“Ma­má, pa­pá, hay dis­pa­ros en la es­cue­la”

• Ho­ras de an­gus­tia vi­vie­ron es­tu­dian­tes, maes­tros y pa­dres

El Universal - - MUNDO - Con in­for­ma­ción de agen­cias

Flo­ri­da.— El Día de San Va­len­tín se tor­nó en una pe­sa­di­lla en la pre­pa­ra­to­ria. Sto­ne­man Dou­glas de Par­kland, Flo­ri­da, una lo­ca­li­dad que ape­nas el lu­nes pa­sa­do fue in­clui­da en la lis­ta de las ciu­da­des más se­gu­ras pa­ra vi­vir en Es­ta­dos Uni­dos.

Ayer, mi­nu­tos des­pués de las 15:00 ho­ras de Flo­ri­da (14:00, tiem­po de Mé­xi­co), Ni­ko­las Cruz, de 19 años des­car­gó su ri­fle AR-15 en los pa­si­llos de la que fue su es­cue­la, ge­ne­ran­do pá­ni­co en­tre los es­tu­dian­tes que bus­ca­ban re­fu­gio, man­da­ban men­sa­jes a sus pa­dres y gra­ba­ban el mo­men­to.

Ni­co­le Bal­tzer, de 18 años, re­la­tó a la ca­de­na CNN que ella es­ta­ba en tri­go­no­me­tría y 10 mi­nu­tos an­tes del fi­nal de las cla­ses so­nó la alar­ma de in­cen­dios. Mien­tras los es­tu­dian­tes ini­cia­ban la eva­cua­ción se es­cu­cha­ron los pri­me­ros dis­pa­ros, to­do fue con­fu­sión y mu­chos in­ten­ta­ban re­gre­sar a sus sa­lo­nes pa­ra re­fu­giar­se. “Es­cu­ché mu­chos dis­pa­ros, al me­nos seis. Es­ta­ban muy cer­ca”, di­jo la es­tu­dian­te a la ca­de­na de te­le­vi­sión.

Jeie­lla Do­doo, otra alum­na, con­tó a CBS News que cuan­do es­cu­chó la alar­ma pen­só que era un si­mu­la­cro de ru­ti­na y se lo to­mó con cal­ma. Des­pués “es­cu­ché seis dis­pa­ros; unas per­so­nas em­pe­za­ron a co­rrer y lue­go to­do el mun­do em­pe­zó a co­rrer por­que pen­sa­mos: ‘Sí, es­to es real, en­ton­ces sim­ple­men­te a co­rrer’”.

Vi­deos com­par­ti­dos por los es­tu­dian­tes en re­des so­cia­les mues­tran a los jó­ve­nes in­ten­tan­do pro­te­ger­se de­trás de sus si­llas y en el sue­lo, mien­tras se es­cu­chan los dis­pa­ros de Cruz, de 19 años, a quien las au­to­ri­da­des se­ña­lan co­mo el res­pon­sa­ble del ata­que.

Bai­ley Vos­berg, tam­bién es­tu­dian­te, con­tó a la ca­de­na CBS que cuan­do es­cu­chó las de­to­na­cio­nes pen­só que eran cohe­tes has­ta que un ami­go le pre­gun­tó: “¿Es­cu­chas­te eso?”. “In­me­dia­ta­men­te lo su­pe. No le di­je na­da, sal­té la va­lla [del lí­mi­te de la es­cue­la] y me di­ri­gí di­rec­ta­men­te a la ca­rre­te­ra. Cuan­do lle­gué allí ha­bía co­ches Swat [de los equi­pos es­pe­cia­les de po­li­cía de Es­ta­dos Uni­dos] y uni­da­des de po­li­cía y he­li­cóp­te­ros”, des­cri­bió.

Una maes­tra con­tó a la te­le­vi­so­ra lo­cal WSVN que cuan­do em­pe­zó el ti­ro­teo ella se re­fu­gió con un gru­po de alum­nos en un cló­set, don­de per­ma­ne­cie­ron unos 40 mi­nu­tos.

El diario Mia­mi He­rald con­tó la his­to­ria de un en­tre­na­dor, iden­ti­fi­ca­do co­mo Aa­ron Feis, quien sal­tó fren­te a sus es­tu­dian­tes pa­ra pro­te­ger­los y se­ría una de las víc­ti­mas fa­ta­les.

Mu­chos de los pa­dres se en­te­ra­ron del ti­ro­teo por los men­sa­jes que les en­via­ron sus hi­jos pa­ra ha­cer­les sa­ber lo que pa­sa­ba y que se en­con­tra­ban a sal­vo. Jo­seph Pa­ni­ku­lan­ga­ra con­tó que su so­bri­na Dhi­ya de 17 años, es­tu­dian­te de úl­ti­mo año, le avi­só lo que es­ta­ba ocu­rrien­do por men­sa­je de tex­to, y le di­jo que era un “caos en to­das par­tes”.

Cae­sar Fi­gue­roa di­jo a CNN que su hi­ja es­ta­ba es­con­di­da en un ar­ma­rio, man­dan­do men­sa­jes de tex­to a su fa­mi­lia. Les di­jo que es­ta­ba es­con­di­da jun­to con 10 ami­gos. “Una ven­ta­na es­ta­lló y to­do el mun­do gri­ta­ba y co­rría. En­ton­ces co­rrió al ar­ma­rio”.

Tras dar­se a co­no­cer que ha­bía un ti­ra­dor ac­ti­vo en la es­cue­la, de­ce­nas de pa­dres lle­ga­ron has­ta el lu­gar, preo­cu­pa­dos por sus hi­jos. Mu­chos es­tu­dian­tes tar­da­ron más de una ho­ra en ser eva­cua­dos, de­bi­do los pro­to­co­los, de se­gu­ri­dad ya que la po­li­cía tar­dó en de­te­ner al ata­can­te, quien in­ten­tó es­ca­par ha­cién­do­se pa­sar por un es­tu­dian­te.

El hi­jo de 17 años de Len Mu­rray, un es­tu­dian­te de se­gun­do año, les en­vió a sus pa­dres un ate­rra­dor men­sa­je de tex­to: “Ma­má y pa­pá, hay dis­pa­ros en la es­cue­la. Afue­ra se es­cu­chan las si­re­nas de la po­li­cía. Es­toy en el au­di­to­rio y las puer­tas es­tán ce­rra­das”.

Mi­nu­tos des­pués vol­vió a es­cri­bir: “Es­toy bien”.

Mu­rray di­jo que se apre­su­ró ha­cia la es­cue­la y que las au­to­ri­da­des le mar­ca­ron el al­to de­ba­jo de un puen­te de la au­to­pis­ta, des­de don­de se ve el lu­gar. Di­jo que le pi­dió a su hi­jo que aho­rra­ra la ba­te­ría de su te­lé­fono y de­ja­ra de en­viar men­sa­jes, mien­tras que su ma­dre le pi­dió que apa­ga­ra el tim­bre.

“Ten­go mie­do por los otros pa­dres que es­tán aquí. Se les ve la preo­cu­pa­ción en el ros­tro. To­do el mun­do pre­gun­ta: ‘¿Has sa­bi­do de tu hi­jo?’”, in­di­có Mu­rray.

La ma­dre de Crys­tal, una de las es­tu­dian­tes, re­la­tó a la ca­de­na ABC que ella es­ta­ba en el sa­lón de be­lle­za cuan­do re­ci­bió un men­sa­je de su hi­ja en el que le di­jo que ha­bía un ti­ro­teo en su es­cue­la y es­ta­ba asus­ta­da.

“Es­ta­mos a sal­vo, ma­má. Qué­da­te le­jos”, le es­cri­bió Crys­tal, y tras el men­sa­je ella co­rrió a la es­cue­la en bus­ca de su hi­ja.

“He­mos si­do li­be­ra­dos. Dios ben­di­ga a Es­ta­dos Uni­dos”, pu­bli­có en Twitter un es­tu­dian­te de pri­mer año lla­ma­do Ai­dan tras ser eva­cua­do del edi­fi­cio. “Ámen­se. Nun­ca se sa­be cuán­do pue­de ser el úl­ti­mo día que vean a al­guien”, agre­gó en su men­sa­je.

Una es­tu­dian­te es abra­za­da por uno de sus fa­mi­lia­res. Mu­chos pa­dres se en­te­ra­ron del su­ce­so por los men­sa­jes de sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.