Mi­llen­nials, los en­car­ga­dos del fu­tu­ro

El Universal - - OPINIÓN - Por PAO­LA FÉ­LIX DÍAZ Dipu­tada fe­de­ral y ac­ti­vis­ta so­cial. @La­raPao­la1

Los mi­llen­nials na­cie­ron en­tre 1980 y el 2000 apro­xi­ma­da­men­te, son una ge­ne­ra­ción que con­jun­ta adul­tos jó­ve­nes en­tre los vein­ti­tan­tos y trein­ta años, quie­nes son la ba­se del fu­tu­ro in­me­dia­to. So­bre ellos pe­sa una gran can­ti­dad de es­te­reo­ti­pos con los que pre­ten­den de­fi­nir­los y que han da­do pie a crí­ti­cas por par­te de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res.

An­tes de juz­gar, pri­me­ro tie­nen que re­co­no­cer­los co­mo un resultado de la glo­ba­li­za­ción y sus pro­ce­sos, los cua­les, en­tre otros as­pec­tos, per­mi­ten una co­mu­ni­ca­ción más in­me­dia­ta, de ahí que se vol­vió ne­ce­sa­rio te­ner una compu­tado­ra, ta­ble­ta y te­lé­fono ce­lu­lar ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos (in­te­li­gen­tes), crear y uti­li­zar re­des de co­mu­ni­ca­ción am­plias e in­clu­yen­tes (so­cia­les) que tras­pa­san las fron­te­ras, a efec­to de que el co­no­ci­mien­to pue­da lle­gar a to­dos des­de to­das par­tes.

En ra­zón de ello, al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­nen a los mi­llen­nials son: la in­me­dia­tez, el uso con­ti­nuo de apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos y la bús­que­da cons­tan­te de co­no­ci­mien­to.

La in­me­dia­tez con la que ac­túan va más allá de que­rer te­ner to­do aquí y aho­ra, tam­bién ha­bla de la pron­ti­tud con la que res­pon­den an­te si­tua­cio­nes­crí­ti­cas,gra­cia­sa­que­cuen­tan­con­he­rra­mien­tas y me­ca­nis­mos tec­no­ló­gi­cos, pe­ro so­bre to­do por­que tie­nen con­si­go la fuer­za de la ju­ven­tud.

Los mi­llen­nials han si­do in­jus­ta­men­te ca­li­fi­ca­dos de apá­ti­cos y de­sin­te­re­sa­dos, la reali­dad es que tie­nen sus pro­pias for­mas de par­ti­ci­pa­ción y mo­vi­li­za­ción­que­con­tras­tan­con­las­quehas­taha­ce al­gún tiem­po se con­si­de­ra­ron tra­di­cio­na­les.

La ne­ce­si­dad de man­te­ner­se co­nec­ta­dos a la red, de re­ci­bir in­for­ma­ción de cons­tan­te­men­te y de­per­ma­ne­cer­co­mu­ni­ca­do­sa­to­das­ho­ras,cons­ti­tu­ye una ven­ta­ja que ha ge­ne­ra­do al­ter­na­ti­vas pa­ra la edu­ca­ción a dis­tan­cia o la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar des­de cual­quier par­te del mun­do, im­pul­san­do el pro­gre­so en su más am­plia ex­pre­sión.

Es­ta ge­ne­ra­ción ha de­mos­tra­do que ad­qui­rir, trans­mi­tir co­no­ci­mien­to y ha­bi­li­da­des no de­be re­du­cir­se al au­la, y que el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo y com­pe­ti­ti­vo no de­pen­de de la per­ma­nen­cia de ocho ho­ras en una ofi­ci­na, sino que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en­se­ñan­za, apren­di­za­je, pro­duc­ción y de­sa­rro­llo, de­ben ade­cuar­se a la ve­lo­ci­dad, di­na­mis­mo y ne­ce­si­da­des del mun­do ac­tual.

Los mi­llen­nials han ge­ne­ra­do crí­ti­cas por­que su for­ma de ha­cer las co­sas no co­rres­pon­de a las ex­pec­ta­ti­vas de quie­nes se em­pe­ñan en man­te­ner el sta­tu quo. Sin em­bar­go, en lo “di­fe­ren­te” es jus­to don­de ra­di­ca su ri­que­za. La reali­dad de hoy re­cla­ma cam­bios pro­fun­dos.

Tam­bién se les ha cri­ti­ca­do por su su­pues­to re­cha­zo a la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, lo que es una ver­dad a me­dias, por­que lo que los mi­llen­nials re­cha­zan es la ran­cia for­ma de en­ten­der y ha­cer po­lí­ti­ca. No son apo­lí­ti­cos por­que su ten­den­cia a or­ga­ni­zar­se en be­ne­fi­cio de la co­lec­ti­vi­dad y de cau­sas no­bles es cre­cien­te, só­lo que lo ha­cen ba­jo sus pro­pias re­glas, me­ca­nis­mos y he­rra­mien­tas.

En el fon­do las vie­jas es­truc­tu­ras les te­men por­que son in­ca­pa­ces de en­ten­der, acep­tar e in­cluir nue­vas ma­ne­ras de mi­rar, ha­cer, pen­sar, sen­tir y so­ñar.

En Mé­xi­co, es­ta ge­ne­ra­ción es­tá in­te­gra­da por 26.5 mi­llo­nes de jó­ve­nes ciu­da­da­nos en­tre 18 y 29 años, quie­nes tie­nen en sus ma­nos el rum­bo de los pró­xi­mos co­mi­cios elec­to­ra­les del 1 de ju­lio. A pe­sar de los in­ten­tos des­alen­ta­do­res, los mi­llen­nials ya es­tán par­ti­ci­pan­do des­de su trin­che­ra y lo se­gui­rán ha­cien­do.

En su apa­ren­te ne­ga­ción a to­do se en­cuen­tra la ba­se de al­go nue­vo, sus re­sis­ten­cias tie­nen fun­da­men­tos le­gí­ti­mos por­que es­tán trans­for­man­do lo exis­ten­te pa­ra adap­tar­lo a su reali­dad, ne­ce­si­da­des y gus­tos. Ce­le­bro el cam­bio y la po­si­bi­li­dad de que jun­tos cons­tru­ya­mos una nue­va his­to­ria por­que las y los jó­ve­nes nun­ca nos da­mos por ven­ci­dos #YoSOYMi­llen­nial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.