Pu­ri­fi­ca­ción Car­pin­tey­ro

La am­bi­ción no des­can­sa, me­nos en in­ter­cam­pa­ña

El Universal - - NACIÓN -

Na­die pue­de ne­gar que nues­tro sis­te­ma elec­to­ral pa­re­ce co­me­dia de en­re­dos. Por un la­do, si no fue­se por el des­per­di­cio de re­cur­sos que pu­die­ron ha­ber­se des­ti­na­do a otros tan­tos fi­nes mu­cho más me­ri­to­rios, el te­ma de las pre­can­di­da­tu­ras da­ría ri­sa.

Por otro, ape­nas cua­tro días, es de­cir el pa­sa­do 12 de fe­bre­ro, co­men­zó el lla­ma­do pe­rio­do de “in­ter­cam­pa­ña”, que ter­mi­na­rá el 29 de mar­zo. Cua­ren­ta y seis días du­ran­te los cua­les los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­be­rán abo­car­se ex­clu­si­va­men­te a “di­fun­dir men­sa­jes ge­né­ri­cos con con­te­ni­do úni­ca­men­te ins­ti­tu­cio­nal y no po­drán pro­mo­cio­nar el vo­to o al­gu­na pre­can­di­da­tu­ra o can­di­da­tu­ra”.

Un tiem­po en el que los as­pi­ran­tes a al­gún car­go pú­bli­co no pue­den rea­li­zar ac­tos an­ti­ci­pa­dos de cam­pa­ña o a emi­tir men­sa­jes que con­vo­quen al vo­to, con­lle­van­do a un al­to de­fi­ni­ti­vo a cual­quier ti­po de pu­bli­ci­dad a su fa­vor.

Es­tos vai­ve­nes de las re­glas pa­re­cie­ran for­mar par­te del in­trín­gu­lis de los jue­gos po­lí­ti­cos de los par­ti­dos. Des­de la óp­ti­ca de un es­tra­te­ga po­lí­ti­co, las re­glas per­mi­ten a los par­ti­dos sa­lir a es­ce­na en un pri­mer mo­men­to pa­ra me­dir fuer­zas y ja­lar agua ha­cia su mo­lino.

Así, unos y otros con­si­guie­ron sus pri­me­ras me­di­cio­nes; así, unos y otros es­truc­tu­ra­ron sus alian­zas y mi­die­ron sus dis­cur­sos; así, unos y otros se po­si­cio­na­ron, y aho­ra, des­pués de la pri­me­ra ba­ta­lla, pue­den re­ti­rar­se a sus cuar­te­les a con­tar sus ba­jas y a es­truc­tu­rar nue­vas alian­zas pa­ra la ba­ta­lla fi­nal.

Tie­nen lo que res­ta de los 46 días del pe­río­do de in­ter­cam­pa­ña, con­si­de­ran­do que es­te pe­rio­do se­rá crí­ti­co pa­ra ali­near a su ejér­ci­to, al que no ha­bían ni nom­bra­do ni con­vo­ca­do en la pri­me­ra ba­ta­lla —que ape­nas fue un round de som­bra—.

Ese ejér­ci­to que es­ta­rá recién nom­bra­do, se com­pon­drá de quie­nes se es­tén pos­tu­lan­do pa­ra las can­di­da­tu­ras a 629 car­gos a ni­vel fe­de­ral y 2 mil 777 a ni­vel lo­cal. Si se con­si­de­ra que de en­tre 3 mil 406 pos­tu­lan­tes fe­de­ra­les y lo­ca­les, tu­vie­sen un pro­me­dio de mil vo­tan­tes, es­ta­ría­mos ha­blan­do de una vo­ta­ción ge­ne­ral de 3.4 mi­llo­nes de vo­tos a fa­vor del can­di­da­to que lo­gra­se el mi­la­gro.

Y es que, en la jor­na­da elec­to­ral, a ni­vel fe­de­ral, se ele­gi­rán una pre­si­den­ta o pre­si­den­te; 128 se­na­do­ras y se­na­do­res; 500 dipu­tadas y dipu­tados; y a ni­vel lo­cal, 9 ti­tu­la­res de Po­de­res Eje­cu­ti­vos lo­ca­les: 8 go­ber­na­do­ras o go­ber­na­do­res y una Je­fa­tu­ra del Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co; 972 dipu­tacio­nes lo­ca­les; 16 al­cal­días; 160 con­se­ja­les en la Ciu­dad de Mé­xi­co; in­te­gran­tes de 24 jun­tas mu­ni­ci­pa­les en el es­ta­do de Cam­pe­che y mil 596 pre­si­den­cias mu­ni­ci­pa­les.

Pre­gun­ta­rán aca­so qué tie­ne que ver es­to con la in­ter­cam­pa­ña, y aun­que me pa­re­ce ob­vio —an­te el evi­den­te éxo­do de gru­pos y per­so­na­jes pú­bli­cos que per­te­ne­cien­do a fuer­zas opo­si­to­ras op­ta­ron por cam­biar de ca­mi­se­ta— es­te se­rá el pe­rio­do en el que los pá­ja­ros mi­gran­tes, aque­llos que no al­can­cen hue­so en un gru­po po­lí­ti­co, buscarán en­con­trar­lo en otro ofre­cien­do a cam­bio el po­der de los vo­tos que pue­den con­vo­car.

Es­te se­rá un pe­rio­do de ne­go­cia­cio­nes en el que las can­di­da­tu­ras se otor­ga­rán a quie­nes más apo­yos pue­dan brin­dar a los par­ti­dos, y así se irán de­fi­nien­do des­de con­ce­ja­les, in­te­gran­tes de jun­tas mu­ni­ci­pa­les, pre­si­den­cias mu­ni­ci­pa­les, al­cal­días, dipu­tacio­nes lo­ca­les, fe­de­ra­les, gu­ber­na­tu­ras y de­más.

Del resultado de es­tas de­fi­ni­cio­nes de­pen­de­rá en mu­cho la vo­ta­ción pre­si­den­cial, pues­to que el apo­yo des­de las ba­ses re­pre­sen­ta­rá in­ne­ga­ble­men­te el vo­to firme con el que pue­den o no con­tar los dis­tin­tos can­di­da­tos. Por ello, es­tas de­ci­sio­nes son de la ma­yor tras­cen­den­cia.

Así es que, si en enero y co­mien­zos de fe­bre­ro cam­bia­ron mu­chas igua­nas de co­lor, aún no he­mos vis­to na­da. Fe­bre­ro y mar­zo nos de­ja­rán ató­ni­tos: no hay si­len­cio en es­ta noche, ni to­do es­tá en cal­ma, ni el múscu­lo duer­me y mu­cho me­nos la am­bi­ción des­can­sa.

Si en enero y co­mien­zos de fe­bre­ro cam­bia­ron mu­chas igua­nas de co­lor, aún no he­mos vis­to na­da. Fe­bre­ro y mar­zo nos de­ja­rán ató­ni­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.