CAE MAES­TRO POR ABU­SO SE­XUAL

• Alumno de 12 años sa­lió po­si­ti­vo en prue­ba pa­ra de­ter­mi­nar agre­sión • Pro­fe­sor es­tu­vo pró­fu­go sie­te me­ses; di­ce que só­lo “ju­ga­ba” con los ni­ños

El Universal - - PORTADA - DA­VID FUEN­TES —da­vid.fuen­tes@elu­ni­ver­sal.com.mx

De­tie­nen a un pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca acu­sa­do de agre­dir a alum­nos de co­le­gio en Co­yoa­cán.

La tran­qui­li­dad del co­le­gio pri­va­do Car­mel, plan­tel Co­yoa­cán, se vio afec­ta­da des­pués que ele­men­tos de la Pro­cu­ra­du­ría Ca­pi­ta­li­na de­tu­vie­ran a un pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca acu­sa­do de abu­sar se­xual­men­te de alum­nos del plan­tel.

Se­gún la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción 012/205/217-COY, el maes­tro ha­bría he­cho to­ca­mien­tos a por lo me­nos tres ni­ños, de los cua­les uno sa­lió po­si­ti­vo des­pués de los exá­me­nes si­co­ló­gi­cos rea­li­za­dos.

Cons­ta en el ex­pe­dien­te que los he­chos ocu­rrie­ron en abril pa­sa­do, en el co­le­gio pri­va­do ubi­ca­do en la ca­lle Ran­cho Es­tan­zue­la, en la Co­lo­nia Ha­cien­da Co­yoa­cán.

El plan­tel de cla­se me­dia al­ta en­tró en fun­cio­nes en la Ciu­dad en ju­nio de 1982 y ofre­ce aten­ción edu­ca­ti­va en las áreas de ma­ter­nal, jar­dín de ni­ños, pri­ma­ria y se­cun­da­ria. Es una ins­ti­tu­ción lai­ca, mix­ta y bi­lin­güe que co­bra una co­le­gia­tu­ra que va de 6 mil a 10 mil pe­sos al mes.

Cuan­do los ni­ños se mos­tra­ron re nuen­tes pa­ra asis­tir a las cla­ses de edu­ca­ción fí­si­ca, uno de ellos in­clu­so —el que sa­lió po­si­ti­vo en los exá­me­nes mé­di­cos— ya no que­ría asis­tir a la es­cue­la, los pa­dres de fa­mi­lia sos­pe­cha­ron que al­go no es­ta­ba bien y cues­tio­na­ron a los en­car­ga­dos del co­le­gio la ac­ti­tud del maes­tro.

La ac­ti­tud del me­nor que se rehu­sa­ba a ir al cla­ses cam­bió y los pa­dres to­ma­ron car­tas en el asun­to.

Des­pués de una se­rie de exá­me­nes, des­cu­brie­ron que el maes­tro ha­cía to­ca­mien­tos y co­me­tía abu­so se­xual al me­nor, por lo que de in­me­dia­to pi­die­ron la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia y cues­tio­na­ron los mé­to­dos de se­gu­ri­dad del co­le­gio, pues el maes­tro en cuan­to se en­te­ró de la si­tua­ción se dio a la fu­ga y fue has­ta sie­te me­ses des­pués que lo cap­tu­ra­ron pa­ra in­ter­nar­lo en el Re­clu­so­rio Nor­te.

El impu­tado, iden­ti­fi­ca­do co­mo Jo­sé Ma­nuel “N”, de 33 años, abu­sa­ba de sus es­tu­dian­tes en los ba­ños y ves­ti­do­res, don­de les ha­cía to­ca­mien­tos y los obli­ga­ba a to­car­le sus par­tes ín­ti­mas, se­gún tes­ti­mo­nios re­ca­ba­dos.

Des­pués que los di­rec­ti­vos re­ci­bie­ran la de­nun­cia, va­rios pa­dres de fa­mi­lia se preo­cu­pa­ron y so­me­tie­ron a los ni­ños a una se­rie de prue­bas.

Del to­tal de los 20 ni­ños a quie­nes da­ba cla­se, tres mos­tra­ron sig­nos de abu­so; sin em­bar­go, las in­ves­ti­ga­cio­nes con­fir­ma­ron só­lo que un me­nor de 12 años fue su víc­ti­ma.

El pro­fe­sor fue de­te­ni­do en ca­sa de un fa­mi­lia en la de­le­ga­ción Ál­va­ro Obre­gón; aun­que no opu­so re­sis­ten­cia, se di­jo inocen­te del de­li­to al ar­gu­men­tar que só­lo “ju­ga­ba” con los ni­ños, no se des­car­ta que du­ran­te el pro­ce­so se le im­pu­ten otros ca­sos. Pa­dres y di­rec­ti­vos guar­dan si­len­cio. La no­ti­cia im­pac­tó a pa­dres de fa­mi­lia, no da­ban cré­di­to a lo su­ce­di­do, pues ase­gu­ra­ron que el co­le­gio cuen­ta con una repu­tación y un ni­vel aca­dé­mi­co acep­ta­ble; sin em­bar­go, die­ron a co­no­cer que el pro­fe­sor te­nía po­co tiem­po en la es­cue­la, “es te­rri­ble, aquí nues­tros hi­jos pa­san gran par­te de su día y de sus vi­das, de­be­ría ser un lu­gar se­gu­ro pa­ra ellos. Pa­ra eso pa­ga­mos, pa­ra edu­car­los y tam­bién pa­ra que es­tén ale­ja­dos de los pe­li­gros de la ca­lle”, co­men­tó una ma­dre de fa­mi­lia que pi­dió el ano­ni­ma­to.

En es­te sen­ti­do, anun­cia­ron que es­ta se­ma­na dia­lo­ga­rán con los di­rec­ti­vos del plan­tel pa­ra que les den una ex­pli­ca­ción acer­ca de lo su­ce­di­do, in­clu­so la fa­mi­lia afec­ta­da no des­car­ta de­nun­ciar pe­nal­men­te al co­le­gio al con­si­de­rar que po­si­ble­men­te hu­bo al­gu­na ne­gli­gen­cia de su par­te al con­tra­tar a maes­tros abu­sa­do­res.

“Aun­que quie­ran, es­te ti­po de in­ci­den­tes no se pue­den ocul­tar, es gra­ve es­to que pa­sa, ya que la in­te­gri­dad y fu­tu­ro de nues­tros ni­ños es­tá en ries­go. Va­mos a pla­ti­car con los di­rec­ti­vos pa­ra que nos den una ex­pli­ca­ción de lo su­ce­di­do”, co­men­tó otro pa­dre de fa­mi­lia al mo­men­to de pa­sar por su hi­jo al plan­tel.

“Es te­rri­ble, aquí nues­tros hi­jos pa­san gran par­te de su día y de sus vi­das, de­be­ría ser un lu­gar se­gu­ro pa­ra ellos. Pa­ra eso pa­ga­mos, pa­ra edu­car­los y tam­bién pa­ra que es­tén ale­ja­dos de los pe­li­gros de la ca­lle” MA­DRE DE UN ALUMNO DEL CO­LE­GIO

Vio­la­cio­nes van a la ba­ja: fis­ca­lía. So­bre los de­li­tos de vio­la­ción, la fis­cal cen­tral de in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra la Aten­ción de De­li­tos Se­xua­les, Sul­ma Eu­ni­ce Cam­pos Ma­ta, dio a co­no­cer que en es­te ru­bro las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que van en dis­mi­nu­ción y que la Ciu­dad de Mé­xi­co se en­cuen­tra en el lu­gar 30 a ni­vel na­cio­nal, se tie­ne una efec­ti­vi­dad del 80%, pues los de­pre­da­do­res se­xua­les son de­te­ni­dos y sen­ten­cia­dos.

Iden­ti­fi­có al ho­gar y las es­cue­las co­mo los dos lu­ga­res más pe­li­gro­sos y don­de los ni­ños son más vul­ne­ra­bles a es­tos ata­ques.

“Es­te año se ha mos­tra­do una re­duc­ción con­si­de­ra­ble en es­te de­li­to en lo que res­pec­ta a las agre­sio­nes en ni­ños y mu­je­res, ya que los pro­gra­mas pre­ven­ti­vos es­tán dan­do re­sul­ta­dos y aquí se­gui­mos tra­ba­jan­do pa­ra ello”, co­men­tó la fis­cal des­pués de dar a co­no­cer que en un so­lo día se cap­tu­ra­ron a cua­tro per­so­nas acu­sa­das de co­me­ter abu­so se­xual.

El impu­tado, iden­ti­fi­ca­do co­mo Jo­sé Ma­nuel “N”, de 33 años, abu­sa­ba de sus es­tu­dian­tes en los ba­ños y ves­ti­do­res, don­de les ha­cía to­ca­mien­tos y los obli­ga­ba a to­car­le sus par­tes ín­ti­mas, se­gún tes­ti­mo­nios re­ca­ba­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.