¿Por qué Eca­te­pec se vol­vió vio­len­to?

Eca­te­pec se con­for­mó con mi­gran­tes de cua­tro en­ti­da­des en los años 40. Hoy es el mu­ni­ci­pio más po­bla­do del país, pe­ro con des­em­pleo, po­bre­za ex­tre­ma y co­rrup­ción

El Universal - - NEWS - MARIANA NAGORE Y ELISA VILLA ROMÁN

Lis­set Gon­zá­lez Me­lén­dez tie­ne 23 años y siem­pre ha vi­vi­do en el Es­ta­do de Mé­xi­co, en la co­lo­nia Jar­di­nes de Mo­re­los, en Eca­te­pec. Su abue­la le pla­ti­ca­ba que cuan­do lle­ga­ron en los años 90 ca­si to­do era te­rreno bal­dío, pe­ro la zo­na cre­ció rá­pi­do por la fa­ci­li­dad que ha­bía pa­ra com­prar tie­rras. Su fa­mi­lia es de las pri­me­ras que ha­bi­ta­ron es­ta zo­na.

Lis­set re­cuer­da que cuan­do era pe­que­ña le gus­ta­ba sa­lir a ju­gar a la ca­lle con los ve­ci­nos “te­nía­mos una in­fan­cia muy libre”.

Hoy, don­de vi­ve Lis­set, ya no se ve a los ni­ños ju­gar en la ca­lle o ir so­los a la tien­da. La de­lin­cuen­cia en es­te mu­ni­ci­pio ha afec­ta­do de mu­chas ma­ne­ras la for­ma de vi­da de los me­xi­quen­ses, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de sa­lir de sus ca­sas.

Asal­tos, des­apa­ri­cio­nes, fe­mi­ni­ci­dios, se­cues­tros, en­tre otros de­li­tos, no eran te­mas co­mu­nes.

“Uno siem­pre es­tá cons­cien­te de la de­lin­cuen­cia pe­ro no nos da­mos cuen­ta qué tan gra­ve es­tá la si­tua­ción has­ta que le pa­sa a al­guien que vi­ve cer­ca de ti”, la­men­ta Lis­set.

Eca­te­pec era un mu­ni­ci­pio ru­ral. Pe­ro es­te mo­do de vi­da se rom­pió cuan­do se ins­ta­ló la fá­bri­ca de So­sa Tex­co­co S.A., en 1943.

Los tra­ba­ja­do­res se asen­ta­ron con sus fa­mi­lias en es­ta zo­na. El go­bierno del Es­ta­do de Mé­xi­co es­ta­ba cons­tru­yen­do ca­rre­te­ras, co­rre­do­res in­dus­tria­les y vías fe­rro­via­rias.

Eca­te­pec se con­for­mó en un ori­gen por po­bla­do­res de es­ta­dos cer­ca­nos, co­mo Mi­choa­cán, Pue­bla, Hi­dal­go y tam­bién de la ca­pi­tal, ex­pli­ca la doc­to­ra Pa­tri­cia Román Reyes, es­pe­cia­lis­ta en mi­gra­ción, de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Mé­xi­co.

Agre­ga que es­ta di­ver­si­dad de nin­gu­na ma­ne­ra es la cau­sa de la vio­len­cia . “La vio­len­cia no tie­ne que ver con quié­nes vi­ven en Eca­te­pec, sino con las con­di­cio­nes de vi­da que se les han im­pues­to”. La vio­len­cia tie­ne que ver con con­di­cio­nes es­truc­tu­ra­les, con po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les que con­di­cio­na­ron “al­tí­si­mas ta­sas de des­em­pleo y po­bre­za ex­tre­ma”, ade­más de que las le­yes no se cum­plen, se­ña­la.

Hoy en Eca­te­pec ha­bi­tan un mi­llón 841 mil per­so­nas, ca­si el 11 por cien­to de los ha­bi­tan­tes de es­te es­ta­do. Una cuar­ta par­te de la po­bla­ción vi­ve en po­bre­za ex­tre­ma, se­gún el in­for­me anual so­bre la si­tua­ción de po­bre­za y re­za­go so­cial de la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo So­cial de 2017.

De 1940 a 1960, es co­mún en­con­trar no­tas en es­te dia­rio so­bre cuer­pos sin vi­da y con se­ñas de vio­len­cia arro­ja­dos al Gran Ca­nal del De­sa­güe, sin que es­tos ca­sos se re­sol­vie­ran.

Hoy si­guen en­con­trán­do­se cuer­pos con se­ña­les de tor­tu­ra y vio­len­cia se­xual en Eca­te­pec, de los cua­les la mi­tad son mu­je­res.

El Es­ta­do de Mé­xi­co de­cla­ró aler­ta de gé­ne­ro en julio de 2015, la cual es un con­jun­to de ac­cio­nes del go­bierno pa­ra en­fren­tar la vio­len­cia con­tra ellas. Pe­ro se­gún da­tos de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia es­ta­tal, en 14 me­ses y só­lo en Eca­te­pec, se han re­por­ta­do 48 ho­mi­ci­dios do­lo­sos de mu­je­res y 16 de hom­bres.

Cé­sar Mar­tí­nez, doc­tor en psi­co­lo­gía cri­mi­nal por la UNAM, ex­pli­ca que gru­pos del cri­men or­ga­ni­za­do se “in­cu­ban” en lu­ga­res sa­nos y “ge­ne­ran so­cie­da­des en­fer­mas e in­se­gu­ras”.

Afir­ma que en am­bien­tes vio­len­tos las mu­je­res y los ni­ños son los más vul­ne­ra­bles. “Fac­to­res co­mo la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad, don­de ellos (los cri­mi­na­les) pue­dan mo­ver­se son el cal­do de cul­ti­vo pa­ra una so­cie­dad en­fer­ma... el pa­to­ló­gi­co no so­bre­vi­ve si no hay co­rrup­ción”.

La doc­to­ra opi­na có­mo com­ba­tir es­te ti­po de vio­len­cia: “en prin­ci­pio, se de­be em­pe­zar a cum­plir la ley. Mé­xi­co es pun­ta de lan­za en el di­se­ño de pro­gra­mas y po­lí­ti­cas con­tra la vio­len­cia ha­cia las mu­je­res, el pro­ble­ma es­tá en las po­si­bi­li­da­des reales de cum­plir­las. Mé­xi­co tie­ne las le­yes que po­drían ha­cer po­si­ble que la vio­len­cia par­ti­cu­lar ha­cia las mu­je­res pu­die­ra em­pe­zar a ce­der”.

Román di­ce que “se de­be apren­der a res­pe­tar la vi­da, en ge­ne­ral. Va­mos a apren­der que las di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res no equi­va­len a su­pe­rio­ri­dad o in­fe­rio­ri­dad. Co­ti­dia­na­men­te de­be­ría­mos apren­der a vi­vir con ese res­pe­to”.

“To­ma­mos mu­chas pre­cau­cio­nes: es­con­des tu di­ne­ro, car­gas dos te­lé­fo­nos por si te asal­tan”, di­ce Lis­set.

Ima­gen de 1993 de los lí­mi­tes en­tre Eca­te­pec y la Ciu­dad de Mé­xi­co. Des­de en­ton­ces ya se apre­cia el flu­jo vehi­cu­lar que has­ta nues­tros días es ha­bi­tual en Eca­te­pec de Mo­re­los, el mu­ni­ci­pio con cer­ca de dos mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

“Agua, dre­na­je, pa­vi­men­to y de­más ser­vi­cios ur­ba­nos fal­tan en más de 60 co­lo­nias de Eca­te­pec”, se lee en el re­ver­so de es­ta fo­to­gra­fía to­ma­da en 1992.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.