TL­CAN: quin­ta ron­da de ne­go­cia­ción

El Universal - - OPI­NIÓN - Por RO­GE­LIO RA­MÍ­REZ DE LA O Ana­lis­ta eco­nó­mi­co. ro­grao@gmail.com

El TL­CAN ini­cia pron­to su quin­ta ron­da de ne­go­cia­ción, que de­be ser eta­pa de de­fi­ni­cio­nes. És­tas tie­nen que re­fe­rir­se por fuer­za a las pro­pues­tas es­ta­dou­ni­den­ses que ya es­tán en la me­sa. Des­de un ini­cio hu­bo re­nuen­cia en el go­bierno y gru­pos em­pre­sa­ria­les me­xi­ca­nos a si­quie­ra con­tem­plar­las, cuan­do se re­fi­rie­ron a ellas co­mo “inacep­ta­bles”.

En la quin­ta ron­da de ne­go­cia­cio­nes, no só­lo las van a te­ner que dis­cu­tir, sino se­ría bueno que lle­va­ran al­gu­na con­tra-pro­pues­ta. Pa­ra eso, de­be­ría ha­ber una eva­lua­ción en dos ni­ve­les.

El pri­mer ni­vel es lo que im­por­ta el TL­CAN a Mé­xi­co. Su prin­ci­pal va­lor es ma­cro­eco­nó­mi­co, co­mo ba­se de cer­ti­dum­bre pa­ra las in­ver­sio­nes. De ahí el va­lor de mer­ca­do de las in­ver­sio­nes en Mé­xi­co, tan­to las ex­tran­je­ras, co­mo las me­xi­ca­nas. Es gra­cias a es­ta va­lo­ra­ción que las em­pre­sas me­xi­ca­nas han al­can­za­do va­lo­res mul­ti­mi­llo­na­rios en las bol­sas glo­ba­les y que ha­yan po­di­do emi­tir cuan­tio­sa deu­da ex­ter­na de­no­mi­na­da en dó­la­res.

El se­gun­do ni­vel es el re­la­ti­vo al cre­ci­mien­to de la ex­por­ta­ción y del em­pleo tam­bién fa­ci­li­ta­dos por el tra­ta­do. Es­te ha per­mi­ti­do que el va­lor de la ex­por­ta­ción a Es­ta­dos Uni­dos ha­ya au­men­ta­do cua­tro ve­ces des­de 1993 me­di­do en dó­la­res cons­tan­tes. Sin em­bar­go, el va­lor agre­ga­do o pro­duc­to in­terno bru­to de la pro­duc­ción ma­nu­fac­tu­re­ra só­lo au­men­tó 1.8 ve­ces en pe­sos cons­tan­tes. Así, aun­que cre­ció mu­cho el va­lor del co­mer­cio ex­te­rior, su im­pac­to fue muy me­nor en el PIB ma­nu­fac­tu­re­ro. Es­to es por­que en mu­chos ren­glo­nes Mé­xi­co de­ci­dió pro­du­cir con ma­te­rial im­por­ta­do, per­dien­do la opor­tu­ni­dad de in­cor­po­rar va­lor pro­pio. Co­mo con­se­cuen­cia, no hu­bo crea­ción de em­pleos bien re­mu­ne­ra­dos y de ahí que la di­fe­ren­cia de sa­la­rios en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos-Ca­na­dá se ha­ya man­te­ni­do en 1 a 7.

Es­ta dis­tin­ción nos ten­dría que de­cir que el ma­yor va­lor del tra­ta­do es­tá en el pri­mer ni­vel. Por lo tan­to, si el go­bierno quie­re pre­ser­var la ba­se ma­cro­eco­nó­mi­ca de cer­ti­dum­bre, tie­ne que ne­go­ciar los plan­tea­mien­tos es­ta­dou­ni­den­ses que per­te­ne­cen al se­gun­do ni­vel y ce­der has­ta don­de sea po­lí­ti­ca­men­te po­si­ble. Mé­xi­co tie­ne que te­ner cla­ro que ne­go­ciar te­mas que afec­tan el flu­jo de co­mer­cio de mer­can­cías tie­ne po­co cos­to com­pa­ra­do con el cos­to ma­cro­eco­nó­mi­co de que se can­ce­le el tra­ta­do.

Por otro la­do, no to­das las pro­pues­tas es­ta­dou­ni­den­ses que se re­fie­ren a los flu­jos de co­mer­cio ten­drían re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas pa­ra Mé­xi­co en el me­diano pla­zo. Por ejem­plo, te­ner una ma­yor re­gla de ori­gen re­gio­nal po­dría ser po­si­ti­vo, si Mé­xi­co se ani­ma a in­ver­tir en los in­su­mos que aho­ra son im­por­ta­dos, aun­que en el cor­to pla­zo pa­rez­ca que es una im­po­si­ción fue­ra de las re­glas del mer­ca­do.

Igual­men­te, au­men­tar los sa­la­rios en Mé­xi­co pa­ra re­du­cir la bre­cha en­tre los sa­la­rios de Es­ta­dos Uni­dos y los de Mé­xi­co se­ría po­si­ti­vo pa­ra el bie­nes­tar en nues­tro país y da­ría atrac­ti­vo a nues­tro mer­ca­do, aun­que no se pue­de ha­cer de gol­pe. Es por es­to que Mé­xi­co per­dió ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra con Es­ta­dos Uni­dos, pues las ex­por­ta­cio­nes de es­te úl­ti­mo a Mé­xi­co son tan so­lo 3% de su pro­duc­to in­terno bru­to (PIB), cuan­do las nues­tras a Es­ta­dos Uni­dos equi­va­len a 30% de nues­tro PIB. Los sa­la­rios te­nían que au­men­tar al­gún día y en es­te pun­to se­rá muy di­fí­cil pa­ra Mé­xi­co ne­gar­se a ne­go­ciar.

Tam­bién hay co­sas que son di­fí­ci­les de acep­tar, co­mo ta­ri­fas es­ta­cio­na­les a las ex­por­ta­cio­nes agrí­co­las de Mé­xi­co y la re­no­va­ción del tra­ta­do ca­da cin­co años, so pe­na de que se can­ce­le. Pe­ro aun es­tas de­man­das po­drían te­ner que ne­go­ciar­se por lo me­nos inacep­ta­ble que re­sul­te, co­mo ya fue el ca­so del re­cien­te acuer­do so­bre azú­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.