Cherry Hills Community Church Se­lec­cio­na L-Acous­tics

inst:all magazine mexico - - CONTENIDO -

L a pla­ta­for­ma de Ka­ra di­se­ña­da por Man­kin Me­dia ofre­ce una co­ber­tu­ra com­ple­ta pa­ra los ser­vi­cios y ar­tis­tas vi­si­tan­tes Re­cien­te­men­te nom­bra­da co­mo la igle­sia de más rá­pi­do cre­ci­mien­to en los Es­ta­dos Uni­dos( 1), Cherry Hills

Community Church en High­lands Ranch, Co­lo­ra­do, se en­con­tró en la ne­ce­si­dad de un sis­te­ma de au­dio que po­dría man­te­ner ade­cua­da­men­te su cre­ci­mien­to es­pec­ta­cu­lar. Des­pués de di­ri­gir­se al equi­po de Man­kin

Me­dia Sys­tems, con se­de en Fran­klin, Ten­nes­see, pa­ra di­se­ñar y su­mi­nis­trar un nue­vo sis­te­ma, la igle­sia cris­tia­na es­tá dis­fru­tan­do aho­ra de un nue­vo sis­te­ma de al­ta­vo­ces de la ca­sa ba­sa­do en ele­men­tos L-Acous­tics Ka­ra.

“Fue uno de los pro­yec­tos más com­ple­jos con los que he­mos es­ta­do in­vo­lu­cra­dos”, di­ce Tim Cor­der de Man­kin. “To­do el li­de­raz­go de la igle­sia ha­bía cam­bia­do des­de que el úl­ti­mo sis­te­ma fue ins­ta­la­do ha­ce unos ocho años y

el nue­vo equi­po real­men­te que­ría un sis­te­ma digno de su repu­tación co­mo una con­gre­ga­ción cre­cien­te y di­ná­mi­ca“.

Eso no fue fá­cil. Cor­der des­cri­bió la ha­bi­ta­ción y la ins­ta­la­ción an­te­rior co­mo “la ex­pe­rien­cia de au­dio más po­la­ri­zan­te que he te­ni­do”, di­ce. “Cherry Hills ha­bía lle­ga­do al pun­to en que el li­de­raz­go sen­tía que su ex­pe­rien­cia de adoración es­ta­ba sien­do com­pro­me­ti­da por la ca­li­dad del au­dio, que es un lu­gar di­fí­cil pa­ra una igle­sia que es­tá tan cen­tra­da en la co­mu­ni­dad, y las apues­tas eran al­tas. ¿Sa­bes có­mo ha­bla­rán las per­so­nas del es­pa­cio “más se­co” en la que han tra­ba­ja­do? Bueno, no es exa­ge­ra­do de­cir que to­dos los que en­tra­ron di­je­ron al­gu­na va­ria­ción de eso. La ca­li­dad de au­dio no só­lo cam­biar en di­fe­ren­tes par­tes de la ha­bi­ta­ción; cam­bia­ría drás­ti­ca­men­te de asien­to a asien­to. Po­drías es­tar de pie fren­te a un asien­to y so­na­ba co­mo si hu­bie­se una man­ta so­bre los al­ta­vo­ces, lue­go se mo­vía por un so­lo asien­to y era una per­fo­ra­ción de hie­lo.

Ade­más de pro­por­cio­nar una ca­li­dad de so­ni­do y un vo­lu­men con­sis­ten­tes en to­das las par­tes de la sa­la, el nue­vo sis­te­ma ten­dría que ser fá­cil de con­du­cir y es­tar lis­to pa­ra el concierto. “A me­di­da que Cherry Hills ha cre­ci­do, es­tán ha­cien­do un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de con­cier­tos de ar­tis­tas cris­tia­nos po­pu­la­res y el ob­je­ti­vo era te­ner un sis­te­ma ins­ta­la­do que per­mi­tie­ra a es­tos ar­tis­tas y sus tri­pu­la­cio­nes a de­jar cual­quier al­ta­vo­ces que es­ta­ban de gi­ra con el ca­mión y con con­fian­za uti­li­zar el sis­te­ma de la ca­sa pa­ra to­dos los es­pec­tácu­los “, agre­ga Cor­der.

Ellos en­con­tra­ron la respuesta a am­bas ne­ce­si­da­des en for­ma de una am­plia ins­ta­la­ción de ga­bi­ne­tes L-Acous­tics Ka­ra-30 com­ple­ta­dos por nue­ve SB18i y ocho subs KS28, un trío de ga­bi­ne­tes ARCS Wi­de, más die­cio­cho X8 y tre­ce X12 ele­men­tos coaxia­les uti­li­za­do pa­ra re­lle­nos y cu­ñas de es­ce­na­rio.

“Cherry Hills ofi­cial­men­te va a la his­to­ria co­mo la pri­me­ra ca­sa de cul­to pa­ra ins­ta­lar nues­tros nue­vos subs KS28”, se­ña­la el Di­rec­tor Re­gio­nal de Ven­tas de

L-Acous­tics, BJ Sha­ver. “Sin em­bar­go, la igle­sia ini­cial­men­te se to­pó con una cues­tión pre­su­pues­ta­ria por­que la eta­pa de cons­truc­ción de los sub bun­kers iba a cos­tar de­ma­sia­do. Así que op­ta­ron por vo­lar el KS28s y se han sor­pren­di­do con su ren­di­mien­to. Una idea fal­sa co­mún con las igle­sias es que us­ted tie­ne que te­ner subs en el pi­so ara con­se­guir el “im­pac­to,” que sim­ple­men­te no es ver­dad. “Un par de con­tro­la­do­res am­pli­fi­ca­dos LA12X de L-Acous­tics ali­men­tan y pro­ce­san los subs volados KS28 con­fi­gu­ra­dos con car­dioi­de, mien­tras que die­cio­cho LA4X -ele­gi­dos de cua­tro ca­na­les y ope­ra­ción pre­pa­ra­da pa­ra AVB- impulsan al res­to del sis­te­ma .

El auditorio de 3,300 asien­tos, que fue cons­trui­do en va­rias fa­ses, pre­sen­tó al­gu­nos desafíos gran­des, es­pe­cí­fi­ca­men­te des­cu­brien­do las áreas del bal­cón. Cuan­do es­tá sen­ta­do en el bal­cón, no hay una lí­nea de vi­sión di­rec­ta a las bo­ci­nas prin­ci­pa­les o la pan­ta­lla de pro­yec­ción prin­ci­pal. “Real­men­te era co­mo un es­pa­cio com­ple­ta­men­te se­pa­ra­do con su pro­pia pan­ta­lla de pro­yec­ción y su pro­pio sis­te­ma de so­ni­do”, di­ce Cor­der.

Ter­mi­na­ron con dos fi­las de al­ta­vo­ces de re­lleno pa­ra el bal­cón con el fin de dar la pre­sen­cia que es­ta­ban bus­can­do en to­do el es­pa­cio, y Cor­der in­for­ma que la colocación de los ga­bi­ne­tes in­di­vi­dua­les fue “sú­per crí­ti­ca”.

La com­pli­ca­ción de las co­sas fue el he­cho de que hay pa­re­des de vi­drio en ca­da la­do de la sa­la prin­ci­pal y man­te­ner el con­trol de au­dio y fue­ra de esas su­per­fi­cies era cru­cial tan­to pa­ra la ca­li­dad del so­ni­do y la in­te­li­gi­bi­li­dad. Al igual que con to­dos los as­pec­tos de diseño de es­te pro­yec­to, el soft­wa­re de mo­de­la­do de sis­te­mas en tiem­po real Sound­vi­sion 3D de L-Acous­tics de­mos­tró ser tan va­lio­so co­mo los pro­pios al­ta­vo­ces pa­ra de­ter­mi­nar las can­ti­da­des y colocación idea­les del re­cin­to.

Ha­blan­do de soft­wa­re, el di­rec­tor técnico de Cherry Hills, Ch­ris Tho­mas, y su di­rec­tor de au­dio a tiem­po completo, Ben

Edi­son, am­bos tu­vie­ron ex­pe­rien­cia pre­via con la pla­ta­for­ma de mo­ni­to­reo y con­trol de LANet­wor­kMa­na­ger de L-Acous­tics, que ayu­dó a fa­ci­li­tar la tran­si­ción. “El soft­wa­re es real­men­te muy fá­cil de usar”, di­ce Tho­mas. “Real­men­te no ha­bía cur­va de apren­di­za­je”.

“De­bi­do a que la igle­sia po­ne un va­lor muy al­to en el pa­pel de un co­ro en los ser­vi­cios, ade­más de la ex­pe­rien­cia de au­dio en fren­te de la PA, ne­ce­si­tá­ba­mos con­trol de pa­trón ex­ten­so de­trás de la

PA prin­ci­pal, sino tam­bién un sis­te­ma pa­ra que el co­ro pu­die­ra es­cu­char”, se­ña­la Cor­der. Es­to se lo­gró con los tres re­cin­tos Wi­de de ARCS. “Ellos sim­ple­men­te se ali­nean y crean es­ta pe­que­ña por­ción de so­ni­do. Si pue­des ver cual­quier la­do de la ca­ja, en­ton­ces es­tás fue­ra de la co­ber­tu­ra”.

Los tres ARCS Wi­de es­tán con­fi­gu­ra­dos pa­ra que cual­quier com­bi­na­ción de los tres pue­da ser ac­ti­va en fun­ción de la ubi­ca­ción del co­ro. “Fue al­go más que con­trol de pa­tro­nes. El ARCS, en tér­mi­nos de tono y so­ni­do de ca­li­dad de so­ni­do co­mo las ca­jas de Ka­ra que cu­bren el res­to de la sa­la, por lo que in­clu­so si hay cual­quier de­rra­me, sue­na cohe­ren­te. Ese ti­po de con­sis­ten­cia es una de las co­sas que real­men­te va­lo­ra­mos acer­ca de los pro­duc­tos L-Acous­tics y una gran ra­zón por la que los usa­mos tan­to”.

La con­fian­za de Cor­der se hi­zo eco de Tho­mas, que ha­ce con­cier­tos fue­ra en are­nas cuan­do no es­tá en Cherry Hills. “El vie­jo sis­te­ma era irre­gu­lar en tér­mi­nos de co­ber­tu­ra, ca­re­cía de ga­ma ba­ja y era muy du­ro en el ex­tre­mo su­pe­rior, y aho­ra te­ne­mos un sis­te­ma de son­deo muy agra­da­ble que nos ha per­mi­ti­do em­pu­jar el SPL du­ran­te un ser­vi­cio tí­pi­co sin que­jas. Y en tér­mi­nos de ser un pi­lo­to amistoso era un “no-brai­ner.” No hay un ac­to de gi­ra por ahí que va a cues­tio­nar una pla­ta­for­ma de L-Acús­tics”.

FO­TO­GRA­FÍAS: CORTESÍA DE MAN­KIN ME­DIA SYS­TEMS / CHCC

LA IGLE­SIA DE LA CO­MU­NI­DAD DE CHERRY HILLS CUEN­TA CON ARRE­GLOS DE KA­RA EMPAREJADOS CON LOS SUB PEN­DIEN­TES DE SB18I AD­YA­CEN­TES Y LOS PRI­ME­ROS SUBS KS28 VOLADOS EN UNA CA­SA DE ADORACIÓN

LA IGLE­SIA DE LA CO­MU­NI­DAD DE CHERRY HILLS CUEN­TA CON ARRE­GLOS DE KA­RA EMPAREJADOS CON LOS SUB PEN­DIEN­TES DE SB18I AD­YA­CEN­TES Y LOS PRI­ME­ROS SUBS KS28 VOLADOS EN UNA CA­SA DE ADORACIÓN (1) Se­gún el Polls­tar 2016 World­wi­de Fes­ti­val gros­ses

UN NUE­VO ES­CRI­TO­RIO DIGICO SD10 CON­DU­CE AHO­RA EL SO­NI­DO DE LA CA­SA DE CHCC

CHCC ACO­GE TRES SER­VI­CIOS CA­DA FIN DE SE­MA­NA, ASÍ CO­MO CON­CIER­TOS DE AR­TIS­TAS CRIS­TIA­NOS PO­PU­LA­RES DE GI­RA

EL NUE­VO AUDITORIO DEL CHCC TIE­NE 3.500 MIEM­BROS Y VI­SI­TAN­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.