AMLO, re­con­ci­liar­se con los mer­ca­dos

El Universal - - OPINIÓN - Por JORGE A. CHÁVEZ PRESA Eco­no­mis­ta. @jcha­vez­pre­sa Em­ba­ja­dor de Bue­na Vo­lun­tad de la Unes­co

El 29 de oc­tu­bre de 2018 fue un lu­nes ne­gro pa­ra el aho­rro de los tra­ba­ja­do­res y pa­ra quie­nes han de­po­si­ta­do su con­fian­za en la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de Mé­xi­co. La con­sul­ta sui ge­ne­ris y la de­ci­sión del pre­si­den­te elec­to de can­ce­lar la cons­truc­ción del Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co (NAIM) au­men­tó la per­cep­ción de ries­go que se tie­ne pa­ra in­ver­tir en nues­tro país. Es­to oca­sio­nó: al­za en las ta­sas de in­te­rés por una ma­yor in­cer­ti­dum­bre; de­pre­cia­ción del ti­po de cam­bio; caí­da en el Ín­di­ce de Pre­cios y Co­ti­za­cio­nes de la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res, así co­mo ma­yor cau­te­la pa­ra ani­mar­se a in­ver­tir en ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas. En bre­ve, em­po­bre­ció a los me­xi­ca­nos que tra­ba­jan y aho­rran.

El aho­rro pa­ra las pen­sio­nes es muy sen­si­ble a su­frir mi­nus­va­lías cuan­do suben las ta­sas de in­te­rés. En es­ta oca­sión las ta­sas de in­te­rés au­men­ta­ron pa­ra com­pen­sar el ma­yor ries­go e in­cer­ti­dum­bre de lo que pue­de ser la mar­ca de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción: even­tos ines­pe­ra­dos oca­sio­na­dos por sus prin­ci­pa­les ac­to­res.

La ani­mad­ver­sión de AMLO por el NAIM no era nue­va, es­ta­ba con­te­ni­da ex­plí­ci­ta­men­te en el Pro­yec­to al­ter­na­ti­vo de na­ción (pá­gi­nas 251-255). No sor­pren­dió la de­ci­sión de can­ce­lar el NAIM. Lla­mó la aten­ción que el pre­si­den­te elec­to, aún sin to­mar po­se­sión del car­go, lo de­ci­dió con ba­se en una con­sul­ta he­chi­za, con es­ca­sa re­pre­sen­ta­ción y fue­ra del mar­co ju­rí­di­co. En béis­bol equi­val­dría a que el am­pá­yer no dé por bue­na la ca­rre­ra por una re­vi­sión ins­tan­tá­nea en la ju­ga­da en­fo­ca­da en el ho­me.

Pro­po­ner co­mo al­ter­na­ti­va, sin pro­yec­tos eje­cu­ti­vos ni es­tu­dios de me­cá­ni­ca de sue­los, a la ba­se mi­li­tar de San­ta Lucía, más man­te­ner el ac­tual ae­ro­puer­to y el de To­lu­ca, es te­me­ra­rio, pues no só­lo ha­brá que in­dem­ni­zar a con­tra­tis­tas, sino que de­be­rá lle­var a ca­bo las obras que des­man­te­len lo cons­trui­do. Es­to agre­ga una pre­sión fis­cal adi­cio­nal, pues se ace­le­ra el ven­ci­mien­to de los bo­nos en dó­la­res emi­ti­dos por el NAIM (véan­se los con­tra­tos), que no pue­den pa­gar­se con lo cap­ta­do por la Fi­bra E. Ade­más, al can­ce­lar­se la prin­ci­pal obra de in­fraes­truc­tu­ra del país, se re­du­ce el po­ten­cial de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

El in­dis­cu­ti­ble triun­fo elec­to­ral de AMLO del 1 de julio fue bien re­ci­bi­do. Así lo­gró en la pri­me­ra en­tra­da del jue­go se­xe­nal un hit: co­lo­có bien a su men­sa­je con­ci­lia­dor y de dis­ci­pli­na fis­cal; sú­me­se­le tam­bién el ha­ber es­ta­ble­ci­do una co­mu­ni­ca­ción cor­dial con el pre­si­den­te Trump. Es­to da­ba una se­ñal muy po­si­ti­va pa­ra des­tra­bar la ne­go­cia­ción del TLCAN. El pe­so se apre­ció fren­te al dó­lar. La lu­na de miel es­ta­ba en pleno apo­geo.

Los sec­to­res pri­va­do y so­cial pre­fie­ren in­ver­tir en don­de no hay sor­pre­sas. Por el con­tra­rio, pre­fie­ren arries­gar su ca­pi­tal y el aho­rro de otros don­de pue­den an­ti­ci­par lo que ha­rá el go­bierno su­je­to a lo que es­ta­ble­ce el mar­co ju­rí­di­co.

La in­ver­sión que más rá­pi­do res­pon­de a se­ña­les fa­vo­ra­bles o ad­ver­sas es la de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Es­tos mer­ca­dos son si­nó­ni­mo del aho­rro de mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res que con­tra­tan a es­pe­cia­lis­tas en me­dir y an­ti­ci­par el im­pac­to de even­tos, así co­mo de bue­nas y ma­las de­ci­sio­nes de los go­bier­nos, cho­ques ex­ter­nos pro­ve­nien­tes del mun­do pe­tro­le­ro, en­tre otros, pa­ra cui­dar su aho­rro, es­to es, su pa­tri­mo­nio. Que que­de cla­ro, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros no son la “ma­fia del po­der”.

Es evi­den­te que AMLO quie­re man­dar un men­sa­je po­lí­ti­co de po­der, lo cual es le­gí­ti­mo. Sin em­bar­go, lo hi­zo a cos­ta de una pér­di­da im­por­tan­te del aho­rro de los tra­ba­ja­do­res y de em­po­bre­cer al país con la de­pre­cia­ción del pe­so. Pa­teó y las­ti­mó el pe­se­bre. Los mer­ca­dos quie­ren ve­ra AML Oc omoel­má na ger que tie­ne­píc her ycatc her que­ponc he­nal a co­rrup­ción, a los oli­go­po­lios y re­di­men­sio­nen pro­yec­tos en el fair play. Es­to sig­ni­fi­ca que lo ha­ga ba­sa­do en las ins­ti­tu­cio­nes. Así se ga­na la Se­rie Mun­dial.

Las Afo­res y el In­fo­na­vit ad­mi­nis­tran aho­rros de los tra­ba­ja­do­res por más de 210 mil mi­llo­nes de dó­la­res, es­to su­pera a la su­ma de las for­tu­nas de los más ri­cos de mun­do (Jeff Be­zos, Bill Ga­tes, Wa­rren Buf­fet y Carlos Slim).

Las mi­nus­va­lías y caí­das en los ín­di­ces bur­sá­ti­les y el ti­po de cam­bio pue­den ser aún más vo­lá­ti­les por la can­ti­dad de ac­ti­vos fi­nan­cie­ros me­xi­ca­nos en po­der de ex­tran­je­ros. El 32% del to­tal de los va­lo­res gu­ber­na­men­ta­les en cir­cu­la­ción, lo que equi­va­le a 64.3% de las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, es­tá en ma­nos de aho­rra­do­res ex­tran­je­ros que han con­fia­do en Mé­xi­co. An­te la ad­ver­si­dad y la fal­ta de cer­te­za, és­tos se con­vier­ten en ca­pi­ta­les go­lon­dri­nos.

La di­fe­ren­cia en­tre ser pre­si­den­te y je­fe de go­bierno del DF es que el pri­me­ro sí afec­ta con sus de­ci­sio­nes a mi­llo­nes de per­so­nas, me­xi­ca­nas y ex­tran­je­ras, que con­fían en nues­tro país. La deu­da del DF te­nía la ga­ran­tía del go­bierno fe­de­ral. Y la deu­da del go­bierno fe­de­ral tie­ne co­mo res­pal­do la es­ta­bi­li­dad. To­dos que­re­mos que AMLO sea el me­jor pre­si­den­te; es­to se lo­gra con cer­te­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.