Atis­bos so­bre el cam­bio que vie­ne

El Universal - - OPINIÓN - Por LUIS FE­LI­PE BRA­VO ME­NA Ana­lis­ta po­lí­ti­co. Ex pre­si­den­te na­cio­nal del PAN (1999-2005). @L_FB­ra­voMe­na

Los ob­ser­va­do­res coin­ci­den que las precampañas no de­ja­ron buen sa­bor de bo­ca. Fren­te a los gra­ves pro­ble­mas que aque­jan al país, con enor­mes re­tos que la na­ción ha­brá de en­ca­rar en el pró­xi­mo se­xe­nio; a jui­cio de la ma­yo­ría de los ana­lis­tas, el desem­pe­ño de los as­pi­ran­tes pre­si­den­cia­les y de las coa­li­cio­nes que los im­pul­san que­dó de­ba­jo de las ex­pec­ta­ti­vas.

Es ver­dad que la le­gis­la­ción elec­to­ral con­tie­ne ba­rro­quis­mos ab­sur­dos, con­tra­rios a la flui­dez que re­quie­re un de­ba­te se­rio y sus­tan­ti­vo, pe­ro tam­bién es cier­to que los ac­to­res po­lí­ti­cos han su­cum­bi­do a los dic­ta­dos de una mer­ca­do­lo­gía su­per­fi­cial y efec­tis­ta pa­ra lo­grar sus ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos: Ana­ya y Mea­de re­que­rían su­bir su ni­vel de re­co­no­ci­mien­to y a Ló­pez Obra­dor le ur­gía bo­rrar sus fuer­tes ne­ga­ti­vos cul­ti­va­dos en 18 años de cam­pa­ña.

Los in­de­pen­dien­tes, afa­na­dos en re­co­lec­tar fir­mas, sin po­si­bi­li­da­des de igua­lar a los par­ti­dos en los es­pa­cios me­diá­ti­cos, pa­sa­ron al se­gun­do plano. Es­pe­ran el dic­ta­men del INE pa­ra su­pe­rar tan ex­te­nuan­te prue­ba y fi­gu­rar en un recuadro de la his­tó­ri­ca bo­le­ta del pri­me­ro de ju­lio.

El resultado de es­ta pri­me­ra es­ca­ra­mu­za se apre­cia en di­ver­sas fo­to­gra­fías de­mos­có­pi­cas: AMLO a la ca­be­za, Ana­ya se afir­mó co­mo se­gun­do, Mea­de ocu­pa la ter­ce­ra po­si­ción. Na­da es­tá es­cri­to en már­mol. Es un es­bo­zo, fal­tan los gol­pes de mar­ti­llo de la cam­pa­ña y el fi­lo­so cin­cel de los de­ba­tes.

A pe­sar de to­do, ya es­tán pre­fi­gu­ra­das las nue­vas di­ná­mi­cas en las re­la­cio­nes de po­der; se al­can­zan a ver ten­den­cias de trans­for­ma­ción en el sis­te­ma po­lí­ti­co. Des­ta­ca un da­to cen­tral: el blo­que po­lí­ti­co-ideo­ló­gi­co que eje­cu­tó la transición de­mo­crá­ti­ca y la re­for­ma eco­nó­mi­ca (1985-2013) es­tá ro­to, con po­cas pro­ba­bi­li­da­des de reha­cer­lo. Es­ta grie­ta pa­rió al­ter­na­ti­vas de cam­bio.

El PAN con el PRD y el MC en coa­li­ción Por Mé­xi­co al Fren­te, sos­tie­ne co­mo prio­ri­dad el cam­bio de ré­gi­men po­lí­ti­co. Pro­po­ne li­qui­dar el pre­si­den­cia­lis­mo y dar pa­so a me­ca­nis­mos del sis­te­ma par­la­men­ta­rio.

Es­tá cla­ro que ni la alian­za del PRI con sus sa­té­li­tes, To­dos por Mé­xi­co, ni el con­tin­gen­te agru­pa­do en torno a Mo­re­na, Jun­tos ha­re­mos his­to­ria, com­par­ten es­ta pro­pues­ta. Los pri­me­ros por­que pre­fie­ren con­ti­nuar con el mo­de­lo de Eje­cu­ti­vo aco­ta­do pe­ro irres­pon­sa­ble e im­pu­ne; los se­gun­dos por­que van en la sen­da del cau­di­llis­mo ab­so­lu­tis­ta. De las ur­nas sal­drá la co­rre­la­ción de fuer­zas que de­fi­ni­rá es­ta dispu­ta de­fi­ni­to­ria del país pa­ra mu­chas dé­ca­das.

Lo mis­mo se apre­cia en las pro­pues­tas eco­nó­mi­cas. El Fren­te anayis­ta se pro­nun­cia por un sis­te­ma de eco­no­mía so­cial de mer­ca­do, abier­to y com­pe­ti­ti­vo, con fuer­te én­fa­sis so­cial: su pro­pues­ta más au­daz; la ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal, cau­só es­co­zor y pro­vo­có ras­ga­du­ras en las tú­ni­cas neo­li­be­ra­les. La tría­da ofi­cia­lis­ta no acom­pa­ña a es­ta ini­cia­ti­va y el lo­pe­zo­bra­do­ris­mo la des­ca­li­fi­có; no en­ca­ja en su idea de res­tau­ra­ción del na­cio­na­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio clien­te­lar.

La re­con­fi­gu­ra­ción del mo­de­lo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co se­rá pro­duc­to de con­tra­pe­sos que el vo­to ciu­da­dano ge­ne­re en el Con­gre­so y en las Cá­ma­ras lo­ca­les. La re­no­va­ción de una bue­na can­ti­dad de le­gis­la­tu­ras es­ta­ta­les es con­cu­rren­te con la elec­ción fe­de­ral; así se in­te­gra­rá el Cons­ti­tu­yen­te per­ma­nen­te, ins­ti­tu­ción que se­rá la are­na cla­ve en es­te pro­ce­so. Tam­po­co se pue­de de­jar de ob­ser­var el desen­la­ce en la elec­ción de las nue­ve gu­ber­na­tu­ras en jue­go.

La cul­tu­ra pre­si­den­cia­lis­ta in­du­ce a con­cen­trar la aten­ción en los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les; cra­so error, el pró­xi­mo ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo fe­de­ral no po­drá ha­cer na­da sin un só­li­do blo­que par­la­men­ta­rio, fe­de­ral y lo­cal, que lo acom­pa­ñe.

Fal­tan 19 se­ma­nas pa­ra co­no­cer a de­ta­lle el nue­vo cua­dro po­lí­ti­co na­cio­nal. Ten­go cer­te­za que es­ta­mos en el um­bral de un cam­bio pro­fun­do en Mé­xi­co y de la mis­ma en­ver­ga­du­ra es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad cí­vi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.