Héc­tor de Mau­león

El ase­sino de la to­rre: me­dio si­glo de ma­sa­cres co­lec­ti­vas

El Universal - - NACIÓN - @hde­mau­leon de­mau­leon@hot­mail.com

Aus­tin, Te­xas. 31 de ju­lio de 1966. Un ex ma­ri­ne, Jo­seph Whit­man, es­cri­be una nota de sui­ci­dio y va­rias car­tas de des­pe­di­da: “Real­men­te no me en­tien­do es­tos días… úl­ti­ma­men­te (no pue­do re­cor­dar cuán­do co­men­zó) he si­do víc­ti­ma de mu­chos pen­sa­mien­tos inusua­les e irra­cio­na­les”.

En la ma­dru­ga­da del 1º de agos­to, Whit­man va a la ca­sa de su ma­dre. For­ce­jea con ella, le rom­pe un de­do, la apu­ña­la va­rias ve­ces en el pe­cho y lue­go le dis­pa­ra en la nu­ca. An­tes de ir­se, la acues­ta en la ca­ma y la cu­bre con una co­bi­ja.

Co­lo­ca a su la­do es­te men­sa­je: “Aca­bo de ma­tar a mi ma­dre… Sien­to que si hay un cie­lo, ella de­fi­ni­ti­va­men­te es­tá allí aho­ra… Que­ría a es­ta mu­jer con to­do mi co­ra­zón”.

Cuan­do en­tra de nue­vo en su ca­sa, en­cuen­tra a su mu­jer dor­mi­da. A ella tam­bién le atra­vie­sa el pe­cho con un cu­chi­llo. Sen­ta­do en el co­me­dor, es­cri­be lo que ha he­cho: “3:00 de la ma­ña­na. Ma­dre y es­po­sa muer­tas”, y pi­de que al mo­rir le ha­gan una au­top­sia pa­ra ver si es po­si­ble ave­ri­guar qué es lo que le im­pul­sa a ha­cer to­do es­to.

Tie­ne do­lo­res de ca­be­za “tre­men­dos”. “No pue­do so­por­tar las pre­sio­nes que hay en mí”, ha­bía es­cri­to.

Al día si­guien­te lla­ma al tra­ba­jo de su es­po­sa pa­ra re­por­tar­la en­fer­ma. Asis­te a una fe­rre­te­ría y a un al­ma­cén pa­ra com­prar una ca­ra­bi­na, un ri­fle y cien­tos de ba­las. Le di­ce al en­car­ga­do que va a ma­tar ja­ba­líes. Re­gre­sa a su ca­sa y re­cor­ta el ca­ñón del fu­sil.

Whit­man car­ga en una ma­le­ta las ar­mas que ha com­pra­do y otras que te­nía guar­da­das en un ar­ma­rio (en­tre ellas, tres pistolas). Me­te tam­bién mil car­tu­chos, al­gu­nos bo­ca­di­llos, un po­co de ca­fé, agua, ga­so­li­na, e in­clu­so un an­tí­do­to con­tra la mor­de­du­ra de ser­pien­tes.

Ha es­ta­do cer­ca de las ar­mas des­de siem­pre. Va­rias fo­tos de in­fan­cia lo mues­tran con los ri­fles que su pa­dre, un plo­me­ro que “edu­có” a sus hi­jos ejer­cien­do so­bre ellos una vio­len­cia des­me­di­da, le en­se­ñó a ma­ne­jar.

En el ejér­ci­to lo ha­bían adies­tra­do co­mo fran­co­ti­ra­dor. Pre­vi­si­ble­men­te, se di­ri­ge a la To­rre de la Uni­ver­si­dad de Te­xas y se apues­ta en el mirador. Son las 11:45 cuan­do co­mien­za a dis­pa­rar. Du­ran­te sie­te mi­nu­tos le ti­ra a to­do lo que se mue­ve. La gen­te cae aquí y allá.

A las 11:52 lle­gan el de­par­ta­men­to de po­li­cía en­te­ro, así co­mo va­rios ci­vi­les que al es­cu­char la no­ti­cia sa­lie­ron a la ca­lle con sus pro­pias ar­mas. Pe­ro Whit­man no les da opor­tu­ni­dad. Ba­rre el cam­pus du­ran­te ho­ra y me­dia, e in­clu­so lo­gra ale­jar a un he­li­cóp­te­ro en­via­do pa­ra de­te­ner­lo.

Al fi­nal, tres po­li­cías y un ci­vil con­si­guen apro­xi­mar­se y lle­gan a lo al­to de la to­rre. Ca­zan a Whit­man en­tre los cua­tro. Uno de ellos va­cía so­bre el fran­co­ti­ra­dor la car­ga de una Smith & Wes­son; otro le da dos ti­ros en el pe­cho y uno más en la ca­be­za. Lo re­ma­tan con una es­co­pe­ta.

El au­tor de la que se ha con­si­de­ra­do la pri­me­ra ma­sa­cre de es­te ti­po en la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos que­da in­mó­vil. Los de­más creen que to­do ha ter­mi­na­do, pe­ro no es así.

Ha co­men­za­do, en reali­dad, la era de las ma­sa­cres co­lec­ti­vas. To­do es­to se re­pe­ti­rá cí­cli­ca­men­te du­ran­te el me­dio si­glo si­guien­te. Los ase­si­na­tos ma­si­vos su­ce­de­rán en es­cue­las, tem­plos, cen­tros co­mer­cia­les, res­tau­ran­tes, con­cier­tos, dis­co­te­cas, ba­res.

So­lo diez ti­ro­teos —en­tre los cien­tos que han ocu­rri­do— arro­jan 375 muer­tos. Las his­to­rias de es­te ti­po inun­dan el país. Ci­to ca­sos al azar: en 1984 un in­di­vi­duo in­gre­sa en un Mc­Do­nald’s en San Ysi­dro y ma­ta a 22 per­so­nas; en 1991 otro su­je­to in­gre­sa en una ca­fe­te­ría, en Ki­lleen, Te­xas, y en me­nos de diez mi­nu­tos ha­ce cien dis­pa­ros: 23 per­so­nas muer­tas.

En Vir­gi­nia, en 2007, un es­tu­dian­te de 23 años ma­ta a 33 y hie­re a 29. En Con­nec­ti­cut, un jo­ven ma­ta a 20 ni­ños y sie­te adul­tos.

El nú­me­ro de víc­ti­mas as­cien­de inexo­ra­ble­men­te en los úl­ti­mos años. Si la ma­tan­za de Co­lum­bi­ne en 1999 ha­bía de­ja­do 12 muer­tos, la de Las Ve­gas de­ja 58; la de Or­lan­do 49; la de Vir­gi­nia, 32.

Ha­ce unos días, un ti­ro­teo en una igle­sia de Te­xas co­bró la vi­da de 20 per­so­nas. Ayer, un nue­vo ti­ro­teo, es­ta vez en Ca­li­for­nia, de­jó cin­co muer­tos.

Des­de an­tes de que Jo­seph Whit­man sa­lie­ra a la ca­lle, la res­pues­ta de los ciu­da­da­nos ha­bía si­do ar­mar­se. En Es­ta­dos Uni­dos hay más de 300 mi­llo­nes de ar­mas re­gis­tra­das por par­ti­cu­la­res: en 2010 se con­ta­bi­li­za­ron 106 mi­llo­nes de pistolas, 105 mi­llo­nes de ri­fles, 89 mi­llo­nes de es­co­pe­tas. Nin­gu­na otra po­bla­ción ci­vil es­tá más fuer­te­men­te ar­ma­da en el mun­do.

A es­ta mis­ma ho­ra, al­guien con el ar­ma­rio re­ta­ca­do de ri­fles es­ta­rá su­frien­do do­lo­res de ca­be­za y ten­drá pen­sa­mien­tos inusua­les e irra­cio­na­les.

Así que vol­ve­rá a ocu­rrir, y la gen­te pen­sa­rá que hay que es­tar pre­pa­ra­dos. Que lo me­jor se­rá ar­mar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.