POR UN MUN­DO SIN MUROS

Maldita Vecindad apro­ve­chó su con­cier­to en la Se­ma­na de las Juventudes pa­ra sa­lu­dar a la ca­ra­va­na mi­gran­te

El Universal - - PORTADA - CÉ­SAR HUER­TA OR­TIZ —ce­sar.huer­ta@elu­ni­ver­sal.com.mx

MALDITA VECINDAD HA­CE RETUMBAR EL ZÓCALO EN EL PRI­MER DÍA DE CON­CIER­TOS DE LA SE­MA­NA DE LAS JUVENTUDES.

Des­de an­tes que Maldita Vecindad y los Hi­jos del Quin­to Pa­tio pi­sa­ra el es­ce­na­rio, la ima­gen del pa­chu­co con plu­ma en el som­bre­ro ya se pa­sea­ba en el Zócalo ca­pi­ta­lino, cau­san­do al­bo­ro­to en­tre el pú­bli­co, que por seis ho­ras es­pe­ró a la ban­da.

Un hom­bre ves­ti­do co­mo el per­so­na­je e in­vi­ta­do por el gru­po, lle­gó has­ta el fren­te y va­rias cá­ma­ras de ce­lu­la­res co­men­za­ron a fun­cio­nar.

Así que cuan­do Ro­co y com­pa­ñía arri­ba­ron pa­ra ce­rrar ac­ti­vi­da­des del pri­mer día de con­cier­tos den­tro de la Se­ma­na de las Juventudes, el pú­bli­co ex­plo­tó.

“¡Mé­xi­co Te­noch­titlan!, ¡sa­lu­dos a los co­ra­zo­nes!”, abrió Ro­co, mien­tras su com­pa­ñe­ro Sax ca­mi­na­ba has­ta el fren­te pa­ra es­tar cer­ca de sus fans.

“Bien­ve­ni­dos a es­ta ce­le­bra­ción de paz y bai­le”, ex­cla­mó des­pués.

Fue só­lo el ini­cio. El vo­ca­lis­ta sal­ta­ba so­bre su lu­gar can­tan­do “So­lín”, la pan­ta­lla cen­tral pro­yec­ta­ba imá­ge­nes de sus con­cier­tos y llamas de fue­go eran lan­za­das de vez en cuan­do des­de el pi­so del es­ce­na­rio.

An­tes ha­bían exis­ti­do pe­que­ñas mues­tras de la olla que era la plan­cha ca­pi­ta­li­na, cuan­do una ado­les­cen­te y una mu­jer fue­ron au­xi­lia­das pa­ra brin­car la va­lla que los se­pa­ra­ba del es­ce­na­rio y es­ca­par de em­pu­jo­nes.

En otra, un jo­ven con el tor­so des­nu­do y una más­ca­ra de Ca­pi­tán Amé­ri­ca ha­bía tra­ta­do de lle­gar al es­ce­na­rio, ape­nas lo­gran­do avan­zar dos me­tros an­tes de ser de­te­ni­do por un ele­men­to de se­gu­ri­dad.

“En el mun­do hay ca­da vez más ra­cis­mo y xe­no­fo­bia en los co­ra­zo­nes, que­re­mos un mun­do don­de que­pan mu­chos mun­dos, que no ha­ya muros, don­de los pa­tas de pe­rro po­da­mos an­dar”, ex­cla­mó Ro­co.

“Un sa­lu­do a la ca­ra­va­na mi­gran­te que lle­ga exi­gien­do que to­do mun­do ten­ga un es­pa­cio”, agre­gó ins­tan­tes des­pués pa­ra de­di­car­le “El sur del sur”.

“Ra­fael” y “Pa­ta de pe­rro” ha­bían si­do in­ter­pre­ta­das en los pri­me­ros mi­nu­tos de su pre­sen­ta­ción, a la que asis­tie­ron, de acuer­do con au­to­ri­da­des ca­pi­ta­li­nas, 100 mil per­so­nas.

An­tes de la ban­da, que ini­ció ca­rre­ra to­can­do en los cam­pa­men­tos de dam­ni­fi­ca­dos por el te­rre­mo­to de 1985, so­bre el es­ce­na­rio des­fi­la­ron el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del So­ni­do y Lost Aca­pul­co.

Los pri­me­ros, li­de­ra­dos por Ca­mi­lo La­ra, ha­bían alen­ta­do la pre­sen­cia de los “ve­ci­nos” en el lu­gar.

“¡Qué chi­do po­der­los ver en vi­vo, aquí con us­te­des!”, ex­cla­mó La­ra tras can­tar “Es­crí­be­me pron­to” y “Yo di­go bai­la”.

¿Más emo­ción? Con “Aca­pul­co gol­den” y “Tan­ga tu tan­ga” los aca­pul­que­ños pu­sie­ron a bai­lar y reír al pú­bli­co.

“¡Si ya se can­sa­ron, po­de­mos to­car una ro­la de Ma­ná o Xi­me­na Sa­ri­ña­na!”, di­je­ron an­tes de in­ter­pre­tar “De­mo­li­ción”.

Y así, am­bas agru­pa­cio­nes de­ja­ron lis­to el es­ce­na­rio pa­ra el gru­po que fu­sio­na rock, ska, reg­gae y mú­si­ca me­xi­ca­na.

La ban­da apro­ve­chó pa­ra ce­le­brar 33 años de exis­ten­cia.

“Bien­ve­ni­dos a es­ta ce­le­bra­ción de paz y bai­le”, di­jo Ro­co.

Los pa­chu­cos se mul­ti­pli­ca­ron en va­rios pun­tos del Zócalo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.