Otras cla­ves pa­ra en­ten­der la su­ce­sión

El Universal - - OPINIÓN - Por AL­FON­SO ZÁ­RA­TE Pre­si­den­te de Gru­po Con­sul­tor In­ter­dis­ci­pli­na­rio. @al­fon­so­za­ra­te

La fas­ci­na­ción con las en­cues­tas —jue­go de ci­fras que sue­le fa­vo­re­cer lec­tu­ras con­ve­nen­cie­ras— lle­va con fre­cuen­cia a ig­no­rar que lo que ocu­rra el pri­mer do­min­go de ju­lio res­pon­de­rá a la ma­ne­ra en que se dé la com­ple­ja ar­ti­cu­la­ción de múl­ti­ples va­ria­bles y que, en con­se­cuen­cia, hay fac­to­res que a lo lar­go del pro­ce­so y, par­ti­cu­lar­men­te, en los días pre­vios al de la jor­na­da, mue­ven el com­por­ta­mien­to elec­to­ral. En­tre las prin­ci­pa­les so­bre­sa­len (lo apun­té en mi co­la­bo­ra­ción an­te­rior): la for­ta­le­za del apa­ra­to po­lí­ti­co-elec­to­ral, la ca­pa­ci­dad del can­di­da­to pa­ra co­nec­tar con seg­men­tos ma­yo­res del elec­to­ra­do, la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos, la ope­ra­ción a ras de sue­lo, la he­ren­cia del go­bierno sa­lien­te y su im­pac­to en el hu­mor so­cial, y los “ama­rres” con los po­de­res fác­ti­cos.

Pe­ro otros in­gre­dien­tes pue­den re­sul­tar cla­ves en el resultado: la cam­pa­ña, la es­tra­te­gia elec­to­ral y las ofer­tas. La ca­pa­ci­dad pa­ra en­ten­der la dispu­ta, me­dir el áni­mo co­lec­ti­vo, usar los ins­tru­men­tos más efi­ca­ces (alian­zas, pac­tos, acuer­dos), pa­ra reac­cio­nar y ofre­cer res­pues­tas pun­tua­les, se­duc­to­ras, a los dis­tin­tos seg­men­tos del elec­to­ra­do en una con­tien­da que, ca­da vez más, se jue­ga en la es­fe­ra me­diá­ti­ca. Tam­bién in­ci­den en los re­sul­ta­dos los sal­dos de los pro­ce­sos de se­lec­ción den­tro de los par­ti­dos que, si se con­du­cen mal, pue­den pro­vo­car las­ti­ma­du­ras, in­clu­so frac­tu­ras y es­ci­sio­nes.

Aun­que los de­ba­tes —y los post-de­ba­tes— sue­len con­fir­mar los (pre) jui­cios de los mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes, una par­ti­ci­pa­ción con­tun­den­te pue­de mo­ver pre­fe­ren­cias de los in­de­ci­sos e, in­clu­so, de quie­nes te­nían ya una de­fi­ni­ción.

Otra va­ria­ble de­pen­de del com­por­ta­mien­to­de lo se­lec­to­res: el vo­to du­ro, el de cas­ti­go, el vo­to útil, el vo­to en de­fen­sa pro­pia, en­tre otros. Una mo­da­li­dad del su­fra­gio ha si­do cla­ve en el resultado: es “el vo­to útil”.

Otro in­gre­dien­te, no me­nor, es la dis­per­sión de las op­cio­nes. En es­te pro­ce­so apa­re­cen tres al­ter­na­ti­vas ma­yo­res: la coa­li­ción To­dos por Mé­xi­co que pos­tu­la a Jo­sé An­to­nio Mea­de; la que en­ca­be­za AMLO, Jun­tos ha­re­mos his­to­ria, y la que tie­ne a Ri­car­do Ana­ya co­mo su can­di­da­to, Por Mé­xi­co al fren­te.

El he­cho de que ha­ya tres fuer­zas con im­por­tan­tes re­cur­sos per­fi­la, por aho­ra, una com­pe­ten­cia a ter­cios en la que cre­ce­rá la im­por­tan­cia de aque­llos par­ti­dos con ma­yor ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­zar a sus sim­pa­ti­zan­tes a las ur­nas.

Una vez que se ha­yan de­fi­ni­do quié­nes son los can­di­da­tos sin par­ti­do (“in­de­pen­dien­tes”) que es­ta­rán en la bo­le­ta, ha­brá que iden­ti­fi­car a quién le res­ta­rán vo­tos; va­le ad­ver­tir que la dis­per­sión de las op­cio­nes es tam­bién la pro­pa­ga­ción del mal hu­mor so­cial, son va­rios los can­di­da­tos que bus­can re­pre­sen­tar el har­taz­go y ser la op­ción an­ti sta­tus quo.

Los im­pac­tos po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos de las alian­zas es otra va­ria­ble por con­si­de­rar. Ya sa­be­mos que en po­lí­ti­ca hay su­mas que res­tan: ¿qué alian­zas su­man y cuá­les res­tan a los can­di­da­tos que en­ca­be­zan las alian­zas?

Tam­bién ten­drán in­ci­den­cia, el ár­bi­tro y la au­to­ri­dad elec­to­ral. ¿De qué ma­ne­ra el INE o el TEPJF va­lo­ra­rán even­tua­les denuncias de com­pra de vo­tos o del re­ba­se de gas­tos por al­gu­na de las for­ma­cio­nes?

Otra va­ria­ble es el im­pac­to de las pos­tu­la­cio­nes de can­di­da­tos a las gu­ber­na­tu­ras, al Con­gre­so y a las al­cal­días más re­le­van­tes. En oca­sio­nes, la fuer­za y el ca­ris­ma del can­di­da­to pre­si­den­cial “arras­tra” al res­to de los can­di­da­tos. Pe­ro es­ta es­pe­cie de sim­bio­sis pue­de dar­se a la in­ver­sa: que el no­to­rio des pres­ti­gio de un can­di­da­to lo­cal con­ta­mi­ne las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les en otras fór­mu­las.

No de­be­ría de sor­pren­der­nos, pe­ro en el desen­la­ce úl­ti­mo en la elec­ción pre­si­den­cial de 2018, ju­ga­rá tam­bién el fac­tor ex­terno, es de­cir, la ma­ne­ra en que in­ci­den so­bre la reali­dad me­xi­ca­na in­gre­dien­tes so­bre los cua­les no te­ne­mos con­trol: las de­ci­sio­nes im­pre­de­ci­bles del pre­si­den­te Do­nald Trump, la mar­cha de la lo­co­mo­to­ra es­ta­dou­ni­den­se, la re­ne­go­cia­ción del TLC, el pre­cio de la mez­cla me­xi­ca­na del pe­tró­leo y la re­la­ción pe­so-dó­lar, en­tre otros. Es­tos in­gre­dien­tes se­rán cla­ves pa­ra el desem­pe­ño de la eco­no­mía me­xi­ca­na y és­te in­ci­di­rá en el hu­mor co­lec­ti­vo y en la de­ci­sión de pre­miar o cas­ti­gar al can­di­da­to ofi­cial y arries­gar­se a la al­ter­nan­cia.

La pró­xi­ma se­ma­na con­clui­ré es­te re­cuen­to de las va­ria­bles que, pen­sa­mos en Gru­po Con­sul­tor In­ter­dis­ci­pli­na­rio, de­ci­di­rán el resultado de la elec­ción pre­si­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.