Ni­ko­las Cruz Ob­se­sión por las ar­mas

El Universal - - OPINIÓN - GUA­DA­LU­PE GAL­VÁN

Pe­li­gro­so, aman­te de las ar­mas, pro­ble­má­ti­co. Así es co­mo tes­ti­gos han des­cri­to a Ni­ko­las Cruz, el jo­ven de 19 años que es­te miér­co­les desató una ma­sa­cre en la es­cue­la Mar­jory Sto­ne­man Dou­glas, en Par­kland.

La po­li­cía re­ve­ló que Cruz, quien se en­cuen­tra ba­jo cus­to­dia, fue ex­pul­sa­do de la es­cue­la el año pre­vio por “ra­zo­nes dis­ci­pli­na­rias”, mien­tras que me­dios es­ta­dou­ni­den­ses co­mo el Mia­mi He­rald ci­ta­ron a un maes­tro de ma­te­má­ti­cas de la es­cue­la, Jim Garth, quien di­jo que el año pa­sa­do la ad­mi­nis­tra­ción es­co­lar con­si­de­ró a Cruz una ame­na­za po­ten­cial, al gra­do de no­ti­fi­car que no po­día in­gre­sar

al cam­pus con mo­chi­la. “Hu­bo pro­ble­mas con él el año pa­sa­do, ame­na­zan­do a es­tu­dian­tes, y creo que se le pi­dió de­jar el cam­pus”.

En su cuen­ta de Ins­ta­gram —que ya no es­tá ac­ti­va— se ve a Cruz po­san­do en fotos con ar­mas y cu­chi­llos. El ata­que de ayer lo reali­zó con un ri­fle AR-15, un ar­ma se­mi­au­to­má­ti­ca rá­pi­da y po­ten­te con la que se han per­pe­tra­do otras ma­tan­zas, in­clu­yen­do la de oc­tu­bre pa­sa­do en Las Ve­gas, la de 2016 en el bar Pul­se de Or­lan­do, Flo­ri­da, y la de 2012 en la pri­ma­ria Sandy Hook, en Con­nec­ti­cut. Ade­más, lle­va­ba gra­na­das de hu­mo y una más­ca­ra an­ti­gas.

Las au­to­ri­da­des es­tán in­ves­ti­gan­do la ac­ti­vi­dad del pre­sun­to agre­sor en in­ter­net y las re­des so­cia­les, y el she­riff del con­da­do de Bro­ward, Scott Is­rael, ad­mi­tió que “al­gu­nas de las co­sas que han sa­li­do son muy, muy per­tur­ba­do­ras”. No te­nía his­to­rial de arres­tos pe­ro al pa­re­cer, sí pre­pa­ra­ción mi­li­tar, se­gún fuen­tes del Pen­tá­gono.

El Mia­mi He­rald di­jo que el sos­pe­cho­so se iden­ti­fi­ca en los me­dios so­cia­les co­mo Ni­ko­las Cruz y Nick Cruz. Se­gún la ca­de­na ABC News, el jo­ven, na­ci­do en sep­tiem­bre de 1998, era hi­jo adop­ti­vo de Ro­ger y Lyn­da Cruz, quie­nes ya fa­lle­cie­ron. Lyn­da ha­bría muer­to ape­nas el año pa­sa­do. En 2016, en su cuen­ta de Ins­ta­gram, Cruz subió un car­tel con la ima­gen de un ar­ma Ma­ve­rick 88 Slug, y pre­gun­tan­do cuán­to cos­ta­ba y qué tan­tos an­te­ce­den­tes se so­li­ci­ta­ban pa­ra po­der com­prar­la. Ade­más del AR-15, Cruz lle­va­ba mu­chos car­ga­do­res, por lo que se cree que el ata­que pu­do ser peor.

Un año an­tes, tam­bién en Ins­ta­gram, Cruz subió una cap­tu­ra de pan­ta­lla con el sig­ni­fi­ca­do de “Allahu Ak­bar” (Alá es Gran­de), una fra­se em­plea­da co­mún­men­te por sim­pa­ti­zan­tes del Es­ta­do Is­lá­mi­co al co­me­ter aten­ta­dos. Ac­to se­gui­do, se burló de los is­la­mis­tas. Asi­mis­mo, subió una fo­to de un blan­co con dis­pa­ros y la le­yen­da: “A ve­ces la te­ra­pia gru­pal fun­cio­na”.

Un es­tu­dian­te en­tre­vis­ta­do por la ca­de­na de te­le­vi­sión WJXT-TV afir­mó que mu­chos com­pa­ñe­ros pen­sa­ban que si al­guien po­día per­pe­trar un ti­ro­teo co­mo el que ocu­rrió era Cruz, quien te­nía po­cos ami­gos. “To­dos lo pro­nos­ti­ca­ban. Es una lo­cu­ra”. La te­le­vi­so­ra WFOR-TV ha­bló con Matt­hew Wal­ker, un alumno de 17 años, quien afir­mó que to­do lo que Cruz postea­ba “era so­bre ar­mas. Es en­fer­mi­zo”.

Otro jo­ven que di­jo co­no­cer al sos­pe­cho­so afir­mó que “él siem­pre te­nía ar­mas con­si­go y co­sas así. Era un chi­co pro­ble­má­ti­co”. Otros di­je­ron que “da­ba mie­do”. Se­gún al­gu­nos me­dios, Cruz ha­bría bus­ca­do vi­deos en You­Tu­be re­la­cio­na­dos con la fa­bri­ca­ción de bom­bas, aun­que la ver­sión no ha si­do con­fir­ma­da por las au­to­ri­da­des.

Ni­ko­las Cruz, de 19 años, postea­ba en Ins­ta­gram fotos de ar­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.