De­fi­ni­cio­nes y sus “po­lí­ti­cas” con­se­cuen­cias

El Universal - - OPINIÓN - Por GA­BRIE­LA CUE­VAS Se­na­do­ra in­de­pen­dien­te. @Gab­yCue­vas

To­dos sa­be­mos que las de­ci­sio­nes tie­nen con­se­cuen­cias, aun­que en po­lí­ti­ca pa­re­cie­ra que las cir­cuns­tan­cias co­yun­tu­ra­les tam­bién dic­tan una par­te de ellas. Ha­ce ca­si un mes to­mé la de­ci­sión de apo­yar la can­di­da­tu­ra de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y des­de en­ton­ces las con­se­cuen­cias han si­do pú­bli­cas, al­gu­nas aso­cia­das con la na­tu­ral po­lé­mi­ca que desató el anun­cio y otras más bien per­te­ne­cien­tes al mun­do de las re­pre­sa­lias, re­la­cio­na­das con el pa­tri­mo­nia­lis­mo con que se con­du­cen los par­ti­dos po­lí­ti­cos en el Con­gre­so y el re­par­to de car­gos y res­pon­sa­bi­li­da­des ba­jo la pre­mi­sa de pre­mios y cas­ti­gos pa­ra sus éli­tes.

Hoy es al­ta­men­te pro­ba­ble que vi­va una más de esas con­se­cuen­cias, ya que en el Se­na­do, PAN y PRI re­fren­da­rán que las Co­mi­sio­nes de tra­ba­jo son pro­pie­dad de los gru­pos par­la­men­ta­rios y son só­lo ellos quie­nes tie­nen ac­ce­so a in­te­grar­las o a en­ca­be­zar­las. Des­de oc­tu­bre del año 2012 pre­si­do la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, una de las más al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des en la Cá­ma­ra Al­ta. Lo hi­ce siem­pre con la con­vic­ción de­mo­crá­ti­ca de quien di­ri­ge un es­fuer­zo de re­pre­sen­ta­ción plu­ral, de aten­ción a te­mas cen­tra­les pa­ra el bie­nes­tar pú­bli­co y ba­jo la ple­na con­cien­cia de desem­pe­ñar una fun­ción toral pa­ra el Es­ta­do me­xi­cano.

No me sor­pren­de la de­ci­sión de en­tre­gar­le la Pre­si­den­cia de es­ta Co­mi­sión a al­guien más. Nues­tro sis­te­ma siem­pre ha pri­vi­le­gia­do a los par­ti­dos y des­in­cen­ti­va las as­pi­ra­cio­nes de los in­de­pen­dien­tes. Si hu­bie­ra de­ci­di­do apo­yar a al­gún otro can­di­da­to, ten­go cla­ro que es­ta de­ter­mi­na­ción no se es­ta­ría to­man­do. Lo que mo­ti­va es­ta de­ci­sión no es ha­ber aban­do­na­do el gru­po par­la­men­ta­rio del PAN sino cas­ti­gar un desafío al sta­tus quo que per­ma­ne­ce con­ven­ci­do que el Se­na­do tie­ne la mis­ma com­po­si­ción que ha­ce ca­si 6 años.

Agra­dez­co la opor­tu­ni­dad que me dio el Pleno del Se­na­do pa­ra pre­si­dir la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Con mis com­pa­ñe­ros lo­gra­mos que los con­su­la­dos de nues­tro país pu­die­ran ex­pe­dir ac­tas de na­ci­mien­to ex­tem­po­rá­neas, y mo­di­fi­ca­mos la Ley del Ser­vi­cio Ex­te­rior Me­xi­cano pa­ra que se dé ca­pa­ci­ta­ción es­pe­cia­li­za­da en de­re­chos hu­ma­nos a nues­tros fun­cio­na­rios en el ex­te­rior.

Apro­ba­mos la Alian­za del Pa­cí­fi­co, así co­mo acuer­dos que for­ta­le­cen las re­la­cio­nes de Mé­xi­co con dis­tin­tos paí­ses y lle­va­mos a ca­bo más de 30 au­dien­cias pú­bli­cas pa­ra ana­li­zar el Tra­ta­do­deA­so­cia­ció­nT­rans­pa­cí­fi­co. En ma­te­ria de di­plo­ma­cia par­la­men­ta­ria re­ci­bi­mos a 47 de­le­ga­cio­nes de dis­tin­tos paí­ses e in­no­va­mos re­la­cio­nes y acuer­dos de tra­ba­jo con la fir­ma de 12 me­mo­ran­das de en­ten­di­mien­to con co­mi­sio­nes ho­mó­lo­gas en dis­tin­tas re­gio­nes del pla­ne­ta.

En­laCo­mi­sión­no­sa­tre­vi­mo­sa­dar pa­sos de aper­tu­ra cuan­do el go­bierno no da­ba cau­ce a esas reivin­di­ca­cio­nes: im­pul­sa­mos la agen­da mi­gra­to­ria y de fron­te­ra sur, ex­hor­ta­mos al Go­bierno pa­ra sus­cri­bir el Con­ve­nio 189 de la OIT so­bre trabajadores do­més­ti­cos que po­dría be­ne­fi­ciar a 2.3 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos y re­ci­bi­mos al Re­la­tor Es­pe­cial de la ONU pa­ra De­re­chos Hu­ma­nos de las Per­so­nas Des­pla­za­das In­ter­na­men­te.

En­tre­ga­mos re­sul­ta­dos y es­tu­vi­mos a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas de una Co­mi­sión que no pue­de ser con­ce­bi­da co­mo un bo­tín par­ti­dis­ta. El tra­ba­jo que ahí desem­pe­ñé pri­vi­le­gió el con­sen­so y el diá­lo­go. Se cie­rra una eta­pa de enorme gra­ti­tud con mis co­le­gas y con los co­la­bo­ra­do­res de Ser­vi­cios Par­la­men­ta­rios.

Tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con cua­tro can­ci­lle­res y a ca­da uno le rei­te­ro mi res­pe­to por los lo­gros al­can­za­dos y los avan­ces en un diá­lo­go en­tre Po­de­res. Se cie­rra una eta­pa, pe­ro se abren nue­vos re­tos. Se­gui­ré re­pre­sen­tan­do a Mé­xi­co en la di­plo­ma­cia par­la­men­ta­ria glo­bal. Con­ti­nua­ré pre­si­dien­do la Unión In­ter­par­la­men­ta­ria con 178 paí­ses miem­bros y es­ta­tus de ob­ser­va­dor de la ONU.

Mi con­vic­ción y res­pon­sa­bi­li­dad más im­por­tan­te se­gui­rá sien­do la de apo­yar la ver­da­de­ra trans­for­ma­ción de Mé­xi­co, cons­truir un país más in­clu­yen­te y plu­ral, ha­cer de la po­lí­ti­ca un es­pa­cio pa­ra la re­con­ci­lia­ción el pró­xi­mo 1 de ju­lio y de­mo­cra­ti­zar la po­lí­ti­ca ex­te­rior pa­ra que se tra­duz­ca en me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra quie­nes has­ta aho­ra se en­cuen­tran al mar­gen del de­sa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.