LA CO­CI­NA LE DIO LI­BER­TAD EN PRI­SIÓN

En los seis años que Ali Va­len­zue­la pa­só en pri­sión in­jus­ta­men­te, en­con­tró en la co­ci­na su re­fu­gio. Ma­ña­na, lle­ga al reality show con lo apren­di­do

El Universal - - PORTADA - ERI­KA MON­ROY —eri­ka.mon­roy@elu­ni­ver­sal.com.mx

A dos me­ses de su li­be­ra­ción, Ali Va­len­zue­la lle­ga a Mas­te­rChef pa­ra mos­trar lo apren­di­do tras las re­jas.

El me­nú en pri­sión con­sis­te en fri­jo­les, mu­chos fri­jo­les, pa­pas con hue­vo, que son más pa­pas que hue­vo, dis­tin­tos ti­pos de cal­dos y a ve­ces po­zo­le, los cua­les man­tie­nen ali­men­ta­dos a los pre­sos.

Eso des­cu­brió Ali Va­len­zue­la cuan­do es­tu­vo en el Ce­re­so de Guay­mas, So­no­ra.

El jo­ven te­nía 27 años en ese en­ton­ces y lue­go de pa­sar un año en de­ten­ción, le dic­ta­ron sen­ten­cia de 25 años y me­dio.

Tras cam­biar unas seis o sie­te de ve­ces de abo­ga­do, lle­gó uno que de­mos­tró la inocen­cia del so­no­ren­se y lo­gró su li­ber­tad con un “us­ted dis­cul­pe”, des­pués de seis años.

Den­tro del pe­nal, Ali en­con­tró un re­fu­gio: la co­ci­na. “Me acuer­do que cuan­do yo le de­cía a mi ma­má que me en­se­ña­ra a pre­pa­rar co­sas, me sa­ca­ba de la co­ci­na y no me en­se­ña­ba na­da”, di­ce.

Con la in­ten­ción de so­bre­vi­vir y co­mer me­jor, le en­tró a la co­ci­na e in­ten­tó emu­lar por iner­cia lo que su ma­dre ha­cía. Po­co a po­co desa­rro­lló sa­zón y pa­sión por la pre­pa­ra­ción de pla­ti­llos.

Su fa­mi­lia le lle­vó in­gre­dien­tes que en la cár­cel no ha­bía, re­vis­tas y re­ce­ta­rios, por lo que su co­no­ci­mien­to fue cre­cien­do. In­clu­so, su re­cién ad­qui­ri­da habilidad le dio pri­vi­le­gios en­tre los pre­sos.

“Cuan­do me pa­sa­ron a una zo­na que era con­flic­ti­va, yo veía que ellos se ha­cían de co­mer co­sas muy bá­si­cas, en­ton­ces yo les con­ven­cí de que con­si­guie­ran otros in­gre­dien­tes y que po­día ha­cer­les de co­mer me­jor. Al prin­ci­pio no me creían, pe­ro lue­go les gus­tó lo que ha­cía y me traían un mon­tón de in­gre­dien­tes”, re­cuer­da.

En el Ce­re­so, los vier­nes era día de ato­le y pan de dul­ce. “Pa­ra to­dos era el me­jor día, un pan de dul­ce era lo má­xi­mo, in­clu­so se usa­ba co­mo mo­ne­da de cam­bio pa­ra con­se­guir otro ti­po de co­sas”.

Tras las re­jas y ex­pues­to a mo­ti­nes y con­flic­tos, Ali tu­vo chan­ce de sin­to­ni­zar Mas­te­rChef Mé­xi­co. Mi­rar el pro­gra­ma le dio un nue­vo sue­ño.

“Yo le de­cía a mis com­pa­ñe­ros que un día es­ta­ría ahí pe­ro na­die me creía, me ti­ra­ban de a lo­co. Lle­gó un pun­to en que me ha­bía re­sig­na­do a que­dar­me en la cár­cel, por­que eso pa­sa. Pe­ro cuan­do lle­gó el úl­ti­mo li­cen­cia­do y nos di­jo que po­día sa­lir, vol­ví a so­ñar”.

A tra­vés de la pan­ta­lla co­no­ció la di­ná­mi­ca del pro­gra­ma, la com­pe­ten­cia, y se ilu­sio­nó con la adre­na­li­na de te­ner que co­ci­nar con­tra re­loj y ser crea­ti­vo.

Has­ta se hi­zo fan de los jue­ces del pro­gra­ma, de en­tre quie­nes in­clu­so tie­ne a su fa­vo­ri­to.

“El chef Be­ni­to es mi fa­vo­ri­to por­que creo que, si tu­vie­ra su pues­to, yo se­ría igual de exi­gen­te y apa­sio­na­do. Me en­can­ta có­mo la chef Betty te ex­pli­ca las co­sas y del chef He­rre­ra me gus­ta mu­cho su humor ne­gro”.

A dos me­ses de su li­be­ra­ción, sa­lió la con­vo­ca­to­ria de la nue­va tem­po­ra­da del pro­gra­ma que se es­tre­na ma­ña­na a las 20:00 ho­ras por Az­te­ca Uno.

“Una de mis ami­gas me avi­só. Fue al­go de úl­ti­mo mo­men­to y ella me lle­vó. Es­ta­ba muy emo­cio­na­do, que­ría ha­cer lo me­jor y pues me lan­cé”, cuen­ta.

A sus 33 años, Ali Va­len­zue­la sa­be que su se­gun­da opor­tu­ni­dad y nue­vo pro­yec­to de vi­da es­tá en­tre el fo­gón, las ca­zue­las, los sar­te­nes y las es­pe­cias.

“El chef Be­ni­to es mi fa­vo­ri­to por­que creo que si yo tu­vie­ra su pues­to se­ría igual de exi­gen­te. Me en­can­ta có­mo la chef Betty te ex­pli­ca y del chef He­rre­ra me gus­ta mu­cho su humor ne­gro” ALI VA­LEN­ZUE­LA Con­cur­san­te de Mas­te­rChef

En­tró al reality ape­nas dos me­ses des­pués de sa­lir de la cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.