Un­ter­mensch

El Universal - - OPINIÓN - Por ANDRÉS ROEMER

En 1942, un fo­lle­to lle­gó a los quios­cos de pe­rió­di­cos ale­ma­nes, ti­tu­la­do The Sub­hu­man, edi­ta­do por Hein­rich Himm­ler y pu­bli­ca­do ba­jo el se­llo de la SS. Su pro­pó­si­to era edu­car al pú­bli­co ale­mán so­bre la ame­na­za su­pues­ta­men­te plan­tea­da por “mu­la­tos y bár­ba­ros fin­lan­de­ses, asiá­ti­cos y sal­va­jes de piel ne­gra ...en­ca­be­za­dos por... el ju­dío eterno... cria­tu­ras que son bes­tias con for­ma hu­ma­na”. Los na­zis pu­die­ron jus­ti­fi­car su su­pe­rio­ri­dad ét­ni­ca con una so­la pa­la­bra: un­ter­mensch, o “gen­te in­fe­rior”. Himm­ler for­ti­fi­có es­ta ideo­lo­gía en el fo­lle­to de­cla­ran­do: “El sub­hu­mano es una cria­tu­ra bio­ló­gi­ca, crea­da por la na­tu­ra­le­za, que tie­ne ma­nos, pier­nas, ojos y bo­ca, in­clu­so la apa­rien­cia de un ce­re­bro. Sin em­bar­go, es­ta te­rri­ble cria­tu­ra es só­lo un ser hu­mano par­cial... no to­dos los que pa­re­cen hu­ma­nos lo son de he­cho”. És­te es un ejem­plo de des­hu­ma­ni­za­ción. Tal co­mo se uti­li­za en la psi­co­lo­gía so­cial, la des­hu­ma­ni­za­ción es un con­cep­to que des­cri­be un pro­ce­so cog­ni­ti­vo en el que los opo­nen­tes se ven unos a otros co­mo me­nos hu­ma­nos y, por lo tan­to, no me­re­cen una con­si­de­ra­ción mo­ral. Los ju­díos a los ojos de los na­zis, y los tut­sis a los ojos de los mi­li­tan­tes hu­tus, son só­lo dos ejem­plos. La des­hu­ma­ni­za­ción es par­te del pro­ce­so de desa­rro­llar una “ima­gen enemi­ga” del opo­nen­te. En su li­bro Less Than Hu­man: Why We De­mean, Ens­la­ve, and Ex­ter­mi­na­te Ot­hers, el fi­ló­so­fo Da­vid Li­vings­to­ne ar­gu­men­ta que des­hu­ma­ni­zar a otros fun­cio­na pa­ra des­ac­ti­var las in­hi­bi­cio­nes con­tra el da­ño a ellos. To­dos los ma­mí­fe­ros so­cia­les es­tán pro­gra­ma­dos bio­ló­gi­ca­men­te pa­ra evi­tar da­ñar a los miem­bros de su pro­pia co­mu­ni­dad. Es lo que ayu­da a man­te­ner in­tac­to el pe­ga­men­to so­cial. Se­gún Li­vings­to­ne, re­pre­sen­tar a los enemi­gos co­mo cria­tu­ras in­fra­hu­ma­nas nos li­be­ra pa­ra per­pe­trar atro­ci­da­des.

Los psi­có­lo­gos po­lí­ti­cos lla­man a es­te fe­nó­meno “ra­zo­na­mien­to mo­ti­va­do”. Es­to de cier­ta for­ma va así: “No me gus­tan los pe­li­rro­jos. Aun­que he lle­ga­do a apren­der co­sas po­si­ti­vas que de­be­rían cam­biar mi opi­nión acer­ca de los pe­li­rro­jos, reac­ciono re­cha­zán­do­los tan­to o in­clu­so más que an­tes. To­dos los pe­li­rro­jos se con­vier­ten en mi enemi­go y ten­go un fuer­te de­seo de eli­mi­nar­los. In­clu­so la inocen­cia de su in­fan­cia no me en­ga­ña, to­da­vía tie­nen san­gre pe­li­rro­ja y, por lo tan­to, tam­bién de­ben ser des­trui­dos”. Da­niel Kah­ne­man y Amos Tversky des­cri­bie­ron por pri­me­ra vez el con­cep­to de ra­zo­na­mien­to mo­ti­va­do en la dé­ca­da de 1960. Es­tos pio­ne­ros de­mos­tra­ron que la ra­zón y la emo­ción son in­se­pa­ra­bles, pe­ro que nues­tros sen­ti­mien­tos sur­gen mu­cho más rá­pi­da­men­te que nues­tros pen­sa­mien­tos cons­cien­tes. En pa­la­bras de Neil DeG­ras­se Ty­son: “Cuan­do los he­chos son lo que la gen­te quie­re que sea ver­dad, a pe­sar de la evi­den­cia con­tra­ria, pre­sen­cia­mos el prin­ci­pio del fin de una de­mo­cra­cia in­for­ma­da”. ¿A dón­de nos lle­va es­to? Hay una ima­gen vi­ral cir­cu­lan­do en la web que lo di­ce bien. La ima­gen mues­tra ocho lá­pi­das, ca­da una con un epi­ta­fio:

“Ar­me­nia 1915-1918 nun­ca más. Ucra­nia 1932-1933 nun­ca más. Nan­king 1937-1938 nun­ca más. El Ho­lo­caus­to 1938-1945 nun­ca más. Cam­bo­ya 1975-1979 nun­ca más. Bos­nia 1992-1995 nun­ca más. Ruan­da 1994 nun­ca más. Dar­fur 2003 nun­ca más. Lla­mar ani­ma­les a los mi­gran­tes que cru­zan la fron­te­ra de los Es­ta­dos Uni­dos 2018 nun­ca más”.

Es mo­men­to que los con­cep­tos de des­hu­ma­ni­za­ción se com­pren­dan en to­do el mun­do. Qui­zás en­ton­ces po­da­mos usar es­te co­no­ci­mien­to pa­ra cons­truir un fu­tu­ro don­de la fra­se “nun­ca más”, nun­ca más vuel­va a ser ne­ce­sa­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.