EN LA CAN­CHA

Esto - - NEWS - FER­NAN­DO SCHWARTZ

La úl­ti­ma vez que no fue­ron a un Mun­dial fue en Sue­cia 58. La úl­ti­ma vez que no fue­ron a una Eu­ro­co­pa fue en Sue­cia 92, y aho­ra en 2017, me­dian­te la re­pes­ca, con po­lé­mi­cas ar­bi­tra­les, con pe­leas en la ban­ca azu­rri en­tre cuer­po téc­ni­co y de Ros­si, más las lá­gri­mas de Buf­fon que no lle­ga a su sex­to Mun­dial, Ita­lia se­rá la gran au­sen­te de Ru­sia 2018, con to­do lo que es­to con­lle­va. Ade­más es his­tó­ri­co. Ita­lia fue­ra, Ho­lan­da, Chi­le y Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién, un he­cho que na­die hu­bie­ra va­ti­ci­na­do ni au­gu­ra­do en el arran­que de la eli­mi­na­to­ria, sien­do sin du­da al­gu­na el fut­bol una ca­ja de sor­pre­sas y un fuer­te re­tro­ce­so pa­ra Ita­lia y su fut­bol. Ar­gen­ti­na tam­bién es­tu­vo en el lim­bo y

de­be­mos en­ten­der que FIFA alar­ga a 48 equi­pos pa­ra pro­te­ger la ta­qui­lla, a las gran­des po­ten­cias, más que ha­cer del fut­bol un de­por­te más uni­ver­sal aún. Es­to de Ita­lia es una ver­da­de­ra tra­ge­dia. Una No­che inol­vi­da­ble, en la cual Sue­cia, sin Ibra, aho­ra le da­rá chan­ce de ju­gar el Mun­dial a Zla­tan, su gran fi­gu­ra.

TO­DO DE CA­BE­ZA

Que Aus­tra­lia es­píe con un dron a Hon­du­ras, ya pa­re­ce un jue­go de cien­cia fic­ción, que de­ja en cla­ro to­do lo que va en una eli­mi­na­to­ria mun­dia­lis­ta. Los aus­tra­lia­nos siem­pre edu­ca­dos y ca­ba­lle­ro­sos, sa­ca­ron su la­do B cau­san­do in­dig­na­ción en los ca­tra­chos y creo que por Fair Play, la FIFA de­be­ría to­mar me­di­das. Es ver­gon­zo­so que se re­cu­rra a es­te ti­po de tec­no­lo­gía y ar­ti­ma­ñas por un pa­se al Mun­dial, pa­ten­ti­za­do la eco­no­mía que se po­ne en pe­li­gro en el pro­gre­so de un fut­bol en da­do ca­so de no con­se­guir

el bo­le­to a Ru­sia y es­ta vez lo pa­gó el equi­po catracho.

DES­TRO­ZOS MA­RRO­QUÍES

El fut­bol mue­ve ma­sas y los des­tro­zos cau­sa­dos en Bru­se­las por la eu­fo­ria de re­gre­sar a un Mun­dial fue­ron in­cal­cu­la­bles por la po­bla­ción afri­ca­na que vi­ve en Bél­gi­ca. Es des­me­di­do lo que ahí pa­so y tam­bién, de pa­so, hay que po­ner un al­to a es­te ti­po de fes­te­jos que con­lle­van al desas­tre en lu­gar de la ale­gría. To­do tie­ne una me­di­da. Uno en­tien­de que los ma­rro­quíes es­tán des­bor­da­dos por es­to, pero cau­sar des­tro­zos y mal arre­glos, es en verdad una in­fa­mia que no va de la mano con el fut­bol.

FIFAGATE

Fis­ca­les y tes­ti­gos con­tra acu­sa­dos en un lar­go jui­cio que arran­có en Nue­va York. Na­pout, Bur­ga y Ma­rín en la si­lla de los acu­sa­dos y lo pa­ra­dó­ji­co del ca­so es que los miem­bros del ju­ra­do, los 12 en to­tal, mas seis su­plen­tes, per­ma­ne­cen en el ano­ni­ma­to y son cus­to­dia­dos día y no­che pa­ra no ser so­bor­na­dos. Há­ga­me el fa­vor, el mor­bo con­ti­núa sien­do el pan de ca­da día en es­te jui­cio y es irri­si­ble que se ha­ga es­to pa­ra pre­ser­var la jus­ti­cia. El que Ale­jan­do Do­mín­guez de Con­me­bol ha­ya ro­to el con­tra­to en for­ma uni­la­te­ral con Da­ti­sa, es sín­to­ma de que el mie­do no an­da en bu­rro y el asun­to al­can­za mag­ni­tu­des im­pre­sio­nan­tes. La so­ber­bia y am­bi­ción ma­tó a los hom­bres de la di­ri­gen­cia en Su­da­mé­ri­ca y hoy son el haz­me reír de to­do el mun­do. Irri­so­rio, irreal en una no­ve­la que con­ta­rá con mu­chos ca­pí­tu­los.

Y AÚN HAY MÁS

Co­mo di­ría Raúl Ve­las­co. Ho­pe So­lo, la por­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos, acu­só de aco­so se­xual a Blat­ter en la pre­mia­ción del fe­me­nil del 2013. Só­lo ha te­ni­do sus es­cán­da­los, pero es­ta acu­sa­ción es gra­ve, sa­bién­do­se de la afi­ción de Sep por las da­mas jó­ve­nes, tan es así que su ac­tual pa­re­ja es­tá a años luz de su edad. Blat­ter que no es par­te del jui­cio de FIFAGate, pero si­gue ca­yen­do en una acu­sa­ción tras otra y es­ta nue­va de Ho­pe, sien­do par­cial­men­te verdad has­ta no es­cu­char a la otra par­te, que se­gu­ro des­men­ti­rá, nos re­fle­ja el cla­ro mun­do de opu­len­cia que vi­ven los mag­na­tes del fut­bol y que los ha lle­va­do a es­ta quie­bra de sus vi­das, sus tra­yec­to­rias y una man­cha más gran­de de pe­tró­leo en el océano que cual­quie­ra otra que ha­ya exis­ti­do en la his­to­ria.

PRE­GUN­TA: Ma­ma Mía ¿cuán­to tiempo le llevará a Ita­lia le­van­tar­se de és­ta? HAS­TA EL PRÓ­XI­MO SIL­BA­TA­ZO

Co­men­ta­rios: fsch­wartz@oem. com.mx twit­ter @fers­ch_4

PD. El Mun­do de ca­be­za, pero FIFA, en 360 gra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.