LES EN­SE­ÑA A SER FE­LI­CES

Iris Gon­zá­lez, la maes­tra de Ju­lio, el ni­ño que re­ci­bió su pri­mer pas­tel de cum­plea­ños, na­rra las pre­ca­rias con­di­cio­nes de es­ta es­cue­la-al­ber­gue

El Universal - - PORTADA - MON­TSE­RRAT SO­RIANO —es­ta­dos@el­ñu­ni­ver­sal.com.mx

Al ini­cio del ci­clo es­co­lar la pro­fe­so­ra Iris les pre­gun­tó a sus 14 alum­nos cuán­do era su fe­cha de cum­plea­ños, pa­ra así po­der ha­cer una fies­ta men­sual. “Les hi­ce un ca­len­da­rio en for­ma de glo­bo”, ex­pli­ca. Ju­lio es el úni­co es­tu­dian­te que na­ció en oc­tu­bre.

“Cuan­do vio el pas­tel se me hi­zo muy cu­rio­so por­que no se que­ría qui­tar la mano de su pa­ñi­to, con el que se ta­pó la ca­ra”, re­cuer­da.

Al pre­gun­tar­le a Ju­lio lo que ocu­rría, el ni­ño con­tes­tó: “Es que nun­ca me ha­bían da­do un pas­tel”.

En­tre po­rras y aplau­sos pa­ra Ju­lio, los me­no­res pre­gun­ta­ban a la maes­tra qué fru­tas eran las que con­te­nía el pas­tel.

“Me pre­gun­ta­ron: ‘¿Qué es eso ver­de?’ Y les di­je: ‘Es ki­wi, una fru­ta’”. La do­cen­te cuen­ta que al­gu­nos es­tu­dian­tes no co­no­cían las fru­tas que mu­chos otros ni­ños, de ma­ne­ra co­ti­dia­na, sí pue­den iden­ti­fi­car.

El al­ber­gue. Ju­lio, al igual que otros 73 ni­ños, to­ma cla­ses en un sa­lón im­pro­vi­sa­do, he­cho con lá­mi­nas de car­tón y lo­nas. De lu­nes a vier­nes vi­ve en un al­ber­gue, ale­ja­do de su fa­mi­lia, pa­ra no te­ner que ca­mi­nar un tra­yec­to de has­ta cin­co ho­ras des­de su co­mu­ni­dad a la es­cue­la. En es­tas con­di­cio­nes, él y sus com­pa­ñe­ros a dia­rio bus­can con­ti­nuar con sus es­tu­dios de se­cun­da­ria.

La te­le­se­cun­da­ria Juan Es­cu­tia es­tá lo­ca­li­za­da en la co­mu­ni­dad de Huay­na­mo­ta, en el mu­ni­ci­pio Del Na­yar, en la sie­rra na­ya­ri­ta, don­de ha­bi­tan co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, en su ma­yo­ría hui­cho­les.

La es­cue­la tie­ne cons­trui­das tres au­las y dos más fue­ron im­pro­vi­sa­das por cin­co pro­fe­so­res, quie­nes es­tán a car­go de los tres gra­dos.

Las con­di­cio­nes no só­lo son di­fí­ci­les pa­ra los ni­ños, pa­ra lle­gar a la es­cue­la los maes­tros atra­vie­san un río que, cuan­do llue­ve, se lle­na de pa­los y lo­do. Por eso pre­fie­ren vi­vir en las ins­ta­la­cio­nes de la te­le­se­cun­da­ria du­ran­te la se­ma­na, aun­que pue­den per­ma­ne­cer ahí has­ta 15 días.

La maes­tra Iris Gar­cía, egre­sa­da de la Nor­mal Su­pe­rior de Na­ya­rit, se en­car­ga de uno de los gru­pos de pri­mer año. Cuen­ta a EL UNI­VER­SAL que ella y otros cin­co pro­fe­so­res cons­tru­ye­ron con lá­mi­nas de car­tón, pa­los, lo­nas y unas puer­tas, dos te­chos, don­de los ni­ños to­man sus cla­ses. La zo­na don­de los co­lo­ca­ron se usa­ba co­mo desa­yu­na­do­res, por eso tie­ne pi­so fir­me. “A la otra maes­tra y a mí nos di­vi­de una lá­mi­na de car­tón”, di­ce.

Las au­las im­pro­vi­sa­das es­tán acon­di­cio­na­das con un pi­za­rrón, con el que la maes­tra Iris im­par­te to­das las cla­ses, y ade­más, les en­se­ña pa­la­bras en in­glés, que les tra­du­ce al es­pa­ñol y al wi­xá­ri­ka, len­gua lo­cal.

Ca­ren­cias. El al­ber­gue don­de Ju­lio y sus com­pa­ñe­ros vi­ven es par­te del Pro­gra­ma de Al­ber­gues Es­co­la­res In­dí­ge­nas, de la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo de los Pue­blos In­dí­ge­nas (CDI), lo­ca­li­za­do a po­cos mi­nu­tos de la es­cue­la.

El lu­gar re­ci­be a alum­nos des­de pri­ma­ria has­ta pre­pa­ra­to­ria. En to­tal lo ha­bi­tan en­tre 100 y 120 ni­ños de di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des, aun­que no tie­ne las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra aten­der ni si­quie­ra las ne­ce­si­da­des bá­si­cas. “No cuen­tan con agua po­ta­ble pa­ra ba­ñar­se y a ve­ces ni pa­ra to­mar”, di­ce la do­cen­te.

Los ni­ños de­ben cum­plir nor­mas de con­vi­ven­cia, si no lo ha­cen pue­den ser sus­pen­di­dos.

Eso le ocu­rrió a Ju­lio, quien por una se­ma­na no pu­do per­ma­ne­cer hos­pe­da­do y tu­vo que tras­la­dar­se des­de su ca­sa has­ta la es­cue­la, lo que lo obli­gó a ca­mi­nar un tra­yec­to de dos ho­ras atra­ve­san­do mon­tes.

La maes­tra Iris in­ter­vino pa­ra con­se­guir que fue­ra read­mi­ti­do. “Se me ha­cía im­po­si­ble que mi ni­ño es­tu­vie­ra ca­mi­nan­do des­de las 5:00 pa­ra lle­gar a la es­cue­la a las 7:00 que entramos”, re­cuer­da. “Tu­vi­mos una reunión. El pa­pá [de Ju­lio] y no­so­tros ha­bla­mos con la je­fa del al­ber­gue pa­ra que lo re­ci­bie­ra de nue­vo”, ex­pli­ca.

En la es­cue­la se les pro­vee una co­mi­da, y en el al­ber­gue re­ci­ben desa­yuno y ce­na, que nor­mal­men­te son fri­jo­les, tor­ti­llas, arroz y, en oca­sio­nes, atún. “La es­cue­la ga­ran­ti­za el ali­men­to de lu­nes a vier­nes, pe­ro no sa­be­mos si en sus ca­sas co­man de ma­ne­ra ade­cua­da [el fin de se­ma­na]”, co­men­ta la maes­tra, quien ex­pre­sa preo­cu­pa­ción de­bi­do a que, al eva­luar pe­so y ta­lla de sus alum­nos, se per­ca­tó que “hay al­gu­nos en con­di­cio­nes de des­nu­tri­ción”.

Tam­bién pa­de­cen. Pa­ra los maes­tros, la si­tua­ción tam­po­co es fa­vo­ra­ble. Ellos vi­ven en las ins­ta­la­cio­nes de la es­cue­la de lu­nes a vier­nes, pues las llu­vias im­pi­den que se tras­la­den a sus ca­sas. “Hay se­ma­nas en que nos que­da­mos 15 días o más”, in­di­ca.

La maes­tra Iris cuen­ta que cuan­do llue­ve, los des­la­ves lle­nan el río Huay­na­mo­ta de pa­los y lo­do, por lo que se vuel­ve más di­fí­cil cru­zar. En oca­sio­nes, el mo­tor de la bar­ca que uti­li­zan se apa­ga, y de­ben re­mar pa­ra es­qui­var los es­com­bros.

Los pro­fe­so­res que atien­den la es­cue­la pro­vie­nen de co­mu­ni­da­des de Na­ya­rit, y pa­ra co­mu­ni­car­se con sus fa­mi­lias de­ben atra­ve­sar el río y lle­gar a otra lo­ca­li­dad don­de hay un lo­cal con ac­ce­so a in­ter­net.

Así fue co­mo la maes­tra Iris pu­do po­ner, el pa­sa­do 7 de no­viem­bre, en su per­fil de Fa­ce­book las fo­tos del cum­plea­ños de Ju­lio. En cues­tión de ho­ras, la pu­bli­ca­ción se vol­vió vi­ral en re­des so­cia­les y la nota lle­gó a di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

El pas­tel de Ju­lio. Pe­se a to­do, Iris Gon­zá­lez des­cri­be co­mo una “gra­ta ex­pe­rien­cia” los mo­men­tos en que los es­tu­dian­tes pue­den com­par­tir ac­ti­vi­da­des co­mo la fies­ta de cum­plea­ños de Ju­lio. “A pe­sar de to­do, hay que bus­car que sean fe­li­ces, aun­que las con­di­cio­nes a ve­ces no dan pa­ra más”, di­ce.

La pro­fe­so­ra ha­ce un lla­ma­do a las au­to­ri­da­des a que ayu­den a la co­mu­ni­dad de Huay­na­mo­ta, y en es­pe­cial a la es­cue­la y el al­ber­gue, afir­ma que ne­ce­si­tan apo­yo en la la­bor que ellos a dia­rio se es­fuer­zan por cum­plir de la me­jor ma­ne­ra: en­se­ñar y aten­der las ne­ce­si­da­des de los ni­ños.

Ju­lio se emo­cio­nó has­ta el llan­to al re­ci­bir el pas­tel, por­que nun­ca le ha­bían da­do uno; otros com­pa­ñe­ros nun­ca ha­bían vis­to un ki­wi.

Alum­nos de la te­le­se­cun­da­ria Juan Es­cu­tia se que­dan en­tre se­ma­na en el al­ber­gue pa­ra no ca­mi­nar has­ta cin­co ho­ras des­de su co­mu­ni­dad al plan­tel; es­tu­dian en­tre 100 y 120 alum­nos de pri­ma­ria has­ta se­cun­da­ria, en don­de les dan es­pa­ñol, in­glés y wi­xá­ri­ka.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.