UNA TAR­DE EN EL CLUB CANNABIS

El Club Can­ná­bi­co Xo­chi­pi­lli, ubi­ca­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co y con más de 200 in­te­gran­tes, es un es­pa­cio don­de se lle­van a ca­bo con­cur­sos y reunio­nes en torno a la cul­tu­ra de la cannabis. “Fu­mar es nues­tro de­re­cho”, di­cen al­gu­nos miem­bros

El Universal - - PORTADA - MONTSERRAT PE­RAL­TA —jus­ti­ciay­so­cie­dad@elu­ni­ver­sal.com.mx

• Pa­ra los miem­bros del Club Can­ná­bi­co Xo­chi­pi­lli, el con­su­mo re­crea­ti­vo de la ma­rihua­na es una reali­dad. Los cer­ca de 250 in­te­gran­tes se reúnen pa­ra fu­mar y con­vi­vir. En la or­ga­ni­za­ción “se de­fien­de a los usua­rios de la cannabis y se bus­ca la deses­tig­ma­ti­za­ción”, di­ce Ted. Al­gu­nos co­men­tan que la usan tam­bién con fi­nes mé­di­cos.

Olga Sán­chez Cordero, mi­nis­tra en re­ti­ro, subió al pleno del Se­na­do al fi­lo del me­dio­día del pa­sa­do jue­ves pa­ra pre­sen­tar una ini­cia­ti­va a nom­bre de Mo­re­na que ver­sa so­bre la re­gu­la­ción del uso lú­di­co de la ma­rihua­na. Ape­nas dos ho­ras des­pués, y a pocas cua­dras de dis­tan­cia, el con­su­mo lú­di­co de la yer­ba, sin re­gu­lar, es to­da una reali­dad.

Sen­ta­do en un sillón ca­fé es­tá Or­lan­do Pa­che­co a quien apo­dan Ted, tie­ne 32 años y sos­tie­ne en las pier­nas una ban­de­ja de alu­mi­nio co­lor ver­de. Por­ta con or­gu­llo una pla­ye­ra ne­gra con le­tras blan­cas que di­cen Club Can­ná­bi­co Xo­chi­pi­lli, en el cen­tro de su pe­cho re­sal­ta la ho­ja de la cannabis. Usa sus ma­nos pa­ra “lim­piar” la yer­ba que des­pués fu­ma­rá.

Ted se in­te­gró al club can­ná­bi­co ha­ce dos años por in­vi­ta­ción de un ami­go del CCH. Lo que lo mo­ti­vó, di­ce, es que en la or­ga­ni­za­ción “se de­fien­de a los usua­rios de la cannabis y se bus­ca la deses­tig­ma­ti­za­ción.

Jun­to con él, cer­ca de 250 usua­rios de cannabis con­for­man el club, en don­de se reúnen pa­ra fu­mar ma­rihua­na y con­vi­vir.

En el club ha­cen con­cur­sos pa­ra ca­tar a la yer­ba o so­bre quien for­ja me­jor un “po­rro”. Los pre­mios son un grin­der —he­rra­mien­ta pa­ra mo­ler la ma­rihua­na—, “sá­ba­nas” —pa­pel especial pa­ra ha­cer­se un ci­ga­rro con di­cha plan­ta— o bongs —pi­pa de agua—.

Tam­bién apo­yan a los miem­bros del club con ase­so­rías legales, mé­di­cas y si­co­ló­gi­cas.

En un de­par­ta­men­to de la co­lo­nia Ta­ba­ca­le­ra, Ted re­cuer­da su pri­mer “via­je”: Era es­tu­dian­te de se­cun­da­ria y te­nía 13 años, sin­tió que “flo­ta­ba” y cuan­do se mi­ró en un espejo le “ata­có el pa­ya­so” y co­men­zó a reír.

Ted sa­ca una “sá­ba­na” y co­lo­ca ma­rihua­na so­bre ella, a la par re­la­ta có­mo le ayu­da por­que su per­so­na­li­dad “sin es­tar gri­fo” es un po­co agre­si­va y an­sio­sa: “Cuan­do es­toy pa­che­co es to­do más re­la­ja­do”. El jo­ven fu­ma dia­rio y va­rias ve­ces al día.

Al ha­blar de la ca­li­dad de la yer­ba, in­di­ca que en oca­sio­nes se per­ca­ta de “que no es­tá bue­na, en­ton­ces el mal via­je es que ya la com­pras­te y no la vas a po­der uti­li­zar, por­que el sa­bor no es agra­da­ble ni el olor”.

Pa­ra en­trar al Club Can­ná­bi­co Xo­chi­pi­lli se re­quie­re ser ma­yor de edad, ser usua­rio de cannabis y res­pon­der una so­li­ci­tud de in­gre­so. Los miem­bros tie­nen un es­pa­cio de con­su­mo se­gu­ro y la so­li­ci­tud de cul­ti­vo, que aún no han ob­te­ni­do “por­que nos han pues­to trabas des­de Co­fe­pris”, in­di­ca Or­lan­do Pa­che­co.

El ca­mino que han se­gui­do ha si­do a tra­vés del am­pa­ro. La re­cien­te ju­ris­pru­den­cia la con­si­de­ran un triun­fo pa­ra to­dos los que fu­man.

Cuen­ta que a él la ma­rihua­na lo re­la­ja y le ayu­da a que le dé ham­bre: “Tra­ba­jé mu­cho tiem­po de noche y es­to [la ma­rihua­na] me ayu­da­ba a no vol­ver­me lo­co por tan­ta des­ve­la­da”. So­bre el uso lú­di­co se­ña­la: “Es nues­tro de­re­cho”.

Adán, co­no­ci­do co­mo Cham­pi, es otro de los miem­bros del Club Can­ná­bi­co, tie­ne 25 años y es por­ta­dor del VIH. Su pri­me­ra ex­pe­rien­cia con la ma­rihua­na fue a los 15 años, y a di­fe­ren­cia del “via­je” de Ted, el su­yo “fue ho­rri­ble”.

En una fies­ta le pre­gun­ta­ron si fu­ma­ba, “y por sen­tir­me in­clui­do di­je que sí; fu­mé y me per­dí com­ple­ta­men­te”. Re­cuer­da que re­vol­vió al­cohol con ma­rihua­na y que se pu­so una de sus peo­res bo­rra­che­ras.

Cham­pi es ar­qui­tec­to y la ma­rihua­na le ayu­da con el pro­ce­so crea­ti­vo de su pro­fe­sión, ya que así “se suel­ta a di­bu­jar”. Se acer­có al club cuan­do lo in­vi­ta­ron a la Pri­mer Co­pa de Cannabis en Mé­xi­co, que se ce­le­bró en Pla­ya Pa­raí­so, Guerrero.

En esa com­pe­ten­cia, un ju­ra­do de­li­be­ró cuál era la me­jor yer­ba con ba­se en su po­ten­cia, tex­tu­ra y aro­ma. Or­ga­ni­za­ron jue­gos y un triatlón pa­ra que las per­so­nas se en­tre­tu­vie­ran de for­ma re­crea­ti­va.

Cham­pi sus­pen­dió por dos años su con­su­mo de ma­rihua­na, pe­ro ha­ce cua­tro años fue diag­nos­ti­ca­do con el vi­rus del VIH y co­men­zó su me­di­ca­ción con an­ti­rre­to­vi­ra­les, “que son muy agre­si­vos con el es­tó­ma­go”, por lo que sus de­seos de co­mer se es­fu­ma­ron. Así fue co­mo re­cor­dó que cuan­do fu­ma­ba, el efec­to era que le da­ba mu­cha ham­bre “el fa­mo­so mun­chies”, aho­ra con­su­me la yer­ba con fi­nes te­ra­péu­ti­cos.

Con una más­ca­ra de ca­la­ve­ra de co­lor ver­de, Delta Kan, de 31 años, na­rra que co­no­ce la ma­rihua­na des­de los 16 años. La pri­me­ra vez que fu­mó fue en la es­qui­na de su ca­sa, mien­tras echa­ba el co­to­rreo con sus ami­gos: “Fue muy agra­da­ble la pri­me­ra co­lo­ca­ción, co­mien­zas a per­ci­bir las co­sas de for­ma di­fe­ren­te”.

Co­men­ta que el club es agra­da­ble por­que “fu­mas más en con­fian­za, sin ta­búes y sin la ban­da pe­de­ra que di­ce ‘pin­che ma­rihua­ni­to’”.

A Delta Kan le gus­ta más el la­do me­di­ci­nal de la plan­ta por­que le da ali­vio cor­po­ral y le ayu­da con el in­som­nio: “Yo no fu­mo pa­ra an­dar en la fies­ta o pa­ra an­dar de vi­cio­so, yo fu­mo pa­ra dor­mir”.

“El club es agra­da­ble por­que fu­mas más en con­fian­za, sin ta­búes y sin la ban­da pe­de­ra que di­ce ‘pin­che ma­rihua­ni­to’” DELTA KAN

Con­su­mi­dor de ma­rihua­na

Pa­ra cal­mar la an­sie­dad, pa­ra com­ba­tir el in­som­nio, con fi­nes te­ra­péu­ti­cos o pa­ra te­ner ham­bre son al­gu­nas de las ra­zo­nes por las que di­ver­sos miem­bros del Club Can­ná­bi­co Xo­chi­pi­lli con­su­men ma­rihua­na.

Ted te­nía 13 años cuan­do con­su­mió ma­rihua­na por pri­me­ra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.