Mu­seo In­ter­na­cio­nal del Ba­rro­co, au­to­ma­ti­za­ción y multimedia di­dác­ti­ca

inst:all magazine mexico - - Contenido -

El Mu­seo In­ter­na­cio­nal del Ba­rro­co fue di­se­ña­do des­de su es­truc­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca has­ta en sus ver­tien­tes con­cep­tua­les con la fi­na­li­dad de dar cons­tan­cia de la com­ple­ja esen­cia ba­rro­ca de los si­glos XVII y XVIII, apro­xi­mán­do­se tam­bién a los ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos del Neo-ba­rro­co con­tem­po­rá­neo. El MIB abre es­pa­cio a las ma­ni­fes­ta­cio­nes del ba­rro­co en to­das las di­men­sio­nes del hom­bre, des­cu­brien­do sus plie­gues, dra­ma­tis­mo, ten­sión y tea­tra­li­dad. Gin­sa­tec se en­car­gó del pro­yec­to de in­te­gra­ción de sis­te­mas, com­bi­na­ción de ilu­mi­na­ción, vi­deo, multimedia y do­mó­ti­ca.

EL BA­RRO­CO, EL AR­TE QUE ROM­PIÓ REGLAS

Es muy di­fí­cil de­fi­nir el ar­te del ba­rro­co. Pue­de de­cir­se que es un es­ti­lo re­bel­de que se apar­ta de las es­tric­tas reglas im­pues­tas por el Re­na­ci­mien­to. Sur­gió du­ran­te la Con­tra­rre­for­ma, au­nan­do reac­cio­nes re­li­gio­sas, in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cas. Gra­cias a la era de los des­cu­bri­mien­tos, el Ba­rro­co se ex­ten­dió glo­bal­men­te. Des­de una pers­pec­ti­va so­cial, es­te ar­te cre­ció pa­ra ser dis­fru­ta­do tan­to por las éli­tes co­mo por las cla­ses po­pu­la­res. El Ba­rro­co abar­ca to­das las ar­tes: pin­tu­ra, es­cul­tu­ra, ar­qui­tec­tu­ra, mú­si­ca, tea­tro, li­te­ra­tu­ra, gas­tro­no­mía y mo­da. Es un ar­te mo­vi­do por el sen­ti­mien­to, una ex­pe­rien­cia a ser vi­vi­da.

El Ba­rro­co ha si­do uno de los pe­río­dos más pro­lí­fi­cos en la his­to­ria oc­ci­den­tal. Du­ran­te los si­glos XVII y XVIII im­preg­nó la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca, la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca y la con­cep­ción de la na­tu­ra­le­za, a par­tir de la in­no­va­ción en las for­mas de pen­sar y crear, ver y con­vi­vir.

El Ba­rro­co es tam­bién una es­té­ti­ca de la exis­ten­cia con­tem­po­rá­nea. La sen­si­bi­li­dad ba­rro­ca, que per­mi­tió evo­lu­cio­nar las for­mas del pen­sa­mien­to y la crea­ti­vi­dad de to­da una épo­ca, nue­va­men­te se re­ve­la an­te los ojos de fi­ló­so­fos, ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les en mu­chas mo­da­li­da­des de pro­duc­ción y re­crea­ción: ar­tes plás­ti­cas, mo­da, li­te­ra­tu­ra, pu­bli­ci­dad, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, eco­no­mía, tu­ris­mo y cien­cia, en­tre otras.

MIB DE PUE­BLA PA­RA EL MUN­DO

El enor­me pa­tri­mo­nio de Pue­bla y de Mé­xi­co se­rá el eje pa­ra des­cri­bir es­te pe­rio­do esen­cial de la his­to­ria uni­ver­sal y los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la es­té­ti­ca ba­rro­ca, así co­mo su pro­yec­ción en to­dos los ám­bi­tos de las so­cie­da­des eu­ro­peas y la­ti­noa­me­ri­ca­nas de los si­glos XVII y XVIII.

Los con­te­ni­dos ver­ti­dos en el Mu­seo In­ter­na­cio­nal del Ba­rro­co im­pli­can una re­fle­xión so­bre la me­jor ma­ne­ra de abor­dar el te­ma y trans­mi­tir sus men­sa­jes a los vi­si­tan­tes, a tra­vés de los len­gua­jes pro­pios del Ba­rro­co dan­do di­rec­ción, cohe­ren­cia e iden­ti­dad a los ele­men­tos mu­seo­grá­fi­cos, di­dác­ti­cos y de al­ta tec­no­lo­gía au­dio­vi­sual.

En en­tre­vis­ta con Ro­dri­go

To­rre­blan­ca, di­rec­tor co­mer­cial re­gio­nal de Gru­po Gin­sa­tec, in­te­gra­dor lí­der en el pro­yec­to, nos pla­ti­ca su ex­pe­rien­cia en el pro­ce­so de la in­te­gra­ción así co­mo las no­ve­da­des que tie­ne es­te Mu­seo In­ter­na­cio­nal. “Ob­via­men­te en el mu­seo lo más im­por­tan­te son las obras, por lo cual era prio­ri­dad la co­lo­ca­ción de es­tas mis­mas, y des­pués la co­lo­ca­ción de equi­pos; la lo­gís­ti­ca fue una de las par­tes más com­ple­jas”.

Es­te Mu­seo es in­ter­ac­ti­vo, lo que rom­pe con los es­que­mas en los que se ha ca­ta­lo­ga­do es­ta co­rrien­te ar­tís­ti­ca con an­te­rio­ri­dad, la in­ter­ac­ción ayu­da a que el usua­rio de­je de ser so­la­men­te el re­cep­tor y pue­da ma­ni­pu­lar e in­ter­ac­tuar con el ma­te­rial di­dác­ti­co, ge­ne­ran­do una ex­pe­rien­cia lú­di­ca que da co­mo re­sul­ta­do un co­no­ci­mien­to a lar­go pla­zo en el usua­rio.

Pa­ra To­rre­blan­ca, “una de las so­lu­cio­nes más in­no­va­do­ras que se uti­li­za­ron fue­ron los vi­deo­wall in­ter­ac­ti­vos de mul­ti-to­que in­fi­ni­to, lo cual per­mi­te que la gen­te in­ter­ac­túe con los con­te­ni­dos di­gi­ta­les, tam­bién se co­lo­ca­ron al­gu­nos mo­ni­to­res de uso in­di­vi­dual pa­ra que ca­da quien ten­ga una ex­pe­rien­cia úni­ca, ya sea bus­can­do li­bros del ba­rro­co o es­cu­chan­do mú­si­ca de la épo­ca, en­tre otras ac­ti­vi­da­des”.

Uno de los pro­duc­tos más in­no­va­do­res tec­no­ló­gi­cos fue­ron los mo­ni­to­res tác­ti­les pa­ra vi­deo Wall Full HD Mul­ti­tac­tion de mar­co ul­tra­del­ga­do 5mm desa­rro­lla­dos en Hel­sin­ki, Fin­lan­dia.

Son más de cien los equi­pos de al­ta tec­no­lo­gía ins­ta­la­dos, con más de 50 pro­duc­cio­nes grá­fi­cas in­ter­ac­ti­vas, un mu­seo con una vi­sión del fu­tu­ro.

“El eje fun­da­men­tal que se nos en­car­gó pa­ra el mu­seo, fue que to­do fue­ra au­to­ma­ti­za­do, que­rían po­der te­ner tan­to el en­cen­di­do y apa­ga­do de equi­pos, co­mo el mo­ni­to­reo de to­dos los con­su­mos eléc­tri­cos de to­dos los equi­pos del mu­seo, no úni­ca­men­te el equi­po au­dio­vi­sual, sino tam­bién de lu­mi­na­rias (3500 lu­mi­na­rias en pro­to­co­lo DALI) así co­mo el ai­re acon­di­cio­na­do, el flu­jo del agua; se bus­ca­ba un mu­seo lo más ver­de po­si­ble y po­der ge­ne­rar aho­rro de ener­gía de­mos­tra­ble”, di­jo el jo­ven eje­cu­ti­vo.

En su in­te­rior al­ber­ga una ma­que­ta re­pre­sen­ta­ti­va de la ciu­dad de Pue­bla. Es­ta ma­que­ta de gran ta­ma­ño es una vi­sión del cen­tro His­tó­ri­co de Pue­bla con si­glos de his­to­ria, que ade­más, en 1987 fue de­cla­ra­da por la Unesco co­mo pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Su ar­qui­tec­tu­ra ejem­pli­fi­ca di­fe­ren­tes co­rrien­tes ar­tís­ti­cas co­mo el neo­clá­si­co y el ba­rro­co. Es­ta re­pre­sen­ta­ción tri­di­men­sio­nal ha­ce una dua­li­dad con un vi­deo­wall, que mues­tra con­te­ni­do del te­ma prin­ci­pal de es­te mu­seo, el Ba­rro­co.

El pro­ce­so pa­ra in­te­grar la úl­ti­ma tec­no­lo­gía en es­te re­cin­to, no fue fá­cil, ya que a su al­re­de­dor se en­con­tra­ron con pie­zas de ar­te, de­li­ca­das y de su­ma im­por­tan­cia.

Es­te ma­jes­tuo­so lu­gar con­tó con la co­la­bo­ra­ción de di­ver­sos paí­ses pa­ra su rea­li­za­ción, al do­nar di­fe­ren­tes obras ba­rro­cas, los prin­ci­pa­les paí­ses que in­ter­vi­nie­ron en es­te mu­seo son: Bra­sil, Pe­rú, Gua­te­ma­la, In­dia, Por­tu­gal, Fran­cia, Chi­na, Ale­ma­nia, Aus­tria, en­tre otros.

“Se que­ría un mu­seo que fue­ra im­pac­tan­te, el dis­tin­ti­vo de es­te mu­seo es que es el pri­me­ro en Mé­xi­co que es to­tal­men­te in­ter­na­cio­nal, al te­ner 15 paí­ses par­ti­ci­pan­do, que­rían un mu­seo a la al­tu­ra, que fue­ra cer­cano a la gen­te, que las per­so­nas pu­die­ran apren­der y to­car a tra­vés de la tec­no­lo­gía y no úni­ca­men­te vien­do las pie­zas, así es co­mo se ini­cia el di­se­ño de las 11 sa­las, tra­tan­do de te­ner ma­yor im­pac­to vi­sual pa­ra la gen­te”, se­ña­ló Ro­dri­go.

El fu­tu­ro de es­te mu­seo, en las sa­las tem­po­ra­les es de cam­bios cons­tan­tes den­tro de la in­te­gra­ción, el renovar cons­tan­te­men­te las sa­las pa­ra que el usua­rio pue­da te­ner una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te.

“El mu­seo en es­te mo­men­to cuen­ta con 4 sa­las tem­po­ra­les, las pri­me­ras 3 es­tán uni­das co­mo una so­la ex­po­si­ción, es­tán di­se­ña­das pa­ra que ca­da 3 o 4 me­ses se cam­bie el te­ma de la ex­po­si­ción ya sea las 3 sa­las jun­tas o di­vi­dir­las y te­ner 3 ex­po­si­cio­nes al mis­mo tiem­po. Se sa­be que hay tra­tos pa­ra traer las nue­vas ex­po­si­cio­nes y que se ten­gan listas pa­ra el pu­bli­co, aquí el equi­po que se eli­gió se ha­rá cam­bios de tec­no­lo­gía y mu­ros mu­seo­grá­fi­cos en sa­las y que ca­da que la gen­te va­ya no sea el mis­mo mo­bi­lia­rio, sino que sea un ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te”, fi­na­li­zó es­te di­rec­ti­vo de Gin­sa­tec.

Sin du­da es un pro­yec­to al­ta­men­te plau­si­ble, des­de su cons­truc­ción has­ta su in­te­gra­ción. Re­sul­ta un lu­gar ideal pa­ra vi­si­tar en es­te 2016, en don­de la cul­tu­ra y la tec­no­lo­gía no tie­nen lí­mi­tes y se fu­sio­nan pa­ra que los vi­si­tan­tes ten­gan una ex­pe­rien­cia úni­ca con el em­pleo de tec­no­lo­gía in­ter­na­cio­nal in­te­gra­da en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.