¿Prohi­bi­do en­fer­mar­se?

El Universal - - OPINIÓN -

Las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res me­xi­ca­nos en­tra­ron ha­ce años en una es­pi­ral de de­te­rio­ro de la cual pa­re­ce com­pli­ca­do que se pue­da me­ter re­ver­sa en el cor­to pla­zo.

Da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía, que pu­bli­ca hoy es­te dia­rio, re­fuer­zan esa ten­den­cia, pues de ca­da tres per­so­nas que cuen­tan con un em­pleo, dos ca­re­cen de pres­ta­ción pa­ra te­ner ac­ce­so a ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud. En nú­me­ros to­ta­les, sig­ni­fi­ca que de los po­co más de 50 mi­llo­nes que in­te­gran la po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va, 32.6 mi­llo­nes se en­cuen­tran en esa si­tua­ción.

Acu­dir al mé­di­co o aten­der­se un pa­de­ci­mien­to re­pre­sen­ta ele­va­das ero­ga­cio­nes pa­ra los tra­ba­ja­do­res con la in­elu­di­ble afec­ta­ción a sus in­gre­sos y las con­se­cuen­cias en su ca­li­dad de vi­da.

El da­to arro­ja tam­bién otras rea­li­da­des. En pri­mer lu­gar, los tra­ba­ja­do­res ca­re­cen de pres­ta­cio­nes ele­men­ta­les; si no cuen­tan con ac­ce­so al Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial, por ejem­plo, di­fí­cil­men­te se­rán acree­do­res a uti­li­da­des, pri­mas va­ca­cio­na­les o in­clu­so agui­nal­do. Ci­fras del Ine­gi re­fie­ren que de 35.9 mi­llo­nes de per­so­nas asa­la­ria­das, más de la ter­ce­ra par­te, 13.5 mi­llo­nes, no re­ci­be pres­ta­cio­nes.

Otra mues­tra de la du­ra reali­dad la­bo­ral es que ca­si 16 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos re­mu­ne­ra­dos desem­pe­ñan su tra­ba­jo sin te­ner un con­tra­to es­cri­to. ¿Dón­de es­tán las ins­ti­tu­cio­nes de de­fen­sa an­te la fla­gran­te vio­la­ción a la ley?

Una más: el grue­so de la po­bla­ción ocu­pa­da se en­cuen­tra en el sec­tor in­for­mal de la eco­no­mía. El país no ha po­di­do ge­ne­rar las fuen­tes de tra­ba­jo for­ma­les que per­mi­tan em­plear a los cien­tos de mi­les de jó­ve­nes que ca­da año in­gre­san al mun­do la­bo­ral. El sec­tor in­for­mal re­pre­sen­ta pre­ci­sa­men­te tra­ba­jos sin pres­ta­cio­nes y, por su­pues­to, sin el res­pec­ti­vo pa­go de im­pues­tos que ayu­da­rían a for­ta­le­cer las fi­nan­zas pú­bli­cas.

Los es­ta­dís­ti­cas so­bre con­di­cio­nes la­bo­ra­les con­fir­man que no bas­ta con la crea­ción de em­pleos, se re­quie­ren fuen­tes de tra­ba­jo que ga­ran­ti­cen las pres­ta­cio­nes so­cia­les es­ta­ble­ci­das en la nor­ma­ti­vi­dad, así co­mo re­tri­bu­cio­nes de­co­ro­sas.

Más de 20 mi­llo­nes de em­plea­dos en el país per­ci­ben en­tre uno y dos sa­la­rios mí­ni­mos en pro­me­dio.

Ba­jos suel­dos y la fal­ta de ga­ran­tías de te­ner ac­ce­so a ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud re­pre­sen­tan una com­bi­na­ción que pa­re­ce con­de­nar al país a man­te­ner los ele­va­dos ni­ve­les de po­bre­za y los ba­jos ín­di­ces de pro­duc­ti­vi­dad. En su­ma, una fór­mu­la de al­to ries­go so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.