El Mer­ca­do de Igle­sias Cuan­do el so­ni­do es sa­gra­do

inst:all magazine mexico - - CONTENIDO -

Las con­di­cio­nes acús­ti­cas y la ca­li­dad del sis­te­ma de so­ni­do son ele­men­tos de­ter­mi­nan­tes pa­ra el éxi­to o el fra­ca­so de to­do ti­po de es­pa­cios, pe­ro muy es­pe­cial­men­te de las igle­sias tra­di­cio­na­les.

El ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de las igle­sias, tra­di­cio­na­les, con­tem­po­rá­neas o de cual­quier ti­po, es di­fun­dir un im­por­tan­te men­sa­je y que to­dos los cre­yen­tes que asis­tan a las ce­le­bra­cio­nes ecle­siás­ti­cas es­cu­chen ese men­sa­je: la pa­la­bra de Dios. “Si so­lo la mi­tad de la au­dien­cia lo­gra en­ten­der las pa­la­bras de quien pre­si­de la ce­re­mo­nia, el ob­je­ti­vo no se ha cum­pli­do com­ple­ta­men­te”, afir­ma Fe­li­pe Var­gas, Au­dio Pro­ducts Ma­na­ger, pa­ra Cres­tron La­tin Amé­ri­ca.

En su re­co­rri­do de más de vein­te años por nues­tra re­gión, Fe­li­pe ha lo­gra­do com­pro­bar que la ma­la ca­li­dad del so­ni­do es un co­mún de­no­mi­na­dor en las igle­sias tra­di­cio­na­les de to­dos los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y es­to se de­be, prin­ci­pal­men­te, a dos ele­men­tos: las ma­las con­di­cio­nes acús­ti­cas y los sis­te­mas de so­ni­do de ma­la ca­li­dad.

Se­gún di­ver­sos es­tu­dios, ex­pli­ca, la ma­yo­ría de las igle­sias com­pran al me­nos tres sis­te­mas de so­ni­do an­tes de lo­grar ob­te­ner uno que so­lu­cio­ne sus ne­ce­si­da­des.

“Es muy co­mún ver que, en múl­ti­ples igle­sias, la com­pra de sis­te­mas de au­dio se prac­ti­ca ca­si co­mo un de­por­te, rea­li­zan­do ad­qui­si­cio­nes y cam­bios sin lo­grar ob­te­ner una so­lu­ción, por­que no es­tán com­pran­do una so­lu­ción, es­tán ad­qui­rien­do com­po­nen­tes y eso no lle­va a la so­lu­ción. Hay que re­sal­tar que son tan im­por­tan­tes la ins­ta­la­ción y los ma­te­ria­les co­mo el sis­te­ma de au­dio y sus com­po­nen­tes”, co­men­ta Var­gas.

Es­to quie­re de­cir que no bas­ta con ad­qui­rir equi­pos de bue­na ca­li­dad y de mar­cas re­co­no­ci­das, tam­bién es im­por­tan­te que los ca­bles, los co­nec­to­res y otros adi­ta­men­tos co­rres­pon­dan con di­cha ca­li­dad; ade­más, es fun­da­men­tal que la ali­men­ta­ción eléc­tri­ca sea apropiada y que la ins­ta­la­ción se reali­ce si­guien­do cri­te­rios bá­si­cos de seguridad, te­nien­do en cuen­ta la ven­ti­la­ción y el ries­go de in­cen­dios, en­tre otros fac­to­res.

Por otra par­te, ade­más de la ca­li­dad, el sis­te­ma de au­dio de­be cum­plir otras con­di­cio­nes de­ter­mi­nan­tes: no de­be in­ter­fe­rir con la ce­le­bra­ción, es ne­ce­sa­rio que pase des­aper­ci­bi­do en to­dos los as­pec­tos, prin­ci­pal­men­te evi­tan­do ge­ne­rar rui­dos in­de­sea­dos co­mo feed­back o in­ter­fe­ren­cias de ra­dio, y no de­be al­te­rar la es­té­ti­ca del re­cin­to con so­lu­cio­nes vo­lu­mi­no­sas y ca­blea­do a la vista, suel­to o des­or­de­na­do. Tan­to a ni­vel elec­tro­acús­ti­co co­mo a ni­vel es­té­ti­co los sis­te­mas de al­ta­vo­ces o par­lan­tes de­ben es­tar bien ins­ta­la­dos, que no se vean los ca­bles, que los equi­pos ha­gan jue­go con el diseño ar­qui­tec­tó­ni­co del lu­gar o, en otras pa­la­bras, que al usua­rio con­ven­cio­nal o al asis­ten­te nor­mal y co­rrien­te le cues­te en­con­trar dón­de es­tán ubi­ca­dos los al­ta­vo­ces.

LAS ME­TAS PRI­MOR­DIA­LES

Exis­ten tres va­ria­bles que de­ben ser to­ma­das en cuen­ta a la ho­ra de plan­tear unas me­tas de ca­li­dad de ca­ra al clien­te an­tes de ha­cer la ins­ta­la­ción, de­ben ser unas me­tas rea­lis­tas que den cuen­ta de las po­si­bi­li­da­des del re­cin­to. Se tra­ta de tres ele­men­tos que con­di­cio­nan la ca­li­dad del au­dio en una igle­sia tra­di­cio­nal.

El pri­me­ro de ellos es la co­ber­tu­ra. Es­ta va­ria­ble ha­ce re­fe­ren­cia al es­pa­cio o los es­pa­cios en la los que lle­ga­rá el so­ni­do; es de­cir, que to­dos los asis­ten­tes pue­dan es­cu­char. Al­gu­nos am­bien­tes no re­que­ri­rán al­can­ce so­no­ro, co­mo pa­si­llos, ca­pi­llas la­te­ra­les, en­tre otros, pe­ro es­to es im­por­tan­te acor­dar­lo con el clien­te an­tes de ha­cer el diseño.

La pre­sión so­no­ra es el se­gun­do ele­men­to, es­ta ha­bla de la in­ten­si­dad del so­ni­do, que se es­cu­che lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te. Las igle­sias tra­di­cio­na­les tie­nen even­tos de to­do ti­po y con afo­ros va­ria­dos. Es pro­ba­ble que du­ran­te la se­ma­na ha­ya me­nor nú­me­ro de asis­ten­tes que los fi­nes de se­ma­na y du­ran­te ce­le­bra­cio­nes es­pe­cia­les. “Es­ta si­tua­ción se con­vier­te en to­do un re­to en tér­mi­nos de au­dio, ya que el sis­te­ma de­be­rá ser ca­paz de ofre­cer un ni­vel de pre­sión so­no­ra apro­pia­do en to­dos los even­tos. Un sis­te­ma que no ofre­ce vo­lú­me­nes ade­cua­dos en ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les o los fi­nes de se­ma­na, no es el sis­te­ma ideal pa­ra ese re­cin­to”, com­ple­men­ta Fe­li­pe.

El ter­ce­ro, uno de los ele­men­tos más com­ple­jos de so­lu­cio­nar es la in­te­li­gi­bi­li­dad; es de­cir, que se en­tien­da per­fec­ta­men­te el men­sa­je. Mu­chas ve­ces se lo­gra bue­na co­ber­tu­ra y ade­cua­da pre­sión so­no­ra, sin que ello sig­ni­fi­que al­can­zar el ni­vel ade­cua­do de in­te­li­gi­bi­li­dad, es­ta va­ria­ble es­tá afec­ta­da di­rec­ta­men­te por la acús­ti­ca del re­cin­to y, en ese sen­ti­do, es muy po­co lo que se pue­de ha­cer, a me­nos, cla­ro es­tá, que exis­ta la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar tra­ba­jos ci­vi­les y re­no­va­cio­nes es­truc­tu­ra­les al tem­plo pa­ra ha­cer un tratamiento acús­ti­co.

Se­gún ex­pli­ca, “en ins­ta­la­cio­nes pro­fe­sio­na­les la ca­li­dad se no­ta con so­lo ver el rack de equi­pos y la ins­ta­la­ción de los mis­mos den­tro del rack”. Pa­ra Var­gas la ins­ta­la­ción de­be ser lim­pia y or­de­na­da, to­dos los ca­bles de­ben ir cla­si­fi­ca­dos por ca­te­go­rías y de­bi­da­men­te iden­ti­fi­ca­dos. Ade­más, in­di­ca, lo prin­ci­pal es que se in­cor­po­ran ga­bi­ne­tas me­tá­li­cos pa­ra ins­ta­la­ción con puer­tas me­tá­li­cas con llave, con ta­pas cie­gas pa­ra es­pa­cios sin equi­pos y así lo­grar el com­por­ta­mien­to del rack co­mo una chi­me­nea: to­man­do el ai­re fres­co des­de aba­jo y ex­tra­yen­do el ai­re ca­lien­te por arri­ba con ex­trac­to­res o ven­ti­la­do­res.

“Mu­chas ve­ces con­si­de­ra­mos que agre­gar un rack me­tá­li­co pue­de ele­var mu­chí­si­mo el cos­to, pe­ro yo les ase­gu­ro que es más al­to el cos­to de te­ner que re­pa­rar, cam­biar o re­po­ner am­pli­fi­ca­do­res que­ma­dos por ex­ce­so de tem­pe­ra­tu­ra ya que no es­ta­ban ins­ta­la­dos en un mue­ble apro­pia­do. Mu­chos lo he­mos vi­vi­do en car­ne pro­pia”, co­men­ta.

LA HE­RRA­MIEN­TA MÁS IM­POR­TAN­TE: UN SOFT­WA­RE DE DISEÑO

No exis­ten dos igle­sias igua­les, aun­que ten­gan los mis­mos pla­nos otros as­pec­tos co­mo la tem­pe­ra­tu­ra, la hu­me­dad y la pre­sión at­mos­fé­ri­ca afec­tan di­rec­ta­men­te el com­por­ta­mien­to acús­ti­co de un re­cin­to. Por eso es tan im­por­tan­te con­tar con un soft­wa­re de diseño acús­ti­co y elec­tro­acús­ti­co que ayu­de a pro­po­ner un es­tu­dio ade­cua­do bas­tan­te cer­cano a la reali­dad y que ofrez­ca el me­jor re­sul­ta­do po­si­ble. La prin­ci­pal ven­ta­ja de ha­cer un diseño pre­vio uti­li­zan­do un soft­wa­re es que per­mi­te eva­luar el sis­te­ma y sa­ber si va a fun­cio­nar o no in­clu­si­ve an­tes de ins­ta­lar­lo o bien an­tes de que sea cons­trui­do el tem­plo.

“Lo ideal es con­tar con pla­nos del re­cin­to en Au­to­cad, pe­ro si no se tie­nen se pue­de ha­cer un le­van­ta­mien­to con un me­di­dor lá­ser, de esa ma­ne­ra po­de­mos to­mar las me­di­das que ne­ce­si­ta­mos pa­ra lue­go ha­cer el mo­de­lo del re­cin­to en el pro­gra­ma de diseño. Es im­por­tan­te ano­tar cla­ra­men­te los ma­te­ria­les con que es­tá cons­trui­da la igle­sia. Iden­ti­fi­car con pre­ci­sión dón­de hay ma­de­ra, don­de hay mo­sai­co o ce­rá­mi­ca, dón­de hay pa­re­des de con­cre­to o de már­mol, et­cé­te­ra, pa­ra lue­go in­gre­sar­los en el pro­gra­ma de diseño. No se ol­vi­den de to­mar mu­chas fo­tos pa­ra re­cor­dar to­dos los de­ta­lles a la ho­ra de ha­cer el di­bu­jo en el soft­wa­re. Es im­por­tan­te sa­ber cuá­les se­rán las su­per­fi­cies que ten­drán con­tac­to di­rec­to con el so­ni­do que vie­ne de los al­ta­vo­ces”, de­ta­lla Fe­li­pe Var­gas.

Una vez rea­li­za­do el mo­de­lo, el pro­gra­ma ge­ne­ra un ma­pa de re­sul­ta­dos que per­mi­te rea­li­zar una va­lo­ra­ción ob­je­ti­va del sis­te­ma pro­pues­to. Es­tos ma­pas mues­tran la for­ma en que es po­si­ble te­ner bue­na co­ber­tu­ra y bue­na pre­sión so­no­ra, aun­que la in­te­li­gi­bi­li­dad no ne­ce­sa­ria­men­te sea bue­na. Es­te úl­ti­mo ele­men­to se lo­gra des­pués de múl­ti­ples prue­bas de aná­li­sis, en­sa­yo y error, y mu­chas ve­ces no se al­can­za la per­fec­ción, se tra­ta de ob­te­ner el me­jor re­sul­ta­do po­si­ble me­dian­te la com­bi­na­ción sis­te­ma de au­dio – con­di­cio­nes del re­cin­to. Tal y co­mo lo acla­ra Fe­li­pe, “mu­chas ve­ces, aun­que pro­be­mos múl­ti­ples ti­pos de al­ta­vo­ces, múl­ti­ples án­gu­los de in­cli­na­ción, et­cé­te­ra, la in­te­li­gi­bi­li­dad no ne­ce­sa­ria­men­te va a me­jo­rar por­que de­pen­de de la acús­ti­ca to­tal­men­te”.

Es im­por­tan­te pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos so­bre­sa­lien­tes, el di­bu­jo del mo­de­lo en el compu­tador sea lo más cer­cano po­si­ble a la reali­dad y la ins­ta­la­ción del sis­te­ma en el re­cin­to sea lo más si­mi­lar al mo­de­lo en la compu­tado­ra. De es­ta ma­ne­ra se ase­gu­ra que el im­pac­to vi­sual sea mí­ni­mo, que el re­sul­ta­do elec­tro­acús­ti­co sea el más cer­cano al es­ti­ma­do en el pro­gra­ma de diseño y que las me­tas al­can­za­das sean cohe­ren­tes con lo pro­me­ti­do pre­via­men­te al clien­te, así se ase­gu­ra su sa­tis­fac­ción.

“Hay es­tu­dios que de­mues­tran que des­pués de ins­ta­la­do un buen sis­te­ma de au­dio au­men­ta la au­dien­cia, por eso es im­por­tan­te ha­cer­le ver a los clien­tes de es­te seg­men­to que el sis­te­ma de au­dio no es un cos­to, sino una in­ver­sión, pues en el lar­go pla­zo real­men­te es más eco­nó­mi­co un buen sis­te­ma que uno ma­lo. Ade­más, la prin­ci­pal be­ne­fi­cia­da es la co­mu­ni­dad que es la que real­men­te apor­ta el di­ne­ro pa­ra cu­brir es­ta in­ver­sión”, con­clu­ye Fe­li­pe Var­gas. Es fun­da­men­tal hoy que se­pa­mos que, aun­que la tec­no­lo­gía nos brin­da he­rra­mien­tas de ajus­te no dis­po­ni­bles an­tes, es­tos di­fí­cil­men­te re­sol­ve­rán to­das las va­ria­bles y re­tos que en­con­tra­re­mos, de ma­ne­ra que es fun­da­men­tal pre­ver y do­cu­men­tar el re­sul­ta­do es­pe­ra­do y ase­gu­rar­nos de ex­pli­car­lo a nues­tros clien­tes.

La ma­ne­ra en que jus­ti­fi­ca­mos nues­tro tra­ba­jo y mos­tra­mos el tiem­po que de­di­ca­mos a en­tre­nar­nos y me­jo­rar pro­fe­sio­nal­men­te nos ayu­da a fa­ci­li­tar que en­tien­dan que nues­tro tra­ba­jo es va­lio­so Te in­vi­ta­mos a co­no­cer nues­tros pro­gra­mas y ac­ti­vi­da­des es­cri­bien­do a sgai­tan@in­fo­comm.org.

¡Has­ta lue­go!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.