Sal­va­dor García Soto

La lla­ma­da de Es­pa­ña y la gra­cia a los ban­cos

El Universal - - NACIÓN - Sgar­cia­so­to@hot­mail.com

Una lla­ma­da des­de Es­pa­ña a las ofi­ci­nas del pre­si­den­te elec­to en la co­lo­nia Ro­ma, por par­te del pre­si­den­te del gru­po fi­nan­cie­ro es­pa­ñol con ma­yor pre­sen­cia en Mé­xi­co, hi­zo que el día de ayer Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor de­ci­die­ra pos­po­ner cual­quier ac­ción o de­ci­sión que mo­di­fi­que las re­glas y nor­mas que ri­gen la ope­ra­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro en Mé­xi­co, en­tre ellas el co­bro de co­mi­sio­nes, por un pe­rio­do de tres años. Des­pués de esa co­mu­ni­ca­ción te­le­fó­ni­ca, cu­ya exis­ten­cia fue con­fir­ma­da por fuentes muy cer­ca­nas del pró­xi­mo go­bierno, se to­mó la de­ci­sión de que no se ha­rá nin­gún cam­bio al mar­co le­gal del sis­te­ma eco­nó­mi­co, fi­nan­cie­ro (que in­clu­ye a los ban­cos) y fis­cal en “la pri­me­ra eta­pa” (los tres pri­me­ros años) del pró­xi­mo go­bierno.

Así, Ló­pez Obra­dor pa­ró la tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra y pu­so “en pau­sa” la ini­cia­ti­va de los se­na­do­res de Mo­re­na pa­ra can­ce­lar di­ver­sas co­mi­sio­nes ex­ce­si­vas de los ban­cos y que, im­pul­sa­da por el coor­di­na­dor mo­re­nis­ta, Ri­car­do Mon­real, pro­vo­có es­ta se­ma­na un “jue­ves ne­gro” pa­ra los ban­cos na­cio­na­les y ex­tran­je­ros en Mé­xi­co, cu­yas ac­cio­nes ca­ye­ron has­ta 11 pun­tos y pro­vo­ca­ron el peor desplome de la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res de los úl­ti­mos 7 años, al per­der 5.8% en una so­la jor­na­da.

Jun­to a la lla­ma­da re­ci­bi­da es­te vier­nes en las ofi­ci­nas del pre­si­den­te elec­to des­de Ma­drid, otra con­ver­sa­ción que pe­só en la de­ci­sión de Ló­pez Obra­dor de fre­nar, por el mo­men­to, cual­quier cam­bio en el sis­te­ma ban­ca­rio me­xi­cano, fue la que tu­vo ha­ce unas se­ma­nas con Ana Bo­tín, pre­si­den­ta del Gru­po San­tan­der, con quien el fu­tu­ro go­ber­nan­te me­xi­cano tam­bién ha­bló so­bre las con­di­cio­nes en que ope­ran los ban­cos y las ga­ran­tías y cer­ti­dum­bre que ofre­cía su go­bierno a los gru­pos fi­nan­cie­ros ex­tran­je­ros que pres­tan ser­vi­cios en el país.

La de­ci­sión anun­cia­da ayer lle­va im­plí­ci­to un men­sa­je y un em­pla­za­mien­to del pró­xi­mo go­bierno a los ban­cos na­cio­na­les y ex­tran­je­ros res­pec­to al co­bro de co­mi­sio­nes: en 3 años se re­vi­sa­rá esa si­tua­ción, ya sea por una ini­cia­ti­va de ley que aprue­ban las ma­yo­rías de Mo­re­na, o por una pro­pues­ta que sur­ja de los pro­pios gru­pos ban­ca­rios y fi­nan­cie­ros pa­ra re­du­cir las mi­llo­na­rias ga­nan­cias que ac­tual­men­te ob­tie­nen por di­ver­sas co­mi­sio­nes, y que al­can­zan has­ta 140 mil mi­llo­nes de pe­sos.

El estilo AMLO. La de­ci­sión de fre­nar en es­te mo­men­to el te­ma de las co­mi­sio­nes ban­ca­rias, en con­tra­par­te a la re­cien­te can­ce­la­ción del ae­ro­puer­to de Tex­co­co, aun­que en apa­rien­cia dis­tin­tas, re­pre­sen­tan par­te de una mis­ma es­tra­te­gia po­lí­ti­ca que an­ti­ci­pa el que se­rá el nue­vo estilo de go­ber­nar de Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor a par­tir del 1 de di­ciem­bre.

En am­bos ca­sos, aun­que con re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes (en uno ce­dió y les dio un “pla­zo de gra­cia” a los ban­que­ros y en el otro apli­có una de­ci­sión to­ma­da des­de su cam­pa­ña le­gi­ti­ma­da por “con­sul­ta po­pu­lar”) el pró­xi­mo pre­si­den­te apli­có el mis­mo mo­de­lo de de­ci­sión po­lí­ti­ca: pri­me­ro lan­za una pro­pues­ta, ya sea una con­sul­ta o una ini­cia­ti­va de ley, que fun­cio­nan co­mo “glo­bo son­da” que mi­de reac­cio­nes en los sec­to­res que se­rán afec­ta­dos, en la opi­nión pú­bli­ca y me­diá­ti­ca y, so­bre to­do en el áni­mo po­pu­lar, que pa­ra él es lo más im­por­tan­te. La “son­da” mi­de el te­rreno y la via­bi­li­dad de la pro­pues­ta; lue­go crea una “co­mi­sión de ex­per­tos” que ana­li­ce a fon­do el te­ma y ha­ga pro­pues­tas mien­tras pro­vo­ca el de­ba­te pú­bli­co y su equi­po de co­la­bo­ra­do­res y ope­ra­do­res se di­vi­de: unos a fa­vor y otros en con­tra, y cuan­do ya se desata­ron to­do ti­po de reac­cio­nes y se to­mó la tem­pe­ra­tu­ra al am­bien­te po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial, en­ton­ces vie­ne la de­ci­sión úl­ti­ma que siem­pre co­rres­pon­de­rá al pre­si­den­te.

Así can­ce­ló Tex­co­co y así ope­ró el “zar­pa­zo a los ban­cos”. Pri­me­ro la ini­cia­ti­va de Mo­re­na y de Mon­real en el Se­na­do a la que si­guie­ron reac­cio­nes in­me­dia­tas de los ban­cos y la Bol­sa; lue­go la opi­nión po­pu­lar, ca­si to­da a fa­vor de dis­mi­nuir co­mi­sio­nes ex­ce­si­vas a los “vam­pi­ros ban­que­ros”, jun­to a opi­nio­nes me­diá­ti­cas di­vi­di­das; des­pués la sa­li­da del pró­xi­mo ti­tu­lar de Ha­cien­da, Carlos Ur­zúa, a exi­gir que “cual­quier ini­cia­ti­va fis­cal o fi­nan­cie­ra de los con­gre­sis­tas pri­me­ro sea con­sul­ta­da con los ex­per­tos ha­cen­da­rios pa­ra de­fi­nir su via­bi­li­dad y su im­pac­to fi­nan­cie­ro y fis­cal”, se­gui­da de la reac­ción de los gran­des gru­pos es­pa­ño­les que se co­mu­ni­ca­ron con el pró­xi­mo go­bierno y al fi­nal, la úl­ti­ma ins­tan­cia pre­si­den­cial co­mo ac­to de au­to­ri­dad: “no ha­brá mo­di­fi­ca­cio­nes al mar­co eco­nó­mi­co, fi­nan­cie­ro y fis­cal en los pró­xi­mos tres años”.

¿Per­dió Mon­real o ju­go su rol? Al di­vi­dir a su equi­po en los “po­li­cías bue­nos y po­li­cías ma­los”, si en el ae­ro­puer­to per­dió Al­fon­so Ro­mo, que em­pu­jó a Tex­co­co has­ta el fi­nal, en el ca­so de la Ley de Trans­pa­ren­cia a los co­bros ban­ca­rios tam­bién per­dió, en apa­rien­cia, Ri­car­do Mon­real. El lí­der del Se­na­do fue se­ña­la­do co­mo “res­pon­sa­ble” por opi­na­do­res y por los ban­que­ros, pe­ro tam­bién por com­pa­ñe­ros su­yos de Mo­re­na (al­gu­nos con un cla­ro in­te­rés po­lí­ti­co) co­mo Yeidckol Po­lenvsky, di­ri­gen­te del par­ti­do, sa­lie­ron a en­men­dar­le la pla­na y has­ta a des­lin­dar­se de la pro­pues­ta del se­na­dor.

Pe­ro pen­sar que en las cú­pu­las del Con­gre­so se mue­ve una ho­ja sin que lo se­pa y lo ava­le Ló­pez Obra­dor es in­ge­nuo. Y al lan­zar la ini­cia­ti­va con­tra las co­mi­sio­nes ban­ca­rias, lo que hi­zo Mon­real fue ac­ti­var el me­ca­nis­mo y man­dar el “glo­bo son­da” con el men­sa­je a los mi­llo­na­rios due­ños de los ban­cos que ter­mi­na­ron acer­cán­do­se a ne­go­ciar con el pre­si­den­te elec­to, co­mo ocu­rrió con los po­de­ro­sos gru­pos fi­nan­cie­ros de Es­pa­ña.

Y si a Ro­mo, tras per­der con Tex­co­co, lo com­pen­sa­ron al en­tre­gar­le par­te de los nom­bra­mien­tos de or­ga­nis­mos pú­bli­cos fi­nan­cie­ros, co­mo la CNB­yV, ve­re­mos qué su­ce­de con Mon­real y la ju­ga­da de las co­mi­sio­nes, que por aho­ra que­dó en un “pe­río­do de gra­cia” de 3 años a los ban­cos pa­ra ba­jar y eli­mi­nar sus co­mi­sio­nes y que las igua­len a las que co­bran en sus paí­ses ma­triz. Si eso ocu­rre en 3 años, o in­clu­so an­tes, el be­ne­fi­cio no se­rá só­lo pa­ra el pró­xi­mo go­bierno, sino pa­ra los usua­rios de la ban­ca que hoy son ex­pri­mi­dos y ex­plo­ta­dos por los ban­cos y sus vam­pi­res­cas y abu­si­vas co­mi­sio­nes.

No­tas in­dis­cre­tas… Otro que me­tió freno y has­ta re­ver­sa fue el can­ci­ller Luis Vi­de­ga­ray con los nom­bra­mien­tos de 5 nue­vos “mi­nis­tros” del Ser­vi­cio Ex­te­rior Me­xi­cano, a los que pre­ten­día nom­brar el jue­ves pa­sa­do en el “Día del di­plo­má­ti­co”. Pe­ro a di­fe­ren­cia del pre­si­den­te elec­to, Vi­de­ga­ray se vio obli­ga­do a can­ce­lar su in­ten­ción de be­ne­fi­ciar a fun­cio­na­rios de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res con an­ti­güe­dad de 15 años, va­rios de ellos ami­gos su­yos y de fi­lia­ción priis­ta, a los que que­ría ha­bi­li­tar co­mo “mi­nis­tros” pa­ra des­pués ser en­via­dos co­mo em­ba­ja­do­res al exi­lio do­ra­do y pro­te­gi­dos del cam­bio de go­bierno. Al can­ci­ller no le que­dó de otra an­te la re­be­lión de di­plo­má­ti­cos de ca­rre­ra que se opu­sie­ron ta­jan­te­men­te a que be­ne­fi­cia­ra a sus cer­ca­nos con las re­cien­tes re­for­mas a la Ley, tal y co­mo se lo ad­vir­tió en una car­ta el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción del Ser­vi­cio Ex­te­rior Me­xi­cano (ASEM), em­ba­ja­dor Carlos Rodríguez y Que­sa­da, a nom­bre de to­dos los di­plo­má­ti­cos in­con­for­mes: “So­li­ci­ta­mos a us­ted el con­ge­la­mien­to del Tran­si­to­rio Sex­to vis­to que aten­ta con­tra el es­fuer­zo y de­di­ca­ción de to­da una vi­da de to­dos los miem­bros del SEM de ca­rre­ra”. La car­ta fue ca­bil­dea­da y apo­ya­da por mu­chos em­ba­ja­do­res y fun­cio­na­rios del Ser­vi­cio Ex­te­rior y el efec­to fue con­tun­den­te: Vi­de­ga­ray tu­vo que me­ter re­ver­sa en sus nom­bra­mien­tos opor­tu­nis­tas… Sin opo­ner­se a la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na que pro­po­ne el pró­xi­mo go­bierno, ni a la ini­cia­ti­va que ya pre­sen­tó Olga Sán­chez Cordero, el coor­di­na­dor del PRI en el Se­na­do, Miguel Oso­rio, pi­dió que an­tes de li­be­rar la co­mer­cia­li­za­ción de la cannabis “se ha­ga el com­pro­mi­so de una cam­pa­ña ex­ten­sa de con­cien­cia­ción so­bre el da­ño que pue­de cau­sar esa dro­ga le­ga­li­za­da”. El ex ti­tu­lar de Go­ber­na­ción pre­sen­tó una ini­cia­ti­va de re­for­mas al Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral, a la Ley con­tra la De­lin­cuen­cia Or­ga­ni­za­da y la Ley Ge­ne­ral de Sa­lud, don­de pro­po­ne de­fi­nir el mar­co re­gu­la­to­rio de una le­ga­li­za­ción en as­pec­tos co­mo los gra­mos que se pue­den te­ner en po­se­sión, el con­su­mo per­so­nal y anual y si se au­to­ri­za su libre co­mer­cia­li­za­ción o se crea un Ins­ti­tu­to, co­mo pro­po­ne Mo­re­na, o só­lo se apli­ca la ju­ris­pru­den­cia dic­ta­da por la Cor­te. El diag­nós­ti­co de Oso­rio Chong sos­tie­ne que le­ga­li­zar la ma­rihua­na “no afec­ta­rá a los gru­pos de­lin­cuen­cia­les, que hoy se de­di­can a tra­fi­car y pro­du­cir más otras dro­gas que son las que ge­ne­ran más vio­len­cia”… Los da­dos cie­rran con Es­ca­le­ra. Bue­na se­ma­na.

Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor pa­ró la tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra y pu­so “en pau­sa” la ini­cia­ti­va de los se­na­do­res de Mo­re­na pa­ra can­ce­lar di­ver­sas co­mi­sio­nes ex­ce­si­vas de los ban­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.