Re­tos de la jus­ti­cia la­bo­ral

El Universal - - OPINIÓN -

Con el tiem­po en­ci­ma, el Po­der Le­gis­la­ti­vo se en­cuen­tra a me­nos de dos se­ma­nas de apro­bar la nor­ma­ti­vi­dad re­gla­men­ta­ria a la re­for­ma a la Ley Fe­de­ral de Tra­ba­jo pu­bli­ca­da en el Diario Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción en fe­bre­ro de 2017, y que es­ta­ble­ció un año pa­ra lo­grar tal co­me­ti­do.

El cam­bio su­po­ne un nue­vo mo­de­lo en la re­so­lu­ción de pro­ble­mas en la ma­te­ria. Des­apa­re­ce­rán las Jun­tas de Con­ci­lia­ción y Ar­bi­tra­je has­ta aho­ra de­pen­dien­tes de los po­de­res Eje­cu­ti­vos —fe­de­ral y lo­ca­les— pa­ra dar lu­gar a tri­bu­na­les la­bo­ra­les que es­ta­rán ads­cri­tos al Po­der Ju­di­cial. Tam­bién se crea­rán cen­tros de con­ci­lia­ción, los cua­les se­rán el pri­mer fil­tro pa­ra evi­tar que los con­flic­tos lle­guen a los juz­ga­dos.

La ca­rac­te­rís­ti­ca que ha do­mi­na­do en las jun­tas de con­ci­lia­ción a lo lar­go de un si­glo de his­to­ria es el re­za­go. En fe­bre­ro del año pa­sa­do, ci­fras de la Jun­ta Fe­de­ral de Con­ci­lia­ción y Ar­bi­tra­je re­gis­tra­ban que 300 mil ex­pe­dien­tes es­ta­ban en es­pe­ra de re­so­lu­ción y ca­da año en pro­me­dio 83 mil trabajadores ini­cian una de­man­da con­tra sus em­plea­do­res. Lle­var a jui­cio a pa­tro­nes re­sul­ta en una vir­tual prue­ba de re­sis­ten­cia, ade­más de re­pre­sen­tar una in­ter­mi­na­ble tra­ve­sía por ofi­ci­nas y au­dien­cias.

Es­pe­cia­lis­tas en de­re­cho la­bo­ral han ex­pli­ca­do en es­tas pá­gi­nas que lue­go de que un jui­cio es re­suel­to, pue­den pa­sar años an­tes de que se eje­cu­te la re­so­lu­ción, sea la re­ins­ta­la­ción del tra­ba­ja­dor o el pa­go de sa­la­rios caí­dos. Bu­ro­cra­cia y len­ti­tud ope­ran usual­men­te con­tra el tra­ba­ja­dor, mien­tras des­de la otra par­te se acu­sa a la fal­ta de pre­su­pues­to co­mo el ori­gen de los re­tra­sos. La di­la­ción tam­bién afec­ta a quie­nes ge­ne­ran em­pleos.

Es cla­ra la exis­ten­cia de una si­tua­ción anó­ma­la que fre­na la apli­ca­ción ex­pe­di­ta de jus­ti­cia y que re­quie­re so­lu­ción in­me­dia­ta.

Al Po­der Ju­di­cial se le vie­ne tam­bién un re­to enorme cuan­do el país aún es­tá ter­mi­nan­do de asi­mi­lar el sis­te­ma de jus­ti­cia oral.

Lo­grar un cli­ma la­bo­ral jus­to y que dé cer­te­za tan­to al em­plea­do co­mo al tra­ba­ja­dor pue­de re­sul­tar in­clu­si­ve en un im­pul­so a la pro­duc­ti­vi­dad y a la lle­ga­da de in­ver­sión.

Por las ra­zo­nes an­te­rio­res el do­cu­men­to que pre­sen­ten los le­gis­la­do­res de­be ser una vía de re­so­lu­ción ex­pe­di­ta a los con­flic­tos obre­ro-pa­tro­na­les, sin que se mu­ti­len los de­re­chos al­can­za­dos por el tra­ba­ja­dor. En sus ma­nos es­tá que el mar­co que re­gi­rá la re­so­lu­ción de con­flic­tos cum­pla con las ex­pec­ta­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.