Salvador Gar­cía So­to

Per­di­mos por co­rrup­ción y mal go­bierno: PRI

El Universal - - NACIÓN - Sgar­cia­so­to@hot­mail.com

La mi­li­tan­cia na­cio­nal del PRI cul­pa de los “peo­res re­sul­ta­dos de la his­to­ria” en las pa­sa­das elec­cio­nes del 1 de ju­lio de es­te año a “la co­rrup­ción del go­bierno” y a “los ma­los re­sul­ta­dos” de la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to. Tam­bién pien­sa que el ma­yor error que co­me­tió su par­ti­do en los pa­sa­dos co­mi­cios fue pos­tu­lar “can­di­da­tos ciu­da­da­nos” a los pues­tos más im­por­tan­tes (Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca) y que­dar­se “ca­lla­do” an­te los ac­tos de co­rrup­ción de su go­bierno y no cues­tio­nar la in­efi­ca­cia y los “nu­los re­sul­ta­dos” de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les pe­ñis­tas que “só­lo tra­je­ron re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos y afec­ta­ron el bol­si­llo de las fa­mi­lias”.

“Un PRI ca­lla­do y un go­bierno si­len­cia­do an­te los cues­tio­na­mien­tos so­bre ac­tos de co­rrup­ción, la in­efi­ca­cia de sus re­for­mas y un país in­mer­so en la in­se­gu­ri­dad” son las ex­pre­sio­nes más cons­tan­tes de la mi­li­tan­cia priis­ta de to­da la Re­pú­bli­ca, que que­da­ron con­te­ni­das en el do­cu­men­to ela­bo­ra­do por la Co­mi­sión de Diag­nós­ti­co que nom­bró el CEN del PRI pa­ra co­no­cer y ana­li­zar las cau­sas de la es­tre­pi­to­sa de­rro­ta que su­frie­ron a ni­vel fe­de­ral y es­ta­tal en los co­mi­cios de es­te año.

El diag­nós­ti­co priis­ta es una fuer­te au­to­crí­ti­ca al go­bierno de Pe­ña Nie­to y sus re­for­mas, que no cum­plie­ron la ex­pec­ta­ti­va ni los re­sul­ta­dos pro­me­ti­dos: “La Re­for­mas es­truc­tu­ra­les no tra­je­ron be­ne­fi­cios pa­ra na­die; la so­cie­dad las ve ejem­pli­fi­ca­das en edu­ca­ción ama­ña­da, in­se­gu­ri­dad, ga­so­li­na, ca­nas­ta bá­si­ca y ser­vi­cios más ca­ros. En es­te pro­ce­so el go­bierno no pu­do y no pue­de dar una ex­pli­ca­ción por­que no fun­cio­na­ron, al igual que el PRI. Eso ge­ne­ró la ma­yor des­con­fian­za de la so­cie­dad y las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes du­dan que se­pa­mos ser un go­bierno de re­sul­ta­dos. En ge­ne­ral las re­for­mas so­lo tra­je­ron re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos y que afec­ta­ron el bol­si­llo de las fa­mi­lias de Mé­xi­co”, di­ce tex­tual el do­cu­men­to de 24 pá­gi­nas del que es­ta co­lum­na tie­ne una co­pia y que se­rá pre­sen­ta­do en fe­cha pró­xi­ma por la di­ri­gen­cia na­cio­nal priis­ta.

“Des­de su ini­cio el (ac­tual) go­bierno fe­de­ral se em­pe­ñó en di­fun­dir un men­sa­je con al­tas ex­pec­ta­ti­vas de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les; el par­ti­do par­ti­ci­pó por lí­nea, por dis­ci­pli­na o su­mi­sión, en re­pli­car las ven­ta­jas de és­tas, y a am­bos, la so­cie­dad les co­bró frac­tu­ra”, re­co­no­ce el aná­li­sis priis­ta de la de­rro­ta elec­to­ral.

El par­ti­do co­rrup­to de Mé­xi­co. En el ca­pí­tu­lo Re­la­ción Par­ti­do-Go­bierno, los priis­tas re­co­no­cen que la so­cie­dad me­xi­ca­na “nos con­si­de­ra el Par­ti­do co­rrup­to de Mé­xi­co, no cree en nues­tros pro­ce­sos in­ter­nos y mu­cho me­nos en sus can­di­da­tos de uni­dad, ni en la éti­ca y el pro­fe­sio­na­lis­mo de sus can­di­da­tos y no ve atrac­ti­vas nues­tras cam­pa­ñas y ase­gu­ra que ju­ga­mos su­cio”. Se cues­tio­nan si el Par­ti­do de­be o no acom­pa­ñar a sus go­bier­nos, ser par­te de sus lo­gros o erro­res (co­rrup­ción) y ser o no un au­di­tor de la ges­tión de los go­ber­nan­tes que lle­van al po­der, al mis­mo tiem­po que ana­li­zan si el go­bierno de­be o no te­ner in­je­ren­cia en el par­ti­do o dar­le to­tal au­to­no­mía. Y con­clu­yen que la re­la­ción en­tre el PRI y sus go­bier­nos de­be te­ner co­mu­ni­ca­ción pa­ra de­fi­nir “quie­nes so­mos y qué ofre­ce­mos a la so­cie­dad”.

El priis­mo re­nie­ga de la “ins­ti­tu­cio­na­li­dad”, a la que no le ve nin­gún be­ne­fi­ció en el con­tex­to ac­tual y se que­ja de los di­ri­gen­tes, “que son el pri­mer fac­tor de ge­ne­ra­ción de es­ta dis­ci­pli­na y ca­llan las vo­ces de la mi­li­tan­cia. So­mos una mi­li­tan­cia mu­da de ori­gen y así lo trans­mi­ti­mos a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”, se la­men­tan en el diag­nós­ti­co y ellos mis­mos se pre­gun­tan: “Ha­ce cuán­to que no ve­mos un PRI re­co­rrien­do las ca­lles y que no sea pro­ce­so elec­to­ral, un PRI de cau­sas po­pu­la­res y no par­ti­cu­la­res, un PRI de ac­cio­nes y de re­sul­ta­dos”.

A fa­vor del abor­to y ma­tri­mo­nios gays. Y en un es­bo­zo de lo que de­be ser una nue­va agen­da po­lí­ti­ca que res­pon­da a los te­mas en que los me­xi­ca­nos es­pe­ran pos­tu­ras de­fi­ni­das, se pro­nun­cian por­que el PRI apo­ye la le­ga­li­za­ción na­cio­nal de los ma­tri­mo­nios gays o en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo, co­mo pro­pu­so Pe­ña Nie­to an­tes de las elec­cio­nes, pe­ro que lue­go fue re­ti­ra­da la ini­cia­ti­va por las ma­yo­rías priis­tas en el Con­gre­so por te­mor a los cos­tos po­lí­ti­cos. “El PRI y quie­nes lo in­te­gran de­ben re­co­no­cer co­mo te­ma in­elu­di­ble el res­pe­to a los de­re­chos sin dis­tin­ción, por en­ci­ma de cual­quier dog­ma o con­si­de­ra­ción per­so­nal. To­das las per­so­nas so­mos li­bres de de­ter­mi­nar nues­tras pre­fe­ren­cias se­xua­les sin me­nos­ca­bo de nues­tra dig­ni­dad ni el ejer­ci­cio de nues­tros de­re­chos. Es in­dis­pen­sa­ble la ac­tua­ción res­pon­sa­ble de las y los le­gis­la­do­res del PRI en los Con­gre­sos lo­ca­les, es­pe­cial­men­te cuan­do de­fi­nen el ma­tri­mo­nio en sus nor­mas ci­vi­les”.

Tam­bién ur­gen a que el priis­mo fi­je una pos­tu­ra fa­vo­ra­ble a la in­te­rrup­ción le­gal del em­ba­ra­zo, co­mo un de­re­cho de sa­lud re­pro­duc­ti­va de las mu­je­res me­xi­ca­nas y de igual­dad ple­na de gé­ne­ro es­ta­ble­ci­do en va­rios tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les sus­cri­tos por Mé­xi­co. “Uno de los gran­des pen­dien­tes pa­ra Mé­xi­co es el go­ce y ejer­ci­cio de los de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos de las mu­je­res… Al PRI le co­rres­pon­de tran­si­tar de un de­li­to a un de­re­cho de las mu­je­res co­mo ti­tu­la­res de la au­to­no­mía re­pro­duc­ti­va so­bre su pro­pio cuer­po, se­pa­rar la mo­ral de la ley o el pe­ca­do del de­li­to, co­mo una vi­sión his­tó­ri­ca, mo­ral y de dis­cri­mi­na­ción”.

Di­ri­gen­cia elec­ta por vo­to y que el INE or­ga­ni­ce. Los cons­tan­tes cam­bios de la di­ri­gen­cia na­cio­nal, di­cen los priis­tas, lle­va­ron a per­der ru­ta e iden­ti­dad en las elec­cio­nes fe­de­ra­les y lo­ca­les. “El CEN y sus di­ri­gen­tes e in­te­gran­tes de­ben ser elec­tos en pro­ce­sos abier­tos y ne­ce­si­ta­mos di­ri­gen­tes de tiem­po com­ple­to, no di­ri­gen­tes con do­ble car­go y el CEN del PRI no de­be ocu­par­se co­mo pre­mio de con­so­la­ción po­lí­ti­ca y mu­cho me­nos el es­pa­cio de ami­gos y ami­gas del go­bierno fe­de­ral”, sen­ten­cian los priis­tas.

Pro­po­nen que la pró­xi­ma con­vo­ca­to­ria pa­ra ele­gir a la nue­va di­ri­gen­cia na­cio­nal, que de­be­rá emi­tir en los pró­xi­mos me­ses Clau­dia Ruiz Mas­sieu, de­be ser abier­ta, in­clu­yen­te y de con­sul­ta a la ba­se, in­clu­so se pro­po­ne que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral se en­car­gue de or­ga­ni­zar el pro­ce­so in­terno. “La di­ri­gen­cia na­cio­nal de­be to­mar de­ci­sio­nes a tiem­po y de­ci­sio­nes que be­ne­fi­cien al par­ti­do. No po­de­mos ver un PRI atro­pe­lla­do y de de­ci­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les. La mi­li­tan­cia ha­bló y fue muy cla­ra: que la mi­li­tan­cia se de­be so­lo a la mi­li­tan­cia y no a las de­ci­sio­nes del go­bierno fe­de­ral”, ad­vier­ten.

Se que­jan los mi­li­tan­tes de que “el PRI es­tá se­cues­tra­do o in­clu­so es tí­tu­lo de pro­pie­dad de mu­chos, que se pue­de do­nar o in­clu­so he­re­dar. El PRI es­tá abier­to pa­ra po­cos y ce­rra­do pa­ra mu­chos, y cuan­do se les pi­dió enu­me­rar las cau­sas de la “peor de­rro­ta del par­ti­do en su his­to­ria”, di­je­ron: 1. Co­rrup­ción del go­bierno; 2. Ma­los re­sul­ta­dos del go­bierno fe­de­ral; 3. Ma­las y ma­los can­di­da­tos; 4. Erro­res del con­ve­nio de coa­li­ción y en al­gu­nos es­ta­dos de­no­mi­na­dos co­mo do­na­cio­nes elec­to­ra­les; 5. De­ci­sio­nes tar­días; 6. Mal­tra­to a la mi­li­tan­cia; 7. Opa­ci­dad en los re­cur­sos de la cam­pa­ña, en­tre otros.

La pre­gun­ta es si el do­cu­men­to de la Co­mi­sión de Diag­nós­ti­co lle­ga­rá a to­dos los priis­tas, es­pe­cial­men­te al mi­li­tan­te y je­fe po­lí­ti­co más alu­di­do co­mo cau­san­te de la de­rro­ta, el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to. ¿O la au­to­crí­ti­ca só­lo se­rá pa­ra la ca­tar­sis in­ter­na, el ga­to­par­dis­mo y la si­mu­la­ción, de las que tan­to gus­tan los priis­tas?

No­tas in­dis­cre­tas… A con­tra­co­rrien­te de lo que pien­san y ex­pre­san los mi­li­tan­tes de su par­ti­do, el PRI, y bue­na par­te de los me­xi­ca­nos, el se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, Il­de­fon­so Guajardo, lan­zó el jue­ves des­de la tri­bu­na del Se­na­do una fra­se que lo per­se­gui­rá y que opa­ca su buen desem­pe­ño co­mo ne­go­cia­dor del nue­vo tra­ta­do con Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá: “Los po­bres no co­men ga­so­li­na, co­men tor­ti­lla, po­llo, le­che, hue­vo”, di­jo en un for­za­do in­ten­to por mi­ni­mi­zar el im­pac­to del al­za de los com­bus­ti­bles en la in­fla­ción y el au­men­to en pro­duc­tos bá­si­cos. Ade­más de in­sen­si­ble y des­afor­tu­na­do, el comentario de Il­de­fon­so en­tra en con­flic­to con el re­pun­te in­fla­cio­na­rio a par­tir del “ga­so­li­na­zo” de 2017, que au­men­tó el cos­to de com­bus­ti­bles que son un in­su­mo pa­ra el res­to de los bie­nes, in­clui­dos los de la ca­nas­ta bá­si­ca. Pri­me­ro por­que es muy du­do­so que “los po­bres”, a los que alu­de Guajardo, al­can­cen a co­mer to­do lo que él di­ce en su die­ta dia­ria, y se­gun­do por­que la ca­nas­ta bá­si­ca sí subió de enero del 17 a sep­tiem­bre de 2018 en 8.31% y los ener­gé­ti­cos subie­ron 10.33% en el mis­mo pe­rio­do. ¿Es pu­ra ca­sua­li­dad o los tec­nó­cra­tas co­men lum­bre?... Do­ble Ser­pien­te de los da­dos. Gra­cias a los ami­gos y ama­bles lec­to­res por sus men­sa­jes de apo­yo.

Un do­cu­men­to ela­bo­ra­do por el CEN del PRI cul­pa a “la co­rrup­ción del go­bierno” y a “los ma­los re­sul­ta­dos” de la ad­mi­nis­tra­ción de En­ri­que Pe­ña Nie­to de la es­tre­pi­to­sa de­rro­ta que su­frió el tri­co­lor es­te año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.