An­ge­lino, da­do de al­ta

Esto - - NEWS - (MAG)

Ayer por la ma­ña­na el dies­tro Jo­sé Luis An­ge­lino re­ci­bió el al­ta mé­di­ca, lue­go de per­ma­ne­cer in­gre­sa­do des­de el sá­ba­do pa­sa­do en el Hos­pi­tal Cen­tral de Api­za­co, Tlax­ca­la, tras ser aten­di­do por el fuer­te gol­pe que re­ci­bió en la se­gun­da co­rri­da de fe­ria.

El doc­tor Jo­sé An­to­nio Za­mo­ra Lo­me­lí y su equi­po con­si­de­ra­ron con­ve­nien­te que el to­re­ro con­ti­núe con su re­cu­pe­ra­ción en ca­sa, ya que a pe­sar de la se­rie­dad del gol­pe re­ci­bi­do en la par­te in­fe­rior de la ca­be­za, los sig­nos de re­cu­pe­ra­ción son bas­tan­te bue­nos.

Estará ba­jo es­tric­ta ob­ser­va­ción mé­di­ca y en re­po­so ab­so­lu­to por diez días, pa­ra lue­go ser va­lo­ra­do por los ga­le­nos; sin em­bar­go, Jo­sé Luis ase­gu­ra sen­tir­se bien pa­ra re­apa­re­cer el pró­xi­mo 27 en el mu­ni­ci­pio de Za­pa­ta.

Que­da una vez más, co­mo an­te­ce­den­te en una pla­za de pro­vin­cia, que el ma­ne­jo de he­ri­dos en el rue­do no es el ade­cua­do y aquí ca­be se­ña­lar que lo im­ple­men­ta­do por el je­fe del ser­vi­cio mé­di­co de la Pla­za Mé­xi­co, doc­tor Ra­fael Váz­quez Ba­yod, es y si­gue sien­do el más ejem­plar a ni­vel mun­dial, ya que se ha ocu­pa­do a tra­vés de cur­sos en orien­tar a los mo­no­sa­bios pa­ra que ellos pue­dan dar los pri­me­ros au­xi­lios en el ma­ne­jo de he­ri­dos en el rue­do, pre­vio a la in­ter­ven­ción de los pa­ra­mé­di­cos. Es­to sin du­da ha sal­va­do vi­das y evi­ta­do le­sio­nes ma­yo­res, ya que di­chos mo­no­sa­bios es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ma­ne­jar a los in­di­vi­duos de ma­ne­ra co­rrec­ta por si aca­so exis­tie­ra al­gu­na le­sión cer­vi­cal o de co­lum­na.

Lo que pa­só con Jo­sé Luis An­ge­lino en el rue­do es la evi­den­cia de que ur­ge con­cien­ciar a las em­pre­sas pa­ra que obli­guen a quien así co­rres­pon­da, im­ple­men­tar cur­sos par­ta el ma­ne­jo de los he­ri­dos en el rue­do, a tra­vés de los pro­pios equi­pos mé­di­cos al fren­te de ca­da pla­za. Y es­to de­be ha­cer­se ya a ni­vel na­cio­nal. Mé­xi­co cuen­ta con mé­di­cos de gran re­nom­bre en la me­di­ci­na tau­ri­na que han sa­la­do vi­das gra­cias a sus nue­vas téc­ni­cas apli­ca­das a es­te ti­po de he­ri­dos, que in­clu­so no se tie­nen en Eu­ro­pa. Oja­lá to­do es­te co­no­ci­mien­to coin­ci­da en al­gún co­lo­quio de­di­ca­do a es­te pro­ble­ma que es­tá la­ten­te y que en cual­quier mo­men­to pue­de ter­mi­nar en una des­gra­cia ma­yor. Mi­la­gro­sa­men­te Jo­sé Luis An­ge­lino no su­frió el pis­tón del to­ro en la co­lum­na, co­mo se pen­só a pri­me­ra im­pre­sión; si así hu­bie­ra y tras el ma­ne­jo que tu­vo en su asis­ten­cia, ni pen­sar en las con­se­cuen­cias. Ojo, ben­di­to Dios que mu­cha gen­te le pu­do ayu­dar, pero to­do tie­ne su pro­ce­di­mien­to.

An­ge­lino ya quie­re re­apa­re­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.