Héc­tor de Mau­león En de­fen­sa de la me­mo­ria en una ciu­dad con Alz­hei­mer

El Universal - - NACIÓN - @hde­mau­leon, de­mau­leon@hot­mail.com

En la es­qui­na de Pal­ma y 16 de Sep­tiem­bre vi­vió el pri­mer pro­pie­ta­rio de un au­to­mó­vil que hu­bo en Mé­xi­co: Fer­nan­do de Te­re­sa. En 16 de Sep­tiem­bre 11 es­tu­vo el ci­ne Olim­pia, en don­de se es­tre­nó la pri­me­ra pe­lí­cu­la so­no­ra: El can­tan­te de jazz. En 1525 abrió en una ca­lle de la Ciu­dad de Mé­xi­co un me­són que ofre­cía a los fo­ras­te­ros ca­ma, pan y vino: des­de en­ton­ces esa ca­lle re­ci­be el nom­bre de Me­so­nes.

En Uru­guay e Isa­bel la Ca­tó­li­ca, un pri­mo de Her­nán Cor­tés abrió una de las ta­ber­nas más an­ti­guas de que hay no­ti­cia. En Re­pú­bli­ca de El Sal­va­dor y Al­da­co es­tu­vo la ca­sa en que na­ció el cro­nis­ta al que de­be­mos las pri­me­ras cró­ni­cas so­bre la lle­ga­da del auto, la luz eléc­tri­ca y el tran­vía (se lla­ma­ba Án­gel de Cam­po).

En Ve­nus­tiano Ca­rran­za 37 se ha­lla la que hoy es la can­ti­na más an­ti­gua de la ciu­dad, El Ga­llo de Oro, abier­ta en 1874 —en la que ofi­cia­ba el poe­ta es­pa­ñol Pe­dro Gar­fias. En el si­glo XVIII se abrie­ron en 5 de Fe­bre­ro las pri­me­ras bo­ti­cas que hu­bo en la Ciu­dad —y ahí si­guen, só­lo que aho­ra se lla­man Pa­rís, Cen­tral Mé­di­ca, Si­mi­la­res…

La cár­cel más te­mi­ble del si­glo XIX, la de Be­lén, es hoy una es­cue­la: el Cen­tro Cul­tu­ral Re­vo­lu­ción; de ahí es­ca­pó el fa­mo­so Chu­cho El Ro­to. En Co­rreo Ma­yor 119, la pri­me­ra Miss Mé­xi­co de la his­to­ria ase­si­nó a su ma­ri­do de seis ti­ros. En Man­za­na­res 25 es­tá la que se con­si­de­ra la ca­sa más an­ti­gua que exis­te en la Ciu­dad.

En Gua­te­ma­la 31 es­tu­vo la ca­sa del mé­di­co Cris­tó­bal de Oje­da, que aten­dió a Cuauh­té­moc de las que­ma­du­ras su­fri­das du­ran­te su cé­le­bre tor­men­to. En Me­so­nes y 20 de No­viem­bre hu­bo una ca­pi­lla a la que só­lo po­día asis­tir la po­bla­ción ne­gra de la capital, en un tiem­po en que a es­ta po­bla­ción no se le per­mi­tía “re­unir­se en nú­me­ro ma­yor de tres, ni de día ni de noche, so pe­na de cien azotes”.

En una ve­cin­dad de la ca­lle de Mo­ne­da na­ció Ga­briel Var­gas, el au­tor en­tra­ña­ble de La Fa­mi­lia Bu­rrón. En la es­qui­na de Emi­li­ano Za­pa­ta y San­tí­si­ma es­tu­vo la ca­sa don­de Fran­cis­co Cer­van­tes de Sa­la­zar es­cri­bió la pri­me­ra cró­ni­ca de­di­ca­da a la Ciu­dad de Mé­xi­co. En Isa­bel la Ca­tó­li­ca 7 es­tu­vo la im­pren­ta don­de Luis G. In­clán im­pri­mió, en 1865, una no­ve­la inol­vi­da­ble: As­tu­cia.

En Ta­cu­ba 65 vi­vió la úl­ti­ma vi­rrei­na de la Nue­va Es­pa­ña, a la que Car­los Ma­ría de Bus­ta­man­te vio mo­rir en la in­di­gen­cia: Ma­ría Jo­se­fa Sán­chez de O’Do­no­jú.

En tres años más la Ciu­dad de Mé­xi­co cum­pli­rá 500 de ha­ber si­do fun­da­da. A pe­sar de los desas­tres na­tu­ra­les y las gue­rras; a pe­sar de la des­truc­ción del pa­sa­do co­lo­nial per­pe­tra­da du­ran­te la Re­for­ma y el Por­fi­ria­to; a pe­sar de los go­bier­nos de la Re­vo­lu­ción, ávi­dos de de­rri­bar­lo to­do pa­ra le­van­tar in­mue­bles a tra­vés de los cua­les lu­crar y en­ri­que­cer­se, la vie­ja so­be­ra­na de los la­gos con­ser­vó en sus ca­lles fan­tas­mas que na­rra­ban su pa­sa­do, cons­truc­cio­nes que co­mo bar­cos en­ca­lla­dos veían pa­sar los si­glos.

Has­ta me­dia­dos del si­glo XIX la gen­te sa­bía leer las ciu­da­des que ha­bi­ta­ba por­que las ciu­da­des te­nían a flor de piel su me­mo­ria. Luis Gon­zá­lez Obre­gón afir­ma que en las vo­ces Mix­cal­co y Tlax­coa­que que­da­ban ecos de Te­noch­titlan; que la me­mo­ria de los mi­sio­ne­ros fran­cis­ca­nos y agus­ti­nos se con­ser­vó in­de­le­ble en ca­lles que se lla­ma­ron San Fran­cis­co y San Agus­tín; que los co­le­gios fun­da­dos en épo­cas re­mo­ta s le­ga­ron sus nom­bres a San Juan de Le­trán­ySa­nIl de fon so; que las ca­lles de Chav arría yLó pez per­pe­tua­ron la me­mo­ria de hom­bres ilus­tres por su vir­tud, su ri­que­za o su va­lor.

A prin­ci­pios del si­glo XX, sin em­bar­go, las ca­lles per­die­ron su nom­bre ori­gi­nal y se les im­pu­so uno nue­vo: el de las re­pú­bli­cas la­ti­noa­me­ri­ca­nas que ha­bían fes­te­ja­do el cen­te­na­rio de la Con­su­ma­ción de la In­de­pen­den­cia. Des­de esa fe­cha de­ja­mos de leer a la Ciu­dad y los vie­jos edi­fi­cios se vol­vie­ron só­lo eso: edi­fi­cios arrum­ba­dos en es­qui­nas co­mo an­cia­nos que una fa­mi­lia to­le­ra, y en el fon­do des­pre­cia.

En unas dé­ca­das to­do lo que an­tes era hi­to de la me­mo­ria se per­dió: ca­mi­na­mos sin en­ten­der, so­nám­bu­los en nues­tra pro­pia ur­be.

Ha­ce tres años, du­ran­te un ac­to pú­bli­co, Ra­fael Pé­rez Gay y yo le di­ji­mos al je­fe de Go­bierno Mi­guel Án­gel Mancera que era po­si­ble re­ver­tir 150 años de de­mo­li­ción de la me­mo­ria co­lo­can­do en los edi­fi­cios his­tó­ri­cos del cen­tro pe­que­ñas pla­cas que in­for­ma­ran so­bre su pa­sa­do.

Mancera se com­pro­me­tió a ha­cer­lo. Tres años más tar­de 200 lu­ga­res po­drán con­tar bre­ve­men­te su his­to­ria. 200 pla­cas iden­ti­fi­ca­ti­vas se­rán co­lo­ca­das du­ran­te las se­ma­nas si­guien­tes en los mu­ros de la Muy No­ble: se le de­vol­ve­rá por fin a la Ciu­dad una pe­que­ña par­te de sus re­cuer­dos per­di­dos.

Un ac­to en de­fen­sa de la me­mo­ria en una ciu­dad con Alz­hei­mer. Po­cas ale­grías tan in­ten­sas co­mo la de ha­ber te­ni­do la suer­te de par­ti­ci­par en es­ta es­pe­cie de “De­cla­ra­ción de amor” a la an­ti­gua y mag­ní­fi­ca Ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.