¿Se atre­ve­rán los can­di­da­tos?

El Universal - - OPINIÓN - Por IG­NA­CIO MO­RA­LES LE­CHU­GA No­ta­rio pú­bli­co, ex pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca

Ya es­ta­mos in­mer­sos en el 2018. Los priís­tas ocu­pa­dos y preo­cu­pa­dos por sa­ber y con­fir­mar si Mea­de se­rá el can­di­da­to. El Fren­te en­tre la glo­ria y el in­fierno no pue­de de­fi­nir el mo­do de elec­ción. Mo­re­na es el úni­co que cuen­ta des­de que na­ció con can­di­da­to se­gu­ro. Sin em­bar­go, na­die pa­re­ce con­si­de­rar có­mo y, mu­cho me­nos, quié­nes de­ben in­te­grar el ga­bi­ne­te pre­si­den­cial.

Los co­la­bo­ra­do­res de un pre­si­den­te son tan im­por­tan­tes co­mo el Eje­cu­ti­vo mis­mo, son sus bra­zos y fi­nal­men­te el éxi­to o fra­ca­so, pres­ti­gio o des­pres­ti­gio de­pen­den en gran me­di­da del cuer­po de ser­vi­do­res que se­lec­cio­ne.

So­ña­mos con una tran­si­ción pac­ta­da, sin vio­len­cia que re­for­ma­ra al go­bierno y és­te ac­tua­ra con más de­mo­cra­cia, se­gu­ri­dad y jus­ti­cia.

Tu­vi­mos al­ter­nan­cia, cam­bio de pro­ta­go­nis­tas en la ta­rea de go­ber­nar, pe­ro el sis­te­ma y los mé­to­dos no va­ria­ron. Pa­ra ser jus­to se avan­zó en la trans­pa­ren­cia par­cial­men­te. Pe­ro to­do aque­llo que los po­lí­ti­cos per­ci­ben que los pue­de da­ñar, lo re­ser­van.

Des­de 2000, año de la al­ter­nan­cia, se re­pi­tie­ron las con­duc­tas que se pre­ten­día erra­di­car. El país ob­tu­vo gran­des in­gre­sos por el pe­tró­leo, más de cien dó­la­res por ba­rril, y se mal­gas­ta­ron. Los po­lí­ti­cos se au­men­ta­ron los suel­dos y la bu­ro­cra­cia cre­ció ex­po­nen­cial­men­te. Ade­más, se crea­ron con­se­jos y co­mi­sio­nes “ciu­da­da­nas” cu­ya uti­li­dad es dis­cu­ti­ble. Lo úni­co real fue el cre­ci­mien­to del po­der de los go­ber­na­do­res y de los par­ti­dos po­lí­ti­cos y así em­pe­za­ron a dis­tri­buir­se pues­tos y car­gos en co­mi­sio­nes. Aho­ra la jus­ti­cia es­tá su­je­ta a los in­tere­ses par­ti­dis­tas, las fis­ca­lías de la na­ción, de pro­ce­sos elec­to­ra­les y an­ti­co­rrup­ción, pa­re­cie­ran no im­por­tar­les, pe­ro en reali­dad es­tán den­tro del jue­go po­lí­ti­co, se han vuel­to mo­ne­da de cam­bio. En do­ce años la al­ter­nan­cia nos de­mos­tró que sin tran­si­ción se vuel­ven ga­to­par­dia­nos los cam­bios.

El ac­tual go­bierno se ini­ció con una gran es­pe­ran­za, la uni­dad de los par­ti­dos en pos del cam­bio, na­ció el pac­to por Mé­xi­co, sin em­bar­go, aca­bó en 2015 el es­fuer­zo, al en­trar a las elec­cio­nes in­ter­me­dias.

2018 vuel­ve a des­per­tar la es­pe­ran­za de cam­bios y eli­mi­na­ción de vi­cios, des­via­cio­nes y re­za­gos de los úl­ti­mos go­bier­nos, co­mo ca­da seis años.

¿Cum­pli­rá el elec­to? No lo sa­be­mos. ¿Quién ga­na­rá? Tam­po­co. Por ello es pre­ci­so que quién sea elec­to, pre­sen­te su com­pro­mi­so de pro­gra­ma de go­bierno y el ga­bi­ne­te que lo acom­pa­ña­rá. Que exis­tan de­ba­tes reales.

Ello per­mi­ti­rá a los elec­to­res emi­tir un vo­to ra­zo­na­do que des­can­se en la opi­nión so­bre el pres­ti­gio de los co­la­bo­ra­do­res y la reali­dad y po­si­bi­li­dad de eje­cu­ción de sus pro­gra­mas.

¿Es­ta­rán cons­cien­tes los po­lí­ti­cos del gran des­pres­ti­gio que su­fren fren­te a los jó­ve­nes y que un al­to por­cen­ta­je de la ciu­da­da­nía es­tá de­cep­cio­na­da in­de­pen­dien­te­men­te del par­ti­do y co­lor que re­pre­sen­ten? Sa­brán que en­jui­cia­rán a prác­ti­ca­men­te to­dos los po­lí­ti­cos, en quie­nes, por cier­to, la con­fian­za es­tá cer­ca de ce­ro.

Los can­di­da­tos que quie­ran re­cu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad per­di­da tie­nen que re­clu­tar a sus co­la­bo­ra­do­res con pro­ba­da ca­pa­ci­dad y ho­nes­ti­dad en la so­cie­dad, aca­de­mia, ini­cia­ti­va pri­va­da o in­clu­so po­lí­ti­cos, y abrir es­pa­cios a nue­vas per­so­nas. Na­die quie­re más de lo mis­mo, que es lo que nos ofre­cen los par­ti­dos. Co­mo el di­cho po­lí­ti­co del do­mi­nó, por más que se ha­ce la sopa sa­len las mis­mas mu­las.

Los in­de­pen­dien­tes son tam­bién una ex­pre­sión del har­taz­go ha­cia los go­ber­nan­tes, pe­ro ca­si to­dos son ex mi­li­tan­tes de par­ti­dos.

La inep­ti­tud, co­rrup­ción e in­di­fe­ren­cia de la cla­se po­lí­ti­ca y la po­bre­za de­man­dan so­lu­cio­nes di­fe­ren­tes. ¿Se atre­ve­rán los can­di­da­tos?

2018 vuel­ve a des­per­tar la es­pe­ran­za de cam­bios y eli­mi­na­ción de vi­cios de los úl­ti­mos go­bier­nos, co­mo ca­da seis años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.