Elec­cio­nes en EU: dos lec­tu­ras pa­ra­le­las

El Universal - - OPINIÓN - Por MAU­RI­CIO MESCHOULAM Ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal. Twit­ter: @mau­rimm

Hay va­rias lec­tu­ras que pue­den efec­tuar­se acer­ca de lo ocu­rri­do en las elec­cio­nes in­ter­me­dias de EU. Des­de un án­gu­lo, si efec­ti­va­men­te es­tas elec­cio­nes fue­ron un re­fe­rén­dum so­bre la ges­tión de Trump, és­ta no pa­sa­la­prue­bay,por­tan­to,el­pre­si­den­te­quehas­ta ha­ce un tiem­po pa­re­cía in­ven­ci­ble en lo elec­to­ral, mues­tra sus vul­ne­ra­bi­li­da­des. Des­de otro án­gu­lo, sin em­bar­go, Trump de­mues­tra que tie­ne ca­pa­ci­dad de con­ser­var una só­li­da ba­se que has­ta aho­ra le ha si­do su­fi­cien­te pa­ra go­ber­nar y que en un fu­tu­ro po­dría re­sul­tar es­tra­té­gi­ca en su re­elec­ción. Al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes al res­pec­to:

Pri­me­ro, la po­la­ri­za­ción en EU es real. Una mi­ra­da a las en­cues­tas de sa­li­da nos arro­ja un per­fil so­cial, de­mo­grá­fi­co, geo­grá­fi­co, in­clu­so de cla­se, muy dis­tin­to en­tre quie­nes vo­ta­ron de­mó­cra­ta y quie­nes vo­ta­ron re­pu­bli­cano, en­tre otros va­rios sig­nos de po­la­ri­za­ción. Los vo­tan­tes de­mó­cra­tas y los re­pu­bli­ca­nos pa­re­cen apre­ciar la reali­dad de su país des­de án­gu­los opues­tos, co­mo si vi­vie­sen en uni­ver­sos pa­ra­le­los.

Se­gun­do, es­tas elec­cio­nes sí pa­re­cen ha­ber si­do un re­fe­rén­dum so­bre la ges­tión de Trump: 86% de quie­nes vo­ta­ron re­pu­bli­cano di­je­ron que lo ha­cían pa­ra apo­yar a Trump, mien­tras que 85% de quie­nes vo­ta­ron de­mó­cra­ta di­je­ron que lo hi­cie­ron pa­ra opo­ner­se al pre­si­den­te. Ba­jo esos tér­mi­nos, y a pe­sar de las va­rias vic­to­rias re­pu­bli­ca­nas, Trump no fue el ven­ce­dor y, por con­si­guien­te, no es im­pa­ra­ble.

Ter­ce­ro, di­cho lo an­te­rior, po­de­mos afir­mar que Trump sí man­tie­ne vi­va, y con bue­na sa­lud, a esa ba­se que lo sos­tie­ne. Su narrativa es al­ta­men­te efi­caz pa­ra con­vo­car emo­cio­nes que van des­de el mie­do y el te­rror, has­ta el enojo, la frus­tra­ción o la de­s­es­pe­ran­za, a fin de cau­ti­var a una au­dien­cia am­plia que lo es­cu­cha y que co­nec­ta fuer­te­men­te­con­su­re­la­to.Es­to,tan­toe­nel­pa­sa­do co­mo en el pre­sen­te, le fun­cio­na pa­ra ob­te­ner triun­fos (o trans­fe­rír­se­los a su par­ti­do) en es­pa­cios geo­grá­fi­cos que son cla­ve y que pue­den ser cru­cia­les pa­ra su re­elec­ción. El pre­si­den­te, en otras pa­la­bras, es­tá en cam­pa­ña des­de ha­ce tiem­po.

Cuar­to, por con­si­guien­te, si creía­mos que ya nos acos­tum­bra­mos a una pre­si­den­cia con­flic­ti­va, es­pe­re us­ted a la eta­pa que si­gue. El en­torno con­flic­ti­vo ten­de­rá a in­cre­men­tar­se aún más. Es­ta con­flic­ti­vi­dad au­men­ta­rá si los re­pre­sen­tan­tes de­mó­cra­tas de­ci­den pro­ce­der con­tra el pre­si­den­te en te­mas co­mo la in­ves­ti­ga­ción de su ré­cord de im­pues­tos, o el lan­za­mien­to de in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra­le­las acer­ca de las po­ten­cia­les co­ne­xio­nes del go­bierno ru­so con Trump o su equi­po. An­te ta­les es­ce­na­rios, Trump en­con­tra­rá sin du­da có­mo pe­lear.

En su­ma, nos es­pe­ran dos años in­tere­san­tes. La­men­ta­ble­men­te, el en­torno de po­la­ri­za­ción no ten­de­rá sino a exa­cer­bar­se. En ese con­tex­to, es im­por­tan­te efec­tuar las dos lec­tu­ras pa­ra­le­las que pa­re­cen di­bu­jar­se es­tos días: la pri­me­ra, que Trump y su dis­cur­so no son in­fa­li­bles ni go­zan de una apro­ba­ción ma­yo­ri­ta­ria, lo que, si se en­tien­de, arro­ja áreas de opor­tu­ni­dad pa­ra quie­nes va­yan a com­pe­tir en su con­tra en el fu­tu­ro. Al mis­mo tiem­po, sin em­bar­go, es­tá una se­gun­da lec­tu­ra: Trump con­ser­va una ba­se que sí con­flu­ye con sus plan­tea­mien­tos, ba­se que se en­cuen­tra ubi­ca­da en es­pa­cios geo­grá­fi­cos que po­drían re­sul­tar es­tra­té­gi­cos en fu­tu­ras com­pe­ten­cias elec­to­ra­les de EU. El pre­si­den­te (aun­que no lo re­co­noz­ca) ha re­ci­bi­do el men­sa­je de que, si desea se­guir go­ber­nan­do, esa ba­se pro­ba­ble­men­te hoy es in­su­fi­cien­te. Lo que si­gue en­ton­ces, se­rá el au­men­to de ten­sio­nes ge­ne­ra­das por sus es­fuer­zos pa­ra acre­cen­tar esa ba­se y la lu­cha de esos otros ac­to­res que bus­ca­rán fre­nar­lo y quie­nes hoy fi­nal­men­te pu­die­ron de­rro­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.