Las fa­mo­sas ca­sas con ci­mien­tos de la­va

Los Jar­di­nes del Pe­dre­gal se cons­tru­ye­ron en­tre 1948 y 1975. De aque­llas re­si­den­cias que hi­cie­ran fa­mo­sas Pe­dro In­fan­te o Silvia Pi­nal en el ci­ne me­xi­cano so­lo que­dan unas cuan­tas

El Universal - - NEWS - CAR­LOS VILLASANA Y RUTH GÓ­MEZ

La zo­na vol­cá­ni­ca del sur de la ca­pi­tal, par­te de la cual hoy ocu­pa Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, fas­ci­nó a pres­ti­gia­dos ar­qui­tec­tos y ar­tis­tas, a tal gra­do que los lle­vó a crear her­mo­sas ca­sas re­si­den­cia­les que lo­gra­ron in­te­grar el pai­sa­je y ve­ge­ta­ción na­tu­ra­les a es­tas vi­vien­das, así na­ció: El Pe­dre­gal de San Án­gel.

El re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to Luis Ba­rra­gán ideó la cons­truc­ción, en 1948, del que se lla­ma­ría frac­cio­na­mien­to “Jar­di­nes del Pe­dre­gal” al su­r­oes­te de la ca­pi­tal me­xi­ca­na.

El plan par­tió de una fas­ci­na­ción per­so­nal con el te­rreno: ki­ló­me­tros cua­dra­dos de la­va pe­tri­fi­ca­da con par­ti­cu­la­res es­pe­cies ani­ma­les y de ve­ge­ta­ción, con vis­ta a los vol­ca­nes o ce­rros que ro­dea­ban a la ur­be.

Es­te es­pa­cio al que tam­bién se le de­no­mi­nó “Pe­dre­gal de San Án­gel” ha­bía ju­ga­do par­te en la his­to­ria de la na­ción, pre­vio a la erup­ción del Xitle —que pro­vo­có la des­apa­ri­ción de to­do un asen­ta­mien­to prehis­pá­ni­co— la de­mar­ca­ción con­ta­ba con tem­plos y cen­tros ce­re­mo­nia­les.

En su mo­men­to, los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les le pu­sie­ron el dra­má­ti­co nom­bre de Mal­país. Se cuen­ta en le­yen­das, que la zo­na era si­tio de des­tie­rro pa­ra los con­de­na­dos en la épo­ca de los az­te­cas, quie­nes eran en­via­dos pa­ra que mu­rie­ran mor­di­dos por las ví­bo­ras de cas­ca­bel que ahí abun­da­ban y, más tar­de, fue es­con­di­te de cam­pe­si­nos re­vo­lu­cio­na­rios.

Pa­ra Ba­rra­gán se tra­ta­ba de un pai­sa­je que lo ha­cía sen­tir que no es­ta­ba den­tro de la Ciu­dad de Mé­xi­co, un ais­la­mien­to que el ar­qui­tec­to so­lía bus­car al mo­men­to de crear: con El Pe­dre­gal pre­ten­día que el ha­bi­tan­te de esas ca­sas tu­vie­ra un es­pa­cio pa­ra des­can­sar de la vi­da ca­pi­ta­li­na y po­der re­fle­xio­nar, ale­ja­dos de los dis­trac­to­res que traía la mo­der­ni­dad.

Pa­ra lo­grar­lo, Ba­rra­gán reunió a un se­lec­to gru­po de ami­gos-ar­tis­tas y co­la­bo­ra­do­res que lo ayu­da­rían a pro­yec­tar y lle­var a ca­bo su plan en un pre­dio de 3.5 ki­ló­me­tros. En­tre ellos es­ta­ba el ven­de­dor de bie­nes raí­ces Jo­sé Al­ber­to Bus­ta­man­te, el ur­ba­nis­ta Car­los Con­tre­ras, el ar­qui­tec­to Max Cet­to, los ar­tis­tas Mat­hias Goe­ritz, Je­sús Reyes, Die­go Ri­ve­ra y Dr. Atl —es­tos úl­ti­mos fue­ron los que die­ron las ideas pa­ra los nom­bres de las ca­lles co­mo fresno, es­car­cha, agua, fue­go o ris­co, en­tre otras, ins­pi­ra­das en la na­tu­ra­le­za lo­cal—, tam­bién el fo­tó­gra­fo Ar­man­do Sa­las Por­tu­gal. La pri­me­ra eta­pa se cons­tru­yó de 1948 a 1975.

En un tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo se fue­ron de­fi­nien­do ca­mi­nos, la for­ma de cons­truc­ción y el frac­cio­na­mien­to de las ca­sas —que fue apo­ya­do por Die­go Ri­ve­ra y tam­bién por el ex pre­si­den­te Miguel Ale­mán—, la ins­ta­la­ción de agua y elec­tri­ci­dad, pla­zas pú­bli­cas y es­cul­tu­ras, se fi­ja­ron fe­chas de aper­tu­ra de ca­sas mues­tra, dis­tri­bu­ción de jar­di­nes y una am­plia cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad en pren­sa y ra­dio.

El se­llo dis­tin­ti­vo del frac­cio­na­mien­to se­ría que pa­ra to­da cons­truc­ción se de­bía de res­pe­tar y apro­ve­char los re­cur­sos to­po­grá­fi­cos na­tu­ra­les, es de­cir, que las ca­sas se adap­ta­ran a la na­tu­ra­le­za; con­di­ción de­ter­mi­nan­te pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na de Mé­xi­co ya que se ale­ja­ba ra­di­cal­men­te de los es­ti­los neo­co­lo­nia­les, neo­gó­ti­cos o neo­ca­li­for­nia­nos que se pro­du­je­ron en la par­te Cen­tro de la ca­pi­tal.

Así, los Jar­di­nes del Pe­dre­gal em­pe­za­ron a to­mar for­ma, sus ca­lles cur­vas, fuen­tes y pla­zas pú­bli­cas res­pe­ta­ban la dis­po­si­ción del te­rreno. Las ca­sas re­sal­ta­ban por sus plan­tas pla­nas, ya fue­ra a ni­vel “de pi­so” o en las al­tu­ras, en me­dio de la ve­ge­ta­ción y las for­mas ro­co­sas. Ar­qui­tec­tos co­mo Fran­cis­co Ar­ti­gas, Fé­lix Can­de­la, Fer­nan­do Lu­na, En­ri­que del Mo­ral, En­ri­que Castañeda Tam­bo­rrel, An­to­nio At­to­li­ni, Jo­sé Ma­ría Buen­día, Raúl Fer­nán­dez, en­tre otros, fue­ron au­to­res de un par de ca­sas.

El pro­yec­to tu­vo un éxi­to ro­tun­do. Los anun­cios pu­bli­ci­ta­rios no se can­sa­ban de en­fa­ti­zar su ex­clu­si­vi­dad ya que el ac­ce­so era ce­rra­do y si que­rías en­trar a la zo­na ten­drías que te­ner ca­rro, ser pro­pie­ta­rio o acre­di­tar­se co­mo in­vi­ta­do. Ade­más se te­nía es­ta­bi­li­dad sís­mi­ca, un be­ne­fi­cio que otor­ga­ba el sue­lo con la­va pe­tri­fi­ca­da.

Así fue co­mo El Pe­dre­gal se con­vir­tió en una de las zo­nas más ex­clu­si­vas y co­di­cia­das de la ciu­dad: era un frac­cio­na­mien­to pla­nea­do con la in­ten­ción de es­tar en la pe­ri­fe­ria. En es­te ba­rrio vi­vie­ron des­de ex pre­si­den­tes has­ta es­tre­llas de ci­ne de la épo­ca.

Ha­ce un par de años, EL UNI­VER­SAL reali­zó un re­co­rri­do pri­va­do por va­rias ca­sas del Pe­dre­gal guia­do por el ar­qui­tec­to Plu­tar­co Ba­rrei­ro. La la­va se ha­cía pre­sen­te en ca­da cuar­to, ya fue­ra en una pa­red, el pi­so, la es­ca­le­ra o al ex­te­rior, en el jar­dín, con una es­pe­cie de cas­ca­da pe­tri­fi­ca­da que emer­gía de los sue­los.

La ma­yo­ría de las ca­sas ori­gi­na­les que vi­si­ta­mos se en­cuen­tran en buen es­ta­do aun­que otras han te­ni­do in­ter­ven­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas con­tem­po­rá­neas, ya sea por ne­ce­si­dad del mis­mo in­mue­ble o por­que así lo de­ci­die­ron los pro­pie­ta­rios.

Pu­di­mos pla­ti­car con al­gu­nos de los due­ños, quie­nes nos di­je­ron que man­te­ner las ca­sas es cos­to­so, ade­más “an­tes eran más in­te­gran­tes y sol­ven­tar los gas­tos era más sen­ci­llo, aho­ra so­mos fa­mi­lias de 4 a 6 per­so­nas que te­ne­mos que sol­ven­tar los gas­tos de un te­rreno de 2,000 a 4,000 m2”. De­bi­do a eso, va­rios op­ta­ron por ven­der­las y ca­da pro­pie­ta­rio de­ci­de si con­ser­var o no el es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co crea­do en­tre 1948-1975.

Hoy, por al­gu­nas ca­lles de El Pe­dre­gal cir­cu­lan au­to­bu­ses que van a Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria o al C.C.H. Sur; tam­bién, edi­fi­cios ha­bi­ta­cio­na­les u ofi­ci­nas ocu­pa­ron los pre­dios don­de al­gu­na vez hu­bo una ca­sa re­pre­sen­ta­ti­va de es­te mo­vi­mien­to ar­qui­tec­tó­ni­co.

Así, fue co­mo es­ta zo­na se fue trans­for­man­do y jun­to con la des­apa­ri­ción de al­gu­nas de las ca­sas ori­gi­na­les, tam­bién se fue el ideal de que po­de­mos co-exis­tir con la na­tu­ra­le­za.

En 2015, EL UNI­VER­SAL reali­zó un re­co­rri­do por va­rias ca­sas del Pe­dre­gal guia­do por el ar­qui­tec­to Plu­tar­co Ba­rrei­ro; al­gu­nas han si­do in­ter­ve­ni­das.

Fran­cis­co Ar­ti­gas cons­tru­yó es­ta ca­sa en 1952. Sir­vió co­mo lo­ca­ción pa­ra la cin­ta El inocen­te, con Pe­dro In­fan­te y Silvia Pi­nal. Fue de­mo­li­da en 2004.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.