Va­qui­ta ma­ri­na Fue una ope­ra­ción tar­día el pro­gra­ma de res­ca­te: ex­per­tos

Es­pe­cia­lis­tas cues­tio­nan pro­to­co­los y pi­den au­di­tar fon­dos des­ti­na­dos a sal­var­la; la in­ca­pa­ci­dad de fre­nar el trá­fi­co de to­toa­ba tam­bién es un fra­ca­so, afir­man

El Universal - - NACIÓN - de An­drés M. Es­tra­da Con in­for­ma­ción

En­dé­mi­ca de la Re­ser­va del Al­to Gol­fo de Ca­li­for­nia, es­ta es­pe­cie de ce­tá­ceo se en­cuen­tra en fa­se crí­ti­ca. Que­dan me­nos de 30 ejem­pla­res des­pués de la re­cien­te pér­di­da de un es­pé­ci­men tras la ope­ra­ción del Pro­gra­ma Va­qui­ta CPR (Con­ser­va­ción, Pro­tec­ción y Re­cu­pe­ra­ción).

En su afán por sal­va­guar­dar al úni­co ma­mí­fe­ro ma­rino me­xi­cano, el equi­po que in­te­gra Va­qui­ta CPR apos­tó por la re­pro­duc­ción en cau­ti­ve­rio y fa­lló. La mi­sión con­sis­tía en cap­tu­rar los po­cos ejem­pla­res que so­bre­vi­ven y tras­la­dar­los a un re­fu­gio pa­ra sal­var­los de las re­des aga­lle­ras de pes­ca, su prin­ci­pal ame­na­za, de­bi­do al has­ta aho­ra in­con­tro­la­ble trá­fi­co del pez to­toa­ba —do­cu­men­ta­do am­plia­men­te por EL UNI­VER­SAL des­de di­ciem­bre de 2016—, que ha con­tri­bui­do en gran me­di­da a la po­si­ble ex­tin­ción del ce­tá­ceo.

A la es­pe­ra de que el equi­po de Va­qui­ta CPR ex­pli­que las cau­sas de la muer­te de un ejem­plar hem­bra el pa­sa­do 5 de no­viem­bre, co­mo no­ti­fi­có la Se­cre­ta­ría de Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les (Se­mar­nat), ex­per­tos con­sul­ta­dos por es­te dia­rio cues­tio­nan si se lle­va­ron a ca­bo los pro­to­co­los ade­cua­dos. El “res­ca­te” en cau­ti­ve­rio se de­bió ha­cer dé­ca­das atrás, cuan­do la po­bla­ción era ma­yor, se­ña­lan.

Las ac­cio­nes de cam­po —mo­ni­to­reo y cap­tu­ra en bus­ca del res­ca­te— que con­clu­ye­ron el 10 de no­viem­bre ofi­cial­men­te en el Al­to Gol­fo de Ca­li­for­nia, fue­ron ca­si iné­di­tas, to­do se ba­sa­ba en apro­xi­ma­cio­nes so­bre el com­por­ta­mien­to de la es­pe­cie, por­que los cien­tí­fi­cos no ha­bían tra­ba­ja­do an­tes con es­pe­cí­me­nes vi­vos.

Es­te dia­rio bus­có al ti­tu­lar de la Se­mar­nat, Ra­fael Pac­chiano Ala­mán, y al pre­si­den­te del Co­mi­té In­ter­na­cio­nal pa­ra la Re­cu­pe­ra­ción de la Va­qui­ta (Cir­va), Lo­ren­zo Rojas-Bra­cho, pa­ra co­no­cer su pos­tu­ra al res­pec­to; al cie­rre de la edi­ción no hu­bo res­pues­ta.

Trá­fi­co y es­trés, enemi­gos

Pa­ra Ale­jan­dro Ro­bles, pre­si­den­te de No­roes­te Sus­ten­ta­ble (Nos) —uno de los pri­me­ros cien­tí­fi­cos me­xi­ca­nos que tra­ba­jó con ca­dá­ve­res del ce­tá­ceo—, si bien el de­ce­so del ejem­plar cap­tu­ra­do es una tris­te no­ti­cia, hay que de­cir que era una po­si­bi­li­dad con­tem­pla­da: “De to­do pro­ble­ma se pue­de apren­der, ha­bría que co­no­cer de qué mu­rió […] lo que ha si­do un fra­ca­so es la in­ca­pa­ci­dad de pa­rar la pes­ca ile­gal de to­toa­ba”.

El in­for­me “Adictos al an­zue­lo”, de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal C4ADS —que dio a co­no­cer es­te dia­rio en agos­to pa­sa­do—, se­ña­la que “es­te con­tra­ban­do fo­rró los bol­si­llos de los cár­te­les me­xi­ca­nos y hun­dió el fu­tu­ro” de la va­qui­ta ma­ri­na.

Por su par­te, Miguel Ri­vas, de Green­pea­ce, ex­pli­ca: “Sa­be­mos que ha­bía un pro­to­co­lo que los cien­tí­fi­cos iban a se­guir. Lo que no sa­be­mos es si en cam­po se si­guió, eso de­be ser trans­pa­ren­ta­do”.

Ri­vas ase­gu­ra que la con­ser­va­ción de la va­qui­ta ma­ri­na de­be ser en su há­bi­tat: “No­so­tros ve­mos que ese pro­yec­to no es fac­ti­ble, 100% de los ani­ma­les que fue­ron cap­tu­ra­dos su­frie­ron de es­trés, fren­te a ello no tie­ne ca­so se­guir y sa­cri­fi­car la ba­ja can­ti­dad”.

Raúl Arria­ga, in­te­gran­te del Co­le­gio de Bió­lo­gos, cri­ti­ca que no se ha­ya con­tem­pla­do la in­for­ma­ción pre­via que se te­nía de la va­qui­ta. “Es una es­pe­cie muy ner­vio­sa y li­te­ral­men­te se mu­rió de un sus­to. Lo cap­tu­ran, no es una es­pe­cie de fá­cil ma­ne­jo pa­ra cau­ti­ve­rio o es­pa­cio re­du­ci­do, le da es­trés, y le van a bus­car 20 co­sas pa­ra de­cir que no”. El ex­per­to acu­sa que en el in­ten­to de res­ca­te “se lo brin­ca­ron to­do”. En la nor­ma de con­fi­na­mien­to de en­cie­rro de del­fi­nes hay un es­pa­cio vi­tal mí­ni­mo que se de­be cu­brir. “Pa­ra el en­cie­rro de la va­qui­ta se lo sa­ca­ron de la man­ga, por­que ja­más se ha­bía he­cho con es­ta es­pe­cie”.

Por su par­te, Ale­jan­dro Oli­ve­ra, re­pre­sen­tan­te de Mé­xi­co en el Cen­tro pa­ra la Di­ver­si­dad Bio­ló­gi­ca, con­si­de­ra que no se tra­ta de ne­gli­gen­cias o pro­to­co­los a se­guir, pues­to que des­de el prin­ci­pio se sa­bía que era una op­ción de al­to ries­go que aca­dé­mi­cos y cien­tí­fi­cos de­ci­die­ron to­mar con apo­yo de la Se­mar­nat.

“Es la­men­ta­ble que otra más de las es­tra­te­gias pa­ra con­ser­var a la va­qui­ta no dé re­sul­ta­do, pe­ro hay que to­mar en cuen­ta que en el mo­men­to que el go­bierno me­xi­cano de­ci­de tam­bién apo­yar es­te ti­po de ini­cia­ti­vas, es por­que al mis­mo tiem­po es­tá acep­tan­do y re­co­no­cien­do que no pue­de pro­te­ger a las va­qui­tas en su há­bi­tat na­tu­ral y que es in­ca­paz de re­ti­rar to­das las re­des ile­ga­les que son su prin­ci­pal ame­na­za”, abun­da Oli­ve­ra.

Ur­gen re­vi­sión

La ac­tual ad­mi­nis­tra­ción fue la pri­me­ra en de­cre­tar la prohi­bi­ción de­fi­ni­ti­va de la pes­ca. Pa­ra ello ero­ga­ron mi­les de mi­llo­nes de pe­sos que los ha­bi­tan­tes de San Fe­li­pe, Ba­ja Ca­li­for­nia y el Gol­fo de Santa Cla­ra, So­no­ra, acu­san que fue­ron mal re­par­ti­dos y que se­gún los ex­per­tos de­ben ser au­di­ta­dos. A es­to se su­man los más de 50 mi­llo­nes de pe­sos [3 mdd] des­ti­na­dos a la ope­ra­ción Va­qui­ta CPR.

El es­tu­dio “Va­lo­ra­ción eco­nó­mi­ca pa­ra la pro­tec­ción so­cio­am­bien­tal de la va­qui­ta ma­ri­na, una es­pe­cie en­dé­mi­ca”, de Jo­sé Gar­cía y Éri­ka Chá­vez, pu­bli­ca­do en mar­zo de 2017, do­cu­men­ta que “nun­ca se ha­bían des­ti­na­do tan­tos re­cur­sos pa­ra la pro­tec­ción de la va­qui­ta ma­ri­na, co­mo los asig­na­dos du­ran­te 2015 y 2016: 57 mi­llo­nes 860 mil dó­la­res”. A de­cir de los ex­per­tos, es “ur­gen­te” que se au­di­ten los sub­si­dios en­tre­ga­dos a los pes­ca­do­res del Al­to Gol­fo: “Hay per­so­nas que es­tán re­ci­bien­do más de un mi­llón de pe­sos al mes, cuan­do otras re­ci­ben 4 y 8 mil pe­sos, hay una dis­cre­pan­cia enor­me ”, se­ña­la Ale­jan­dro Oli­ve­ra.

Pa­ra Ri­vas, quien coin­ci­de en la ne­ce­si­dad de una au­di­to­ría a los más de 2 mmdp a los que equi­va­le la an­te­rior ci­fra, fue­ron un “in­cen­ti­vo per­ver­so” que de­jó a gen­te sin tra­ba­jo y fo­men­tó la ines­ta­bi­li­dad so­cial.

Do­cu­men­tos ob­te­ni­dos por EL UNI­VER­SAL vía Ley de Trans­pa­ren­cia, con el fo­lio 0002000064217, re­gis­tran la inequi­dad en la re­par­ti­ción de re­cur­sos cuan­do Se­de­sol ope­ró, en 2015, el Pro­gra­ma de Com­pen­sa­ción So­cial por la Sus­pen­sión Tem­po­ral de Pes­ca pa­ra Con­tri­buir a la Con­ser­va­ción de la Va­qui­ta Ma­ri­na.

Ese año se ero­ga­ron más de mil 500 mdp; la dis­cre­pan­cia sur­ge cuan­do se re­vi­san los mon­tos otor­ga­dos a ca­da be­ne­fi­cia­rio. Mien­tras al­gu­nos pes­ca­do­res re­ci­bie­ron de 4 a 8 mil pe­sos men­sua­les, otros re­ci­bie­ron de 100 mil a 200 mil. Hay per­so­nas re­gis­tra­das co­mo per­mi­sio­na­rios que re­ci­bie­ron más de un mi­llón de pe­sos al mes. Aun­que la au­to­ri­dad ex­pli­có que de­pen­día del pues­to y de la ca­de­na pro­duc­ti­va, es­te dia­rio do­cu­men­tó de­nun­cias de pes­ca­do­res, en di­ciem­bre de 2016.

“Un buen se­cre­ta­rio hu­bie­ra lla­ma­do a cuen­tas pa­ra que ex­pli­que lo que han ve­ni­do ha­cien­do. Ha­bría re­sul­ta­dos tan­gi­bles, cuan­ti­fi­ca­bles, evi­den­cia de lo he­cho. Si te po­nes a re­vi­sar la can­ti­dad de di­ne­ro de­rro­cha­do, no fun­cio­nó, por­que só­lo mon­tó un cir­co”, acu­sa Raúl Arria­ga, del Co­le­gio de Bió­lo­gos.

“Es im­por­tan­te que se ha­ga una ver­da­de­ra au­di­to­ría. Un aná­li­sis de las con­clu­sio­nes y una eva­lua­ción de lo que ha he­cho el Cir­va”, se­ña­la Sal­va­dor Ga­lin­do, de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ba­ja Ca­li­for­nia (UABC).

La in­ves­ti­ga­ción de Gar­cía y Chá­vez con­clu­ye que “se ne­ce­si­tan re­cur­sos, dar­les se­gui­mien­to for­mal a los re­sul­ta­dos de desa­rro­llo so­cio­am­bien­tal, cohe­ren­tes con la pro­tec­ción de la es­pe­cie, que es ur­gen­te, y con las cir­cuns­tan­cias so­cio­eco­nó­mi­cas de las fa­mi­lias, que en­cuen­tran en la dis­po­si­ción de pro­duc­tos pes­que­ros una for­ma de so­bre­vi­ven­cia”.

Sin po­lí­ti­ca in­te­gral, es­fuer­zos va­nos

En 1993, la an­tro­pó­lo­ga Glo­ria Val­dez acu­dió al Al­to Gol­fo de Ca­li­for­nia jun­to a un equi­po del Bu­ró pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Apli­ca­da de An­tro­po­lo­gía (BARA) de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, pa­ra “co­no­cer la si­tua­ción so­cio­eco­nó­mi­ca de la co­mu­ni­dad, y sa­ber de qué ma­ne­ra el pro­yec­to de la re­ser­va mo­di­fi­ca­ría sus vi­das”, en es­pe­cial la de los pes­ca­do­res.

El es­tu­dio tam­bién de­ta­lla que la “va­lo­ra­ción for­mal del im­pac­to so­cial” fue so­li­ci­ta­da por el go­bierno me­xi­cano en 1993 y ese mis­mo año, la ad­mi­nis­tra­ción de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri de­cre­tó el área sin to­mar en cuen­ta el aná­li­sis, de acuer­do con el li­bro de Val­dez ti­tu­la­do Soy Pes­ca­do­ra de Al­me­jas. Res­pues­tas a la mar­gi­na­ción en el Al­to Gol­fo de Ca­li­for­nia,

de El Co­le­gio de So­no­ra.

Aho­ra, 24 años des­pués, los es­tra­gos son más no­to­rios de­bi­do a la au­sen­cia de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca in­te­gral, ig­no­ra­da des­de esos años. Las pro­tes­tas so­cia­les son ca­da vez más fuer­tes y la pró­xi­ma se­ma­na se ave­ci­na una de las con­vo­ca­to­rias más gran­des.

La es­pe­cia­lis­ta Ca­ta­li­na Ló­pez-Sa­gás­te­gui, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, quien tra­ba­ja en co­mu­ni­da­des pes­que­ras des­de ha­ce una dé­ca­da, co­men­ta: “Ne­ce­si­ta­mos com­pa­ti­bi­li­zar, tra­tar de ar­mo­ni­zar có­mo po­de­mos con­ti­nuar las ac­ti­vi­da­des pes­que­ras de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble, no só­lo pa­ra pro­te­ger a las es­pe­cies [co­mo la va­qui­ta ma­ri­na] que es­tán en pe­li­gro, sino pa­ra las que se es­tán apro­ve­chan­do”.

Ló­pez-Sa­gás­te­gui, di­rec­to­ra del Pro­gra­ma Ma­rino del Gol­fo de Ca­li­for­nia, ex­pre­sa que de­bi­do al con­flic­to con la va­qui­ta ma­ri­na “no ha si­do fá­cil el diá­lo­go, es di­fí­cil jun­tar al sec­tor de pes­ca y el de con­ser­va­ción”.

En su afán de sal­va­guar­dar al úni­co ma­mí­fe­ro ma­rino me­xi­cano, el equi­po de CPR Va­qui­ta apos­tó por la re­pro­duc­ción en cau­ti­ve­rio y fa­lló.

Que­dan me­nos de tres de­ce­nas de va­qui­tas ma­ri­nas des­pués de la pér­di­da del CPR.

Los cien­tí­fi­cos nun­ca han tra­ba­ja­do con es­pe­cí­me­nes vi­vos de va­qui­ta ma­ri­na.

Las va­qui­tas ma­ri­nas aca­ban atra­pa­das en las re­des aga­lle­ras y mue­ren.

De­bi­do a la pes­ca de to­toa­ba, los ma­mí­fe­ros ma­ri­nos son víc­ti­mas de los pes­ca­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.