Car­los Lo­ret

¿Son o se ha­cen?

El Universal - - PORTADA - His­to­rias­re­por­te­ro@gmail.com

“En el dis­cur­so, to­dos es­tán con­tra la co­rrup­ción. En la reali­dad, es­tán fe­li­ces con un es­que­ma ins­ti­tu­cio­nal inope­ran­te que per­mi­te co­rrup­te­las en to­dos los ni­ve­les”.

Es­to ocu­rre de ma­ne­ra co­ti­dia­na en Mé­xi­co: Ro­bo de mil 500 mi­llo­nes de pe­sos de cuo­tas pa­ra el re­ti­ro de tra­ba­ja­do­res de Si­na­loa du­ran­te el go­bierno de Ma­rio Ló­pez Val­dez, Ma­lo­va; ro­bo de mil mi­llo­nes de pe­sos de cuo­tas des­con­ta­das a tra­ba­ja­do­res de Ve­ra­cruz con Ja­vier Duar­te; em­pleo de más de dos mil mi­llo­nes de pe­sos pú­bli­cos pa­ra el uso per­so­nal y po­lí­ti­co de ae­ro­na­ves ofi­cia­les en el go­bierno de Ro­ber­to Bor­ge en Quin­ta­na Roo, ad­qui­si­ción de 36 pro­pie­da­des por par­te del ex go­ber­na­dor de Chihuahua, Cé­sar Duar­te, quien des­con­ta­ba a los em­plea­dos de go­bierno cuo­tas pa­ra ser­vi­cios so­cia­les y las des­ti­na­ba a las ar­cas del PRI lo­cal pa­ra ha­cer cam­pa­ñas; des­vío de mi­les de mi­llo­nes de pe­sos de re­cur­sos pú­bli­cos fe­de­ra­les pa­ra la re­cons­truc­ción de ca­sas de dam­ni­fi­ca­dos por los hu­ra­ca­nes In­grid y Ma­nuel en Gue­rre­ro, a tra­vés de la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Ur­bano y Te­rri­to­rial, Se­da­tu, con el re­sul­ta­do de que las ca­sas nue­vas se tu­vie­ron que de­mo­ler por mal he­chas y mal ubi­ca­das; con­tra­tos por ca­si mil mi­llo­nes de pe­sos otor­ga­dos a la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Nue­vo León por par­te de la Pro­cu­ra­du­ría de De­fen­sa del Con­tri­bu­yen­te pa­ra dar ser­vi­cios que le son com­ple­ta­men­te aje­nos; en­tre­ga con aval de la Cá­ma­ra de Dipu­tados y la SEP al Par­ti­do del Tra­ba­jo de un ne­go­cio pri­va­do, sub­si­di­da­do con re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra abrir cen­tros de desa­rro­llo in­fan­til en 12 es­ta­dos y que sus di­ri­gen­tes se em­bol­sen cien­tos de mi­llo­nes de pe­sos; uso de los re­cur­sos mu­ni­ci­pa­les co­mo si fue­ran la po­lle­ría del al­cal­de de San Luis Po­to­sí, Ri­car­do Ga­llar­do, que ade­más ame­na­za y ex­tor­sio­na a sus opo­si­to­res; com­pra mi­llo­na­ria de me­di­ci­nas ca­du­cas y fal­sas, de ori­gen chino, en el sis­te­ma de sa­lud de Gua­na­jua­to, en el go­bierno de Miguel Már­quez.

Ape­nas ejem­plos de al­gu­nos de los ca­sos do­cu­men­ta­dos y re­ve­la­dos en los es­pa­cios pe­rio­dís­ti­cos a mi car­go, que sir­ven pa­ra mos­trar el re­tra­to de la co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da de la cla­se po­lí­ti­ca me­xi­ca­na.

En el dis­cur­so, to­dos son de­mó­cra­tas y lu­cha­do­res con­tra la co­rrup­ción dig­nos de paí­ses co­mo Sue­cia o Di­na­mar­ca. En la reali­dad, es­tán fe­li­ces con un es­que­ma ins­ti­tu­cio­nal inope­ran­te y em­pan­ta­na­do, que per­mi­ta que las co­rrup­te­las en to­dos los ni­ve­les de go­bierno, to­dos los par­ti­dos, y to­dos los ór­ga­nos del Es­ta­do se si­gan ha­cien­do co­mo si na­da.

Hoy en Mé­xi­co no hay fis­cal ge­ne­ral ni fis­cal elec­to­ral ni fis­cal an­ti­co­rrup­ción. En el Se­na­do, no se po­nen de acuer­do ni pa­ra emi­tir una con­vo­ca­to­ria. Y el au­di­tor su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción es­tá a pun­to de de­jar su car­go y ha­brá que ele­gir en el Con­gre­so a su su­ce­sor. Otro nom­bra­mien­to que cae­rá al pan­tano po­lí­ti­co. En­tra­re­mos a 2018 con to­das esas ins­tan­cias des­ca­be­za­das.

¿No se­rá que en reali­dad a to­dos les aco­mo­da que no fun­cio­nen las ins­ti­tu­cio­nes que de­ben vi­gi­lar­los e in­ves­ti­gar­los? Eso sí, en tribuna son jus­ti­cie­ros y ada­li­des de la de­mo­cra­cia. ¿Son o se ha­cen? Se ha­cen, sin du­da.

SACIAMORBOS. En­so­ber­be­ci­do, co­mo si mar­cha­ra en pri­mer lu­gar en las en­cues­tas y tu­vie­ra la su­ce­sión en la bol­sa, el PRI no tie­ne em­pa­cho en que que­de cla­ro que nos quie­re ver la ca­ra. La más re­cien­te es la pa­té­ti­ca de­cla­ra­ción del coor­di­na­dor de los dipu­tados del PRI, Cé­sar Camacho. Jus­ti­fi­có a sus gro­se­ras le­gis­la­do­ras, quie­nes en ple­na se­sión pa­ra apro­bar el pa­que­te eco­nó­mi­co le gri­ta­ron el “eeeeeeeeehhh… ¡pu­to!” al dipu­tado de Mo­re­na Ma­rio Ariel Juá­rez. Di­jo que no le ha­bían di­cho “pu­to” sino “bru­to”. La vi­deo­gra­ba­ción del mo­men­to no de­ja es­pa­cio a la du­da. Pa-té-ti-co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.