La caí­da de ‘Ge­ño’

El Universal - - OPINIÓN - Por CAR­LOS HE­RE­DIA ZU­BIE­TA Ge­ño Pro­fe­sor aso­cia­do en el CI­DE. @Car­lo­s_Tam­pi­co

La ‘nue­va’ cla­se po­lí­ti­ca del PRI, que se­gún EPN re­sul­ta­ría ejem­plar en la re­no­va­ción de su par­ti­do, vio caer a uno más de los su­yos.

El 6 de oc­tu­bre en Ciu­dad Vic­to­ria fue de­te­ni­do Eugenio Her­nán­dez Flo­res (EHF), quien fue­ra go­ber­na­dor de Ta­mau­li­pas en­tre 2005 y 2010.

La Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción del es­ta­do lo acu­sa de ope­ra­cio­nes con re­cur­sos de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta y de pe­cu­la­do: a tra­vés de pres­ta­nom­bres se hi­zo de un te­rreno de mil 600 hec­tá­reas en Al­ta­mi­ra, do­na­do por la Fe­de­ra­ción al es­ta­do. La ope­ra­ción fue por 16 mi­llo­nes de pe­sos o 1 por cien­to de su va­lor real, que as­cen­día a mil 584 mi­llo­nes de pe­sos en 2007.

se su­ma a la ge­ne­ra­ción po­dri­da, a una lar­ga lis­ta de man­da­ta­rios es­ta­ta­les de­te­ni­dos, pre­sos, o su­je­tos a pro­ce­so.

¿Por qué pen­só EHF que el man­to de la im­pu­ni­dad lo se­gui­ría pro­te­gien­do? A par­tir de que de­jó la gu­ber­na­tu­ra se de­ja­ba ver en si­tios lu­jo­sos de la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca y de Can­cún, e in­clu­so acu­dió al úl­ti­mo in­for­me de Egi­dio To­rre Can­tú en sep­tiem­bre de 2016.

El 12 de oc­tu­bre el juez se­gun­do pe­nal le dic­tó au­to de for­mal pri­sión.

Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia del ca­so de Humberto Mo­rei­ra —en el que EPN, be­ne­fi­cia­rio de los te­je­ma­ne­jes fi­nan­cie­ros del priís­ta coahui­len­se, mo­vió to­do ti­po de re­sor­tes po­lí­ti­cos y di­plo­má­ti­cos pa­ra que Es­pa­ña lo pu­sie­ra en li­ber­tad— a Ge­ño el PRI lo es­tá de­jan­do so­lo.

¿Es­ta­mos aca­so en la an­te­sa­la de que se ha­ga jus­ti­cia? Cam­pea el es­cep­ti­cis­mo en­tre mu­chos ta­mau­li­pe­cos, con­ven­ci­dos de que só­lo su ex­tra­di­ción a Es­ta­dos Uni­dos ase­gu­ra­ría que fue­se pro­ce­sa­do y san­cio­na­do.

Eugenio Her­nán­dez es bus­ca­do en Cor­pus Ch­ris­ti, Te­xas, por to­mar par­te en un es­que­ma de so­bor­nos, re­ci­bien­do del cri­men or­ga­ni­za­do di­ne­ro que fue pos­te­rior­men­te la­va­do a tra­vés de ban­cos es­ta­dou­ni­den­ses y de ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias en McA­llen y en Aus­tin.

Aho­ra que es­tá lo­ca­li­za­do y de­te­ni­do, su pro­pia de­fen­sa re­co­no­ce que es­tá la­ten­te la po­si­bi­li­dad de que sea en­via­do a Es­ta­dos Uni­dos. Ello po­ne muy ner­vio­sos a sus tes­ta­fe­rros, cóm­pli­ces y en­cu­bri­do­res. Si la cap­tu­ra de Tomás Ya­rring­ton en Ita­lia fue una bo­ca­na­da de ai­re fres­co pa­ra el go­ber­na­dor Fran­cis­co Ja­vier Gar­cía Ca­be­za de Va­ca, la de­ten­ción de Ge­ño lo es aún más, por ha­ber­se rea­li­za­do por su go­bierno.

Sus an­te­ce­so­res, los cua­tro ji­ne­tes del Apo­ca­lip­sis —Ca­va­zos, Ya­rring­ton, Her­nán­dez Flo­res y To­rre Can­tú— se co­lo­ca­ron al mar­gen de la ley, sin con­tra­pe­so al­guno du­ran­te su man­da­to.

La gran pre­gun­ta es si en Ta­mau­li­pas se es­tán sen­tan­do las ba­ses pa­ra evi­tar en tiem­po real que se re­pi­ta el es­que­ma de co­rrup­ción e im­pu­ni­dad.

Las cons­truc­to­ras de Ciu­dad Vic­to­ria que ope­ra­ron con EHF y con Egi­dio To­rre Can­tú es­tán sien­do sus­ti­tui­das por las cons­truc­to­ras de Rey­no­sa cu­yos pro­pie­ta­rios son ami­gos del ac­tual go­ber­na­dor. ¿Sa­bre­mos aho­ra sí a qué pre­cios y en qué con­di­cio­nes se con­tra­ta la obra pú­bli­ca?

¿Aca­so abo­na a la cre­di­bi­li­dad del ac­tual go­bierno que Ca­be­za de Va­ca ha­ya de­sig­na­do co­mo pre­si­den­te del Su­pre­mo Tri­bu­nal de Jus­ti­cia (un po­der no­mi­nal­men­te au­tó­no­mo) a al­guien cu­yo prin­ci­pal mé­ri­to es ser in­con­di­cio­nal su­yo? ¿Le sir­ve al ejer­ci­cio de go­bierno que el man­da­ta­rio es­ta­tal dic­te ins­truc­cio­nes a los le­gis­la­do­res es­ta­ta­les co­mo si fue­ran sus su­bor­di­na­dos?

No bas­tan las pro­me­sas per­so­na­les de pro­bi­dad del ac­tual ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo en el sen­ti­do de con­du­cir­se por el ca­mino del bien.

Ta­mau­li­pas ne­ce­si­ta tran­si­tar ha­cia una ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la pro­cu­ra­ción e im­par­ti­ción de jus­ti­cia, pa­ra que na­die es­té por en­ci­ma de la ley.

Pos­da­ta: un abra­zo so­li­da­rio a Leo­nar­do Cur­zio, Ma­ría Am­pa­ro Ca­sar y Ri­car­do Rap­hael, por su ejer­ci­cio del pen­sa­mien­to crí­ti­co. Y otro a Emi­lio Ál­va­rez Ica­za por su con­gruen­cia po­lí­ti­ca. Los ne­ce­si­ta­mos a los cua­tro más que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.