Pa­na­so­nic da vi­da a los mu­seos de Di­na­mar­ca

inst:all magazine mexico - - DEL MUNDO -

Al no­roes­te de Co­pen­ha­gue, dos mu­seos da­ne­ses ejem­pli­fi­can el uso de la tec­no­lo­gía au­dio­vi­sual Pa­na­so­nic, el Mu­seo Moes­gaard de His­to­ria Cul­tu­ral, en la pro­vin­cia de Aar­hus y el Mu­seo de la Pri­sión de Faengs­let, en Hor­sens. En am­bos, Pa­na­so­nic se en­car­gó de pro­veer so­lu­cio­nes avan­za­das para traer vi­da al ar­te con su tec­no­lo­gía de pun­ta en pro­yec­ción lá­ser y pan­ta­llas.

En el ca­so de Moes­gaard, se ins­ta­la­ron 92 pro­yec­to­res, des­ta­can­do los PT-RZ470 y 24 mo­ni­to­res LED, la ma­yor par­te de ellos TH-55LF6W. Para Faengs­let, la so­lu­ción in­clu­yó 56 pro­yec­to­res, en su ma­yo­ría PT-RW330EJ, con tec­no­lo­gía So­lid Shi­ne, que fun­cio­na co­mo un hí­bri­do en­tre luz LED y lá­ser.

LO VIE­JO Y LO NUE­VO SE EN­TRE­LA­ZAN EN EL MU­SEO MOES­GAARD

El mu­seo de His­to­ria Cul­tu­ral de Moes­gard in­clu­ye ex­hi­bi­cio­nes so­bre el pa­sa­do que se re­mon­tan has­ta la Edad de Pie­dra, la vi­da de los pri­me­ros po­bla­do­res de los paí­ses nór­di­cos, los vi­kin­gos, ba­ta­llas, tra­di­cio­nes y usan­zas an­ces­tra­les. El mu­seo fue re­ubi­ca­do en 2014 a un mo­derno edi­fi­cio de 16,000 m2 di­se­ña­do por la fir­ma ar­qui­tec­tó­ni­ca Hen­ning Lar­sen y en pro­me­dio re­ci­be a me­dio mi­llón de vi­si­tan­tes al año.

“En el vie­jo mu­seo, los vi­si­tan­tes so­lían pa­sar sin real­men­te no­tar los ob­je­tos”, di­ce Pau­li­ne Asingh, cu­ra­do­ra en je­fe de las nue­vas ex­hi­bi­cio­nes en el Mu­seo Moes­gaard. “Aho­ra, gra­cias a los pro­yec­to­res, po­de­mos con­tar la his­to­ria de­trás de ca­da pie­za. La tec­no­lo­gía de Pa­na­so­nic lo­gra una co­ne­xión en­tre la gen­te del pa­sa­do y la del pre­sen­te, ha­cien­do que la His­to­ria sea más atrac­ti­va para la au­dien­cia”.

Para el Mu­seo Moes­gaard, lo más im­por­tan­te de la tec­no­lo­gía lá­ser de Pa­na­so­nic fue la di­ver­si­dad, se ins­ta­la­ron pro­yec­to­res de di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas, se­gún la si­tua­ción en que se ne­ce­si­ta­ban. Para ti­ro cor­to, se usa­ron PTDZ680, para pro­yec­cio­nes so­bre su­per­fi­cies es­fé­ri­cas o ci­lín­dri­cas: PTDZ870, uni­da­des lis­tas para pro­yec­ción en 3D, co­mo el PT-DX100 y el más usa­do, el PT-RZ470.

“Mi pre­gun­ta cen­tral siem­pre ha si­do: ¿có­mo po­de­mos traer vi­da a las ex­hi­bi­cio­nes?”, di­ce Pau­li­ne Asingh. “Para mí, el ejem­plo más ví­vi­do es el si­mu­la­dor de cam­po de ba­ta­lla. Me en­can­ta la ma­ne­ra en que da la im­pre­sión de real­men­te es­tar en­tre dos ejér­ci­tos que avan­zan uno ha­cia otro. Es una ex­pe­rien­cia que eri­za la piel”.

“Lo que re­sul­ta úni­co so­bre la co­la­bo­ra­ción con Pa­na­so­nic es que to­do es po­si­ble”, di­ce Pau­li­ne Asingh. “Es in­creí­ble có­mo po­de­mos re­crear la are­na del Co­li­seo con tan só­lo ocho pro­yec­to­res. Una vez es­cu­ché a un vi­si­tan­te de­cir que pen­só que ha­bía ac­to­res en vi­vo en la sa­la. Las pro­yec­cio­nes re­vi­ven per­fec­ta­men­te lo que sucedió ha­ce cien­tos de años. Re­que­ri­mos la ca­li­dad más al­ta y ahí es don­de Pa­na­so­nic al­can­za nues­tras ne­ce­si­da­des. Para ex­pe­ri­men­tar la His­to­ria, hay que trans­por­tar­se ahí, Pa­na­so­nic nos per­mi­te ha­cer­lo”. Los pro­yec­to­res ins­ta­la­dos se mez­clan dis­cre­ta­men­te con las di­fe­ren­tes áreas del mu­seo, sin que la aten­ción se des­víe de las ex­hi­bi­cio­nes e in­te­grán­do­se in­clu­so con es­ce­no­gra­fía de ma­ne­ra prác­ti­ca­men­te im­per­cep­ti­ble.

FAENGS­LET, RECREANDO LA VI­DA TRAS LAS RE­JAS

Por su par­te, el mu­seo de la pri­sión de Faengs­let es una ex­pe­rien­cia en la que la gen­te pue­de te­ner “reunio­nes” vir­tua­les con an­ti­guos pre­sos y po­ne a sus vi­si­tan­tes li­te­ral­men­te tras las re­jas. “Tra­ta­mos de re­sal­tar lo que es­te lu­gar era ori­gi­nal­men­te”, di­ce el di­se­ña­dor de ex­hi­bi­ción Mads Ha­ve­mann.

El obs­tácu­lo ini­cial más gran­de era el re­du­ci­do es­pa­cio en las cel­das (la ma­yo­ría de 3.5 m2), sin em­bar­go, las so­lu­cio­nes

ofre­ci­das por Pa­na­so­nic in­clu­ye­ron ins­ta­la­cio­nes a la me­di­da con pro­yec­to­res de ti­ro ul­tra cor­to. In­clu­so hay cel­das con has­ta tres de ellos que mues­tran imá­ge­nes en dis­tin­tas pa­re­des y án­gu­los.

El mu­seo de Faengs­let es­tá lleno de his­to­rias im­pac­tan­tes, re­sul­tan per­so­na­les y con­mo­ve­do­ras. “Es­to no es una pe­lí­cu­la de Holly­wood so­bre la cár­cel, es una cár­cel de ver­dad”, di­ce Ha­ve­mann. “Si atra­pas a un cri­mi­nal, en­cuen­tras que hay una per­so­na de­trás; es lo que que­re­mos mos­trar en nues­tras ex­hi­bi­cio­nes. Pa­na­so­nic nos ayu­da a lo­grar­lo.”

Crear vi­da tam­bién era uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos para el mu­seo de la pri­sión de Faengs­let, ex­pli­ca Mads Ha­ve­mann, “cuan­do la gen­te en­tra, tie­nen pun­tos de vis­ta bas­tan­te se­ve­ros so­bre las con­de­nas y la pri­sión. Lue­go de pa­sar una ho­ra o dos tras es­tas pa­re­des, esas pers­pec­ti­vas cam­bian”.

En to­da la his­to­ria de la pri­sión de Faengs­let úni­ca­men­te un pri­sio­ne­ro lo­gró es­ca­par. La tra­yec­to­ria y ope­ra­ción de su fu­ga cons­ti­tu­ye una pie­za cen­tral de la ex­hi­bi­ción: una som­bra es pro­yec­ta­da si­guien­do el ca­mino que el pró­fu­go to­mó a tra­vés de es­ca­le­ras muy an­gu­la­das y bor­des de mu­ros me­dian­te dos pro­yec­to­res de ti­ro ul­tra cor­to.

Ade­más de la ver­sa­ti­li­dad y tec­no­lo­gía lá­ser de pun­ta que tie­ne Pa­na­so­nic, su ca­pa­ci­dad para adap­tar­se y el no re­que­rir man­te­ni­mien­to fueron un be­ne­fi­cio enor­me para am­bos mu­seos. “Ele­gi­mos es­tos pro­yec­to­res So­lid Shi­ne prin­ci­pal­men­te por tres ra­zo­nes: su in­creí­ble ni­vel de bri­llo, el ba­jo cos­to ope­ra­ti­vo por su tec­no­lo­gía lá­ser y el he­cho de que no re­quie­ren man­te­ni­mien­to”, di­ce Mads Ha­ve­mann.

SO­LID SHI­NE, ABRE OPOR­TU­NI­DA­DES CREA­TI­VAS

Pa­na­so­nic en­tre­gó una am­plia ga­ma de pro­yec­to­res DLP para am­bos mu­seos. Por su pe­so li­viano y lu­mi­no­si­dad, re­sul­tan ex­tre­ma­da­men­te com­pa­ti­bles con mu­seos y au­di­to­rios gran­des. La se­rie So­lid Shi­ne es una nue­va es­pe­cie de pro­yec­to­res, sus fuen­tes lu­mí­ni­cas combinan lá­ser y fós­fo­ro para re­em­pla­zar la lám­pa­ra de mer­cu­rio de los pro­yec­to­res tra­di­cio­na­les. La lám­pa­ra siem­pre era una des­ven­ta­ja de­bi­do a su li­mi­ta­do tiem­po de vi­da útil y ca­pa­ci­dad lu­mí­ni­ca. Es­pe­cial­men­te tras lar­gas ho­ras de ope­ra­ción, co­mo en las ex­hi­bi­cio­nes de mu­seos, es­to so­lía ele­var los cos­tos ope­ra­ti­vos. Para re­sol­ver es­te pro­ble­ma, Pa­na­so­nic pro­gre­si­va­men­te ha in­tro­du­ci­do fuen­tes de luz lá­ser. Pa­na­so­nic es un lí­der glo­bal en pro­yec­to­res lá­ser que no re­quie­ren man­te­ni­mien­to y dan al­to gra­do de bri­llo, con un ran­go que se ex­tien­de has­ta los 30,000 lú­me­nes. Es­ta bri­llan­tez ex­tre­ma­da­men­te al­ta, abre una ga­ma de opor­tu­ni­da­des crea­ti­vas para re­la­tar his­to­rias.

LA CO­LA­BO­RA­CIÓN CON PA­NA­SO­NIC LO HA­CE TO­DO PO­SI­BLE.

Tan­to Moes­gaard co­mo Faengs­let en­ca­ra­ron el re­to de en­viar a sus vi­si­tan­tes en via­jes ha­cia un pa­sa­do re­mo­to. “Tra­di­cio­nal­men­te, los mu­seos edu­ca­ban a sus au­dien­cias con le­tre­ros en la pa­red, aho­ra la gen­te es­tá mu­cho más acos­tum­bra­da al con­te­ni­do au­dio­vi­sual”, co­men­ta Mads Ha­ve­mann. La ha­bi­li­dad de in­te­grar to­tal­men­te la tec­no­lo­gía y el ar­te es cru­cial cuan­do se tra­ta de crear ex­pe­rien­cias in­mer­si­vas en un mu­seo. En am­bos ca­sos se lo­gró una ins­ta­la­ción dis­cre­ta ha­cien­do jue­go con el en­torno, los pro­yec­to­res es­tán dis­po­ni­bles en co­lor blan­co o ne­gro.

Sin las his­to­rias de los pri­sio­ne­ros, Faengs­let se­ría tan so­lo un edi­fi­cio an­ti­guo, sin su ma­ne­ra de em­plear la tec­no­lo­gía para re­la­tar his­to­rias, Moes­gaard sim­ple­men­te ten­dría otra se­rie de ob­je­tos vie­jos en ex­hi­bi­ción. En cam­bio, es­tos mu­seos de­ci­die­ron po­ner a sus vi­si­tan­tes jus­to en me­dio de even­tos his­tó­ri­cos con las so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas más no­ve­do­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.