Ope­ra­ción bi­na­ria

El Universal - - OPINIÓN - Por JUAN FRAN­CIS­CO TORRES LAN­DA R. Co­la­bo­ra­ción es­pe­cial Se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Mé­xi­co Uni­do Contra la De­lin­cuen­cia

Es­ta­mos muy pró­xi­mos a lle­gar al se­gun­do aniversario de la fe­cha en que la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción am­pa­ró a los 4 in­te­gran­tes de SMART pa­ra efec­to de con­ce­der­nos la ra­zón en cuan­to a que la po­lí­ti­ca prohi­bi­cio­nis­ta de dro­gas tra­tán­do­se de la ma­rihua­na es con­tra­ria a los de­re­chos fun­da­men­ta­les con­sa­gra­dos en nues­tra Cons­ti­tu­ción. La pre­gun­ta obli­ga­da es en es­tos mo­men­tos ¿qué ha pa­sa­do des­de en­ton­ces? Tris­te­men­te de­be­mos re­co­no­cer que ha pa­sa­do mu­cho me­nos de lo que en un país de ins­ti­tu­cio­nes só­li­das y fun­cio­na­rios ra­zo­na­bles de­bie­ra su­ce­der. Me ex­pli­co.

Des­de el 4 de no­viem­bre de 2015 cier­ta­men­te sur­gió a la luz pú­bli­ca la ne­ce­si­dad de pla­ti­car, pa­ra una gran ma­yo­ría de la po­bla­ción por pri­me­ra vez, so­bre la ver­da­de­ra esen­cia y mé­ri­to de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que en una re­so­lu­ción his­tó­ri­ca el má­xi­mo tri­bu­nal del país de­cre­tó su an­ti-cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Las ci­fras abun­dan y son con­tun­den­tes. La po­lí­ti­ca de dro­gas es un desas­tre por don­de se le vea.

Si las au­to­ri­da­des tan so­lo se atre­vie­ran a re­co­no­cer que el pro­ble­ma de fon­do ra­di­ca en que el pro­ble­ma es de la ren­ta­bi­li­dad de un ne­go­cio ilí­ci­to, en­ton­ces po­dría­mos en­ten­der mu­cho me­jor la ru­ta de sa­li­da es­pe­cí­fi­ca.

No exis­te una so­la ra­zón, fac­tor o ci­fra que apo­ye el se­guir apli­can­do la po­lí­ti­ca prohi­bi­cion is ta de dro­gas. Y lo sa­be­mos por par­ti­da do­ble. Du­ran­te ya más de 8 años no he­mos en­con­tra­do una so­la evi­den­cia que lo apo­ye.

Te­ne­mos un es­ce­na­rio com­ple­jo por la gra­ve­dad de los pro­ble­mas que en­fren­ta­mos, pe­ro re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo pa­ra de­ter­mi­nar co­mo re­sol­ver­lo. An­te tal acu­mu­la­ción de evi­den­cia contra la po­lí­ti­ca de prohi­bi­ción de dro­gas, so­la­men­te en­con­tra­mos 3 ra­zo­nes po­si­bles pa­ra ex­pli­car lo que pa­sa hoy en día: (a) las au­to­ri­da­des son in­ge­nuas e in­com­pe­ten­tes por­que no en­tien­den lo que pa­sa en el país (lo que es di­fí­cil com­pren­der por­que tie­nen la mis­ma in­for­ma­ción que no­so­tros te­ne­mos y mu­cha más con un im­pac­to se­gu­ra­men­te más ar­te­ro y con­tun­den­te de la in­via­bi­li­dad de lo que ha­cen); (b) las au­to­ri­da­des son cóm­pli­ces de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da (y no por­que ne­ce­sa­ria­men­te sean so­cios di­rec­tos de la de­lin­cuen­cia —aun­que en mu­chos ca­sos no lo des­car­ta­ría­mos— sino por­que el gas­to pú­bli­co y rit­mo de ero­ga­cio­nes per­mi­te un enor­me dis­pen­dio de don­de sa­len mo­ches, co­mi­sio­nes y abu­sos a los que nos tie­nen tan acos­tum­bra­dos); y (c) la úni­ca otra op­ción es al­gu­na com­bi­na­ción de los dos fac­to­res an­te­rio­res.

Si to­dos los da­tos apun­tan con­tun­den­te­men­te a que la po­lí­ti­ca pú­bli­ca de prohi­bi­ción de dro­gas no fun­cio­na y que nues­tro país de­be re­gre­sar a tra­tar­lo co­mo un te­ma de sa­lud pú­bli­ca, en­ton­ces hay que plan­tear por qué se­gui­mos en es­ta ru­ta per­de­do­ra.

La ope­ra­ción y pre­gun­ta es si las au­to­ri­da­des quie­ren es­tar del la­do de la Cons­ti­tu­ción, la ló­gi­ca y el sen­ti­do co­mún, o si pre­fie­ren se­guir fa­vo­re­cien­do los in­tere­ses de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da y el bie­nes­tar de su ne­go­cio ilí­ci­to. La pre­gun­ta la de­ben res­pon­der el Pre­si­den­te, su ga­bi­ne­te, se­na­do­res, dipu­tados, go­ber­na­do­res, pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les, y en ge­ne­ral to­do ser­vi­dor pú­bli­co con cual­quier par­ti­ci­pa­ción en la ma­te­ria. De­be­mos exi­gir que se pro­nun­cien de una bue­na vez pa­ra sa­ber de qué la­do se en­cuen­tran en es­ta si­tua­ción bi­na­ria. De su res­pues­ta de­be de­pen­der en gran me­di­da lo que la po­bla­ción de­di­ca ha­cer en los me­ses por ve­nir al es­cu­char sus pro­pues­tas y pro­nun­cia­mien­tos en las vís­pe­ras del pro­ce­so elec­to­ral 2018. Sea­mos exi­gen­tes y con­tes­ta­ta­rios pa­ra que no nos si­gan en­ga­ñan­do co­mo han es­ta­do acos­tum­bra­dos a ha­cer­lo, en par­ti­cu­lar en to­dos los te­mas que in­ci­den en cues­tio­nes de co­rrup­ción e im­pu­ni­dad. Es­ta­mos fren­te a uno de los fren­tes que­de ma­yor for­ma con­tri­bu­yen a di­chos te­mas, que son qui­zá­los dos pro­ble­mas más im­por­tan­tes que en­fren­ta el país. Por ello nues­tra exi­gen­cia de una res­pues­ta pun­tual y ab­so­lu­ta, que no ad­mi­te sino una u otra op­ción. Al ha­blar de la se­gu­ri­dad y jus­ti­cia del país no se va­le se­guir na­ve­gan­do con la ban­de­ra de la es­tu­pi­dez o la ig­no­ran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.