¿Có­mo un res­tau­ran­te pue­de me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de sus clien­tes?

inst:all magazine mexico - - CONTENIDO - POR: JO­SÉ LUIS MAYA VITE DE HARMAN PRO­FES­SIO­NAL MÉ­XI­CO

La ex­pe­rien­cia cu­li­na­ria que un es­ta­ble­ci­mien­to ofre­ce pue­de ser ex­traor­di­na­ria por el sim­ple he­cho de que la co­mi­da del lu­gar sea agra­da­ble al pa­la­dar. Mien­tras que la co­mi­da es lo que atrae a la gen­te a un res­tau­ran­te o bar, to­da la ex­pe­rien­cia es lo que ha­ce que el clien­te re­gre­se. La in­dus­tria de res­tau­ran­tes/ba­res ca­da vez es­tá más sa­tu­ra­da, por lo que es vi­tal que exis­ta un fac­tor di­fe­ren­cia­dor, en don­de la ex­pe­rien­cia del con­su­mi­dor, sea de­fi­ni­ti­va­men­te to­ma­da en cuen­ta.

Cual­quier res­tau­ran­te­ro exi­to­so di­ría que una de las ma­yo­res cla­ves pa­ra el éxi­to en el ne­go­cio de res­tau­ran­tes es el am­bien­te. El problema es que lo que de­fi­ne “am­bien­te per­fec­to” no só­lo va­ría se­gún el ti­po de clien­te y por el res­tau­ran­te o bar, sino tam­bién por la ho­ra del día. Un res­tau­ran­te pue­de ser­vir pa­ra ce­nar tran­qui­lo en­tre se­ma­na, pe­ro tie­nen una pis­ta de baile y es­ce­na­rio pa­ra mú­si­ca en vi­vo los vier­nes o sá­ba­dos.

Po­ner en pie es­te ti­po de tran­si­ción pue­de ser com­pli­ca­do, por­que mu­chas co­sas tie­nen que su­ce­der rá­pi­da y sua­ve­men­te. Las lu­ces del es­ce­na­rio suben. La mú­si­ca de fon­do cam­bia o se apa­ga. Los te­le­vi­so­res se en­cien­den o cam­bian a otro vi­deo. De­bi­do a que tan­tas co­sas tie­nen que su­ce­der en un pe­río­do de tiem­po re­la­ti­va­men­te cor­to, una pla­ni­fi­ca­ción cui­da­do­sa va a ga­ran­ti­zar que los clien­tes ten­gan una gran ex­pe­rien­cia, in­clu­so cuan­do to­do cam­bia a su al­re­de­dor. Y es­to re­sul­ta mu­cho más fá­cil si se au­to­ma­ti­za es­ta tran­si­ción, ya sea que se tra­te de cam­bios sen­ci­llos en la mú­si­ca de fon­do a lo lar­go del día o de una tran­si­ción de ex­pe­rien­cia au­dio­vi­sual com­ple­ta, los cam­bios pue­den su­ce­der su­til­men­te con po­ca o nin­gu­na in­ter­ac­ción re­que­ri­da por el per­so­nal del si­tio. Es­to ase­gu­ra que es­tos cam­bios ocu­rran co­rrec­ta­men­te y a tiem­po, sin in­te­rrum­pir la ex­pe­rien­cia del clien­te.

Hay va­rias ma­ne­ras en que la au­to­ma­ti­za­ción pue­de sim­pli­fi­car las tran­si­cio­nes de hu­mor, de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des del res­tau­ran­te/bar. En el ni­vel más sim­ple, el sis­te­ma de au­dio pue­de res­pon­der y ajus­tar la con­fi­gu­ra­ción

del sis­te­ma. Los ni­ve­les de vo­lu­men tam­bién pue­den ajus­tar­se, con efec­tos apli­ca­dos o ajus­ta­dos pa­ra ha­cer que el so­ni­do sea más di­ná­mi­co y ani­ma­do du­ran­te las ho­ras de la no­che y sua­ve du­ran­te la co­mi­da du­ran­te el día.

Sin em­bar­go, no es só­lo el so­ni­do en sí que se pue­de ajus­tar. Los sis­te­mas de au­dio pue­den es­tar li­ga­dos a otros sis­te­mas, co­mo lu­ces, de mo­do que la sen­sa­ción del lu­gar cam­bia, de­pen­dien­do de la “es­ce­na” se­lec­cio­na­da pa­ra de­ter­mi­na­da ho­ra del día. Ade­más aña­dien­do los sis­te­mas de vi­deo, con los te­le­vi­so­res cam­bian­do a di­fe­ren­tes en­tra­das y el ajus­te de se­ña­li­za­ción digital pa­ra anun­ciar los ali­men­tos apro­pia­dos pa­ra la ho­ra del día.

La tec­no­lo­gía con­tri­bu­ye a la crea­ción de una at­mós­fe­ra que ase­gu­ra a los clien­tes ten­gan una gran ex­pe­rien­cia. Sin em­bar­go, el fac­tor más im­por­tan­te es el per­so­nal en sí. Es por eso que la tec­no­lo­gía de un res­tau­ran­te ver­da­de­ra­men­te efi­caz per­mi­te al de­más per­so­nal cen­trar­se en los clien­tes y sa­tis­fa­cer los más exi­gen­tes de los pa­la­da­res en un am­bien­te úni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.