Es­pe­ran­zas va­gas, te­mo­res pre­ci­sos

El Universal - - OPINIÓN - Por AR­TU­RO SARUKHÁN Con­sul­tor in­ter­na­cio­nal

Pa­re­ce una eter­ni­dad. Pe­ro ape­nas ha pa­sa­do un año des­de que Do­nald Trump fue elec­to pre­si­den­te, y la re­tahí­la de es­cán­da­los, así co­mo de ac­ti­tu­des, de­ci­sio­nes y pro­nun­cia­mien­tos de­plo­ra­bles ema­nan­do de la Ofi­ci­na Oval no tie­nen pre­ce­den­te en la his­to­ria po­lí­ti­ca mo­der­na es­ta­dou­ni­den­se. Hoy no pa­so nue­va re­vis­ta a la mal­ha­da­da ópe­ra bu­fa que es has­ta aho­ra la ges­tión del man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se; mi­ro ha­cia ade­lan­te, pa­ra atis­bar qué su­ce­de de aquí al si­guien­te par­tea­guas im­por­tan­te en el ca­len­da­rio po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se, las elec­cio­nes in­ter­me­dias en no­viem­bre 2018.

De en­tra­da, no hay que es­pe­rar un cam­bio en el pro­ce­der de Trump. Hu­bo quie­nes ar­gu­men­ta­ron que sus pos­tu­ras eran tea­tro po­lí­ti­co y he­rra­mien­ta elec­to­ral y que las mo­de­ra­ría una vez ins­ta­la­do en la Ca­sa Blan­ca. Es­tos me­ses ya de­be­rían ha­ber ba­rri­do con esa no­ción. Los exa­brup­tos ma­ña­ne­ros en re­des so­cia­les a los que nos tie­ne ha­bi­tua­dos su­gie­ren que per­sis­ti­rá en desatar bron­cas in­ne­ce­sa­rias, aun cuan­do eso lo per­ju­di­que; vean sus ata­ques cons­tan­tes a le­gis­la­do­res y li­de­raz­go re­pu­bli­ca­nos. A pe­sar de que no ha lo­gra­do ob­te­ner una so­la vic­to­ria le­gis­la­ti­va, que de­pen­de de su ban­ca­da pa­ra sa­car ade­lan­te la re­for­ma fis­cal y que re­que­ri­rá del GOP ya sea pa­ra arro­par su de­ci­sión de sa­lir­se del TLCAN o apro­bar un acuer­do re­ne­go­cia­do an­te pre­vi­si­ble opo­si­ción y re­ti­cen­cia bi­par­ti­dis­tas en un año elec­to­ral, Trump per­sis­te en em­bes­tir con ata­ques ad ho­mi­nem a Re­pu­bli­ca­nos con los que dis­cre­pa, pa­ra así “ablan­dar­los”. Ello au­gu­ra un cal­va­rio en el Ca­pi­to­lio, aun cuan­do es pa­ten­te que el GOP lle­ga­ría muy de­bi­li­ta­do a las ur­nas en 2018 sin un ré­cord de éxi­to le­gis­la­ti­vo. Su com­por­ta­mien­to ha avi­va­do ade­más per­cep­cio­nes de co­lu­sión y obs­truc­ción de jus­ti­cia an­te las in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so so­bre el pa­pel ru­so en la elec­ción, pro­ce­so que ya co­bró sus pri­me­ras ba­jas y que po­dría to­car en se­ma­nas por ve­nir al círcu­lo fa­mi­liar del pre­si­den­te. La fal­ta de lo­gros tam­bién pe­sa­rá a la ho­ra en que su equi­po co­mien­ce a re­dac­tar su pri­mer in­for­me an­te el Con­gre­so en enero pró­xi­mo. Y con pro­me­sas de cam­pa­ña en lim­bo, la ten­ta­ción a re­cu­rrir a gol­pes de efec­to con su ba­se po­dría mar­car el arran­que del nue­vo año po­lí­ti­co. Se­gui­re­mos ates­ti­guan­do su asal­to a la se­pa­ra­ción de po­de­res y me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Pe­ro aquí es evi­den­te que más allá del da­ño es­truc­tu­ral que Trump es­tá cau­san­do a la de­mo­cra­cia de EU, el an­da­mia­je cons­ti­tu­cio­nal es­tá ha­cien­do lo que fue di­se­ña­do pa­ra ha­cer: equi­li­brar al Eje­cu­ti­vo.

La pri­me­ra prue­ba de fue­go real ocu­rri­rá en un año, con las elec­cio­nes in­ter­me­dias. Los de­mó­cra­tas ne­ce­si­tan ob­te­ner 24 es­ca­ños pa­ra asu­mir el con­trol de la Cá­ma­ra y tres en el Se­na­do. Pe­ro la ca­pa­ci­dad del GOP en la úl­ti­ma dé­ca­da pa­ra ma­ni­pu­lar dis­tri­tos ha de­ri­va­do en me­nos dis­tri­tos com­pe­ti­ti­vos, y en 2018 ha­brá en el Se­na­do más es­ca­ños de­mó­cra­tas en jue­go (25) que re­pu­bli­ca­nos (9). No obs­tan­te, hay se­ña­les tem­pra­ne­ras que de­bie­ran ge­ne­rar op­ti­mis­mo en las fi­las de­mó­cra­tas: en­cues­tas que les dan la ven­ta­ja ge­né­ri­ca más ele­va­da (15 pun­tos) en dé­ca­das pa­ra una elec­ción in­ter­me­dia; y los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les la se­ma­na pa­sa­da, so­bre to­do en Vir­gi­nia, don­de el vo­to ur­bano y sub­ur­bano se mo­vi­li­zó pa­ra re­cha­zar so­no­ra­men­te a Trump. No ca­be du­da que ello mos­tró que la mar­ca GOP es­tá se­ria­men­te da­ña­da, cor­te­sía del pre­si­den­te. Los de­mó­cra­tas es­tán di­vi­di­dos y pe­lea­dos, y en el par­ti­do la po­lí­ti­ca de iden­ti­dad que in­du­da­ble­men­te ha he­cho de EU un país más to­le­ran­te, li­be­ral y jus­to pa­ra mi­no­rías ét­ni­cas y se­xua­les es­tá con­tra­pun­tea­da con la ur­gen­cia de re­co­nec­tar con vo­tan­tes de cue­llo azul —so­cial y cul­tu­ral­men­te con­ser­va­do­res— que Trump les arre­ba­tó ha­ce un año. La po­lí­ti­ca hoy en EU es más so­bre na­rra­ti­va y la ca­pa­ci­dad de con­tar his­to­rias que so­bre po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Los de­mó­cra­tas, que hoy tie­nen la me­jor me­lo­día, aún no en­cuen­tran la le­tra ade­cua­da pa­ra acom­pa­ñar­la, y los es­ta­dou­ni­den­ses se es­tán acos­tum­bran­do al reality show de su man­da­ta­rio. Y si bien los re­pu­bli­ca­nos ya no pue­den di­si­mu­lar­que su pac­to fa us ti ano co­nT­rump los vuel­ve cóm­pli­ces del pre­si­den­te, no lo han aban­do­na­do( con to­do y los tres se­na­do­res que lo de­nun­cia­ron al anun­ciar su de­ci­sión de no con­ten­der en 2018). Así, el úni­co es­ce­na­rio que sí po­de­mos an­ti­ci­par en los pró­xi­mos me­ses es que la po­la­ri­za­ción en EU só­lo se in­ten­si­fi­ca­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.