­des par­ti­cu­la­res de ca­da país. Así, mien­tras que se es­pe­ra que las emi­sio­nes de car­bono ba­jen cuan­do los paí­ses al­can­cen sus pro­pias me­tas, los im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co se sen­ti­rán por al­gún tiem­po, de­ján­do­le al mun­do po­ca op­ción, pe­ro in­ver­tir de for­ma si­mul­tá­nea, en los es­fuer­zos pa­ra adap­tar­se al cam­bio cli­má­ti­co y re­du­cir los ries­gos de desas­tre.

Es­to re­que­ri­rá de la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal en una es­ca­la sin precedentes, ya que abor­da­re­mos la crí­ti­ca ta­rea de ha­cer del pla­ne­ta Tie­rra un lu­gar más re­si­lien­te a los re­za­ga­dos efec­tos de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que ex­pe­ri­men­ta­re­mos en los pró­xi­mos años. Res­tau­rar el ba­lan­ce eco­ló­gi­co en­tre las emi­sio­nes y la ca­pa­ci­dad natural de ab­sor­ción del pla­ne­ta es el ob­je­ti­vo a al­can­zar en el lar­go pla­zo. Es crí­ti­co re­cor­dar que la re­duc­ción de emi­sio­nes en el lar­go pla­zo es la tác­ti­ca más im­por­tan­te de re­duc­ción de ries­gos de desas­tre que te­ne­mos, y que de­be­mos cum­plir es­te am­bi­cio­so ob­je­ti­vo.

La Con­fe­ren­cia de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cli­ma, que ten­drá lu­gar en no­viem­bre en Bonn, Ale­ma­nia, y se­rá pre­si­di­da por la pe­que­ña is­la de Fi­ji, ofre­ce una opor­tu­ni­dad no só­lo pa­ra ace­le­rar la re­duc­ción de emi­sio­nes, sino pa­ra im­pul­sar un tra­ba­jo se­rio pa­ra ase­gu­rar que el ma­ne­jo del ries­go cli­má­ti­co sea in­te­gra­do en la ges­tión del ries­go de desas­tre. La po­bre­za, la rá­pi­da ur­ba­ni­za­ción, el uso de­fi­cien­te de los sue­los, el de­cli­ve de los eco­sis­te­mas y otros fac­to­res de ries­go in­ten­si­fi­can los im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co. Hoy, en el Día In­ter­na­cio­nal de la Re­duc­ción de Ries­go de Desas­tre, ha­ce­mos un lla­ma­do pa­ra que es­tos sean abor­da­dos de una for­ma ho­lís­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.