Una no­che inol­vi­da­ble

Esto - - NEWS - TEX­TO Y FO­TOS: LUIS GAR­CÍA O. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

Gdansk.- Con ape­nas dos gra­dos Cel­sius y una sen­sa­ción tér­mi­ca por de­ba­jo de los ce­ro gra­dos, el gé­li­do cli­ma no fue im­pe­di­men­to pa­ra que los afi­cio­na­dos me­xi­ca­nos se adue­ña­ran de las ca­lles de es­ta ciu­dad pa­ra la ci­ta po­la­ca.

Cer­ca de unos 50 se­gui­do­res de to­das par­tes de la República y de pai­sa­nos que ra­di­can en el vie­jo con­ti­nen­te, acu­die­ron a la ci­ta pa­ra apo­yar al Tri­co­lor de sus amo­res. Con te­qui­la y cer­ve­za bus­ca­ron ca­len­tar su tem­pe­ra­tu­ra, pero era ca­si im­po­si­ble an­te los gé­li­dos vien­tos. Las po­rras y el Cie­li­to Lin­do eran otros de sus ar­gu­men­tos, pero ni así po­dían cal­mar el fuer­te frío.

Los po­la­cos rei­na­ban en ca­sa, no les in­ti­mi­da­ba el co­lor ver­de y en el es­ta­dio evi­den­cia­ron su do­mi­nio en las gra­das. Go­rros, bu­fan­das ro­jas y pla­ye­ras blan­cas en alu­sión a su equi­po eran sus ar­mas fren­te al me­xi­cano que car­gó con gi­gan­tes ban­de­ras, som­bre­ros y sa­ra­pes al más pu­ro es­ti­lo na­cio­nal.

El co­lor fue frío, a su mo­do, los po­la­cos le die­ron to­na­li­dad al due­lo, los me­xi­ca­nos que hoy sí eran mi­no­ría no pe­sa­ron en las gra­das. Los co­lo­res ro­jo y blan­co po­sa­ron en un gran mo­sai­co po­la­co.

Las po­la­cas, enamo­ra­das por el ca­lor la­tino, ya eran pe­di­das en ma­tri­mo­nio y unas más en­ga­la­na­ban la fría no­che de Gdansk, sus fi­nos ros­tros de por­ce­la­na eran el mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra que los pai­sa­nos se fo­to­gra­fia­ran con ellas en bus­ca de lle­var­se un gran re­cuer­do. Gdansk así se pre­su­mió al mun­do y a Mé­xi­co, se sa­có un diez con las ce­re­mo­nia de los Him­nos Na­cio­na­les, pero la­men­tó la de­rro­ta de su equi­po.

Las chi­cas le die­ron co­lo­ri­do al par­ti­do in­ter­na­cio­nal.

Los me­xi­ca­nos, aun­que con frío, ca­len­ta­ron la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.