Ta­xis­ta ofre­ce dis­cul­pa a chi­ca ebria que gra­bó

• Di­ce que la jo­ven se ne­gó a pla­ti­car con él; ase­gu­ra que su in­ten­ción no fue evi­den­ciar­la

El Universal - - ESTADOS - ALE­JAN­DRA CANCHOLA

El 11 de no­viem­bre, Ma­riano de­ci­dió su­bir un vi­deo a su cuen­ta de Twit­ter, que mues­tra a una jo­ven dor­mi­da en es­ta­do de ebrie­dad, por lo que se hi­zo vi­ral a tra­vés de re­des so­cia­les. In­clu­so, le ha va­li­do des­de fe­li­ci­ta­cio­nes has­ta in­sul­tos, así co­mo el re­cha­zo de una dis­cul­pa que le ofre­ció a la chi­ca gra­ba­da.

Des­pués de los he­chos, el ta­xis­ta bus­có a la jo­ven pa­ra dis­cul­par­se.

“De­fi­ni­ti­va­men­te no es­tá con­ten­ta, ya le pe­dí una dis­cul­pa, pe­ro me ne­gó la opor­tu­ni­dad de pla­ti­car di­rec­ta­men­te con ella. Le co­men­té que mi in­ten­ción no fue evi­den­ciar­la, por­que su ros­tro ni si­quie­ra apa­re­ce en el vi­deo que hi­ce pú­bli­co”, co­men­tó Ma­riano en en­tre­vis­ta con EL UNI­VER­SAL.

Pa­ra él, su ma­yor mo­ti­va­ción son sus hi­jas, de 12 y sie­te años: “Mi men­sa­je era a cual­quier per­so­na, sin im­por­tar el se­xo y edad, só­lo que yo ten­go dos hi­jas, es­toy pen­san­do en ellas, por eso pu­se ese ejem­plo, por­que no me gus­ta­ría ver a mis ni­ñas en una con­di­ción así al­gún día”.

En ocho años de ta­xis­ta, di­jo, ha pre­sen­cia­do la mis­ma es­ce­na en al me­nos 10 oca­sio­nes. “Es­te ca­so me lla­mó la aten­ción por­que es muy jo­ven­ci­ta, no tie­ne más de 20 años. Tam­po­co ata­car a las mu­je­res y que de­jen de to­mar, co­mo tam­bién me lo han di­cho, a mí me im­por­ta un ble­do; las per­so­nas pue­den to­mar­se lo que quie­ran, pe­ro creo que de­be ser con con­cien­cia”, se­ña­ló.

Po­co an­tes de las 11 de la ma­ña­na, a Ma­riano le hi­cie­ron la pa­ra­da cer­ca del es­ta­dio de fut­bol en la ciu­dad de Pue­bla. Pri­me­ro sos­tu­vo con la jo­ven una conversación bre­ve so­bre el pre­cio de la ta­ri­fa por lle­var­la a la co­lo­nia don­de vi­ve.

Lue­go, ya en el ta­xi, ella le dio su nú­me­ro pa­ra que él le lla­ma­ra, gra­ba­ra en su te­lé­fono el nú­me­ro y pu­die­ra lla­mar­le en ca­so de re­que­rir otro día el ser­vi­cio. Ac­to se­gui­do, la chi­ca se que­dó dor­mi­da y fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dió gra­bar.

“Por fa­vor, si to­man no ma­ne­jen, pe­ro tam­po­co usen ta­xi u otro me­dio de trans­por­te en es­tas con­di­cio­nes. Se subió por las 10 de la ma­ña­na, es una chi­ca de me­nos de 20 años en to­tal es­ta­do de ebrie­dad”, se le es­cu­cha de­cir en el vi­deo.

El ta­xis­ta cuen­ta con la cer­ti­fi­ca­ción que pi­de el go­bierno del es­ta­do pa­ra la­bo­rar co­mo cho­fer de ta­xi. Ma­riano es­tu­dió has­ta el ba­chi­lle­ra­to, pe­ro ase­gu­ra que na­ció pa­ra pres­tar ese ti­po de ser­vi­cio.

“De­fi­ni­ti­va­men­te no es­tá con­ten­ta, ya le pe­dí una dis­cul­pa, pe­ro me ne­gó la opor­tu­ni­dad de pla­ti­car con ella. Le co­men­té que mi in­ten­ción no fue evi­den­ciar­la” MA­RIANO Ta­xis­ta po­blano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.