Re­co­men­da­cio­nes pa­ra el di­se­ño de un Bar.

inst:all magazine mexico - - Cotenido - POR JUAN TAMAYO

-SE­ÑOR ,¿ ME DA UNA BE­BI­DA PORFAVOR?

Pe­ro to­ca de­cir­lo dos, tres y has­ta cua­tro ve­ces, ca­da vez más al­to pa­ra que el bar ten­der pue­da es­cu­char, ya una sí pue­den ser­vir lo que no es.

Pe­ro¿ qué pa­sa en los ba­res en dónde lo que de­be pri­vi­le­gia­res el so­ni­do y sin em­bar­go no es lo más im­por­tan­te. En es­te ar­tícu­lo plan­tea­re al­gu­nos con­se­jo sa­la ho­ra de di­se­ñar el so­ni­do de un bar.

Co­mo cual­quier sis­te­ma au­dio­vi­sual, an­tes de ini­ciar cual­quier pro­ce­so de di­se­ño con­sul­te ¿cuá­les son las ne­ce­si­da­des del bar?, y en lo po­si­ble, plas­me es­ta in­for­ma­ción en un do­cu­men­to que el due­ño o la per­so­na en­car­ga­da fir­me, así evi­ta­rá in­con­ve­nien­tes una vez es­té fi­na­li­zan­do la ins­ta­la­ción.

Fren­te a las ne­ce­si­da­des, ana­li­ce ¿cuál es el pro­pó­si­to del bar? Ge­ne­ral­men­te a uno co­mo di­se­ña­dor le in­for­man que es pa­ra es­cu­char mú­si­ca a ba­jo ni­vel, en don­de la gen­te pue­da ha­blar, y al fi­nal el bar ter­mi­na ha­cien­do mú­si­ca en vi­vo, fies­tas has­ta la ma­dru­ga­da y con una al­ta pre­sión so­no­ra. Ten­ga en cuen­ta:

Si en el bar se re­pro­du­ce mú­si­ca en vi­vo, pe­ro no es lo ha­bi­tual, ten­ga un sis­te­ma al­terno pa­ra la mú­si­ca en vi­vo. co­mún­men­te lla­ma­do PA, así evi­ta­ra que los al­tos ni­ve­les de pre­sión so­no­ra da­ñen los al­ta­vo­ces del bar. Si es ha­bi­tual que el bar re­pro­duz­ca mú­si­ca en vi­vo, uti­li­ce al­ta­vo­ces con woo­fers de 12 a 15 pul­ga­das, acom­pa­ña­do de sub­woo­fers. Re­cuer­de que es­tos al­ta­vo­ces en lo po­si­ble no de­ben es­tar di­rec­cio­na­dos ha­cia la ta­ri­ma en don­de los mú­si­cos to­can. Si va a ins­ta­lar una ta­ri­ma, re­cuer­de ha­cer la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra es­ta, por ejem­plo, ana­li­ce la ubi­ca­ción de la con­so­la o me­sa de mez­cla, és­ta de­be te­ner lí­nea de vi­sión con el es­ce­na­rio. Reali­ce la ubi­ca­ción del sna­ke pa­ra re­co­ger o lle­var las se­ña­les de au­dio.

Ge­ne­ral­men­te el ti­po de mú­si­ca no afec­ta­ra en sí el di­se­ño de au­dio, un buen pro­yec­to de­be con­tem­plar cual­quier ti­po de mú­si­ca pe­ro en al­gu­nas oca­sio­nes es bueno te­ner un “As Ba­jo La Man­ga”; aquí al­gu­nos con­se­jos:

Si es un res­tau­ran­te, la mú­si­ca no de­be es­tar más al­to que las con­ver­sa­cio­nes. Di­se­ñe sus sis­te­ma de so­ni­do al­re­de­dor de los 75 dB, in­clu­si­ve un po­co me­nos. La gen­te va a un res­tau­ran­te a ce­nar y con­ver­sar, no va a can­tar. Si es un bar ti­po talk-bar, de esos con lu­ces te­nues, me­sas re­ti­ra­das, tam­bién, no se ex­tra­li­mi­te en pre­sión so­no­ra, po­si­ble­men­te el tra­ta­mien­to sea co­mo de un res­tau­ran­te. Si es un bar de fies­ta, de­por­tes o pa­ra li­gar, pues la mú­si­ca si ten­drá un gran efec­to, suba su hea­droom de di­se­ño, y há­ga­lo al­re­de­dor de los 90 dB. Si es de mú­si­ca en vi­vo, ten­ga en cuen­ta: ubi­ca­ción de mi­cró­fo­nos, in­te­li­gi­bi­li­dad y otras va­ria­bles que de­be cuan­ti­fi­car pa­ra te­ner un so­ni­do exi­to­so.

En cual­quie­ra de los es­ce­na­rios po­si­bles no ol­vi­de ubi­car sub­woo­fers, es­tas ca­jas de sub-gra­ves -aun­que uno no los vea- ha­cen que el cuer­po se es­ti­mu­le con la mú­si­ca, con la pre­sión so­no­ra que ge­ne­ra los subs (cam­bio de pre­sión en el ai­re) ha­cien­do que el cuer­po se mue­va (prin­ci­pio de psi­co-acús­ti­ca). Cuan­do di­se­ñe la ubi­ca­ción de subs no ol­vi­de ins­ta­lar un pro­ce­sa­dor pa­ra es­tos, ya que ca­jas de ba­jos ubi­ca­dos en el lu­gar pue­den ge­ne­rar can­ce­la­ción de fre­cuen­cias por des­fa­se.

La zo­ni­fi­ca­ción es el error más co­mún en el sis­te­ma de so­ni­do de un bar, ya que pa­ra­dó­ji­ca­men­te no lo ha­cen. Cuan­do ha­blo de zo­ni­fi­ca­ción no es que ca­da zo­na ten­ga una fuente in­de­pen­dien­te del au­dio, sino que hay zo­nas en las cua­les la pre­sión so­no­ra de­be ser di­fe­ren­te.

Hay dos for­mas de ha­cer es­to, una es te­ner am­pli­fi­ca­do­res in­de­pen­dien­tes por zo­na, es­to ase­gu­ra que ca­da zo­na po­drá cam­biar in­de­pen­dien­te­men­te el ni­vel de po­ten­cia. La se­gun­da for­ma es te­ner se­lec­tor de po­ten­cia en los al­ta­vo­ces, es­to ha­ce que el cam­bio de pre­sión so­no­ra sea re­la­ti­vo a la se­ñal. Por ejem­plo en la pri­me­ra for­ma yo pue­do po­ner +5 dBu en una zo­na, su­bir +8 dBu en otra y ba­jar 6 dBu en la ter­ce­ra, pe­ro en la se­gun­da for­ma yo le subo + 10 dBu a la se­ñal y au­to­má­ti­ca­men­te to­das las zo­nas suben sus 10 dBu. (ha­blo de dBu ya que ha­blo des­de la se­ñal eléc­tri­ca y no des­de la pre­sión so­no­ra, sino se­ría dB SPL).

¿CUÁ­LES SON LAS ZO­NAS MÁS CO­MU­NES EN UN BAR?:

Zo­na prin­ci­pal, es don­de es­tán ubi­ca­das la ma­yo­ría de las me­sas. Zo­nas ex­te­rio­res, ubi­car al­ta­vo­ces en ex­te­rior exi­ge que el sis­te­ma sue­ne más al­to, en­tre 6 y 12 dB SPL de­pen­dien­do del ni­vel de rui­do am­bien­te. Re­cuer­de que en in­te­rio­res el so­ni­do re­bo­ta, en ex­te­rio­res se ex­pan­de y se pier­de. Con­si­de­re los ve­ci­nos, los rui­dos ex­ce­si­vos pue­den ha­cer que las au­to­ri­da­des lo san­cio­nen. Ba­ños, ubi­que al­ta­vo­ces en los ba­ños, pe­ro ate­núe­los, que no sue­nen muy al­to. Pri­va­dos. En al­gu­nos ba­res y res­tau­ran­tes es co­mún que exis­tan zo­nas pri­va­das pa­ra even­tos, per­mi­ta que el con­trol de vo­lu­men en es­ta zo­na sea in­de­pen­dien­te del res­to.

En el di­se­ño eléc­tri­co del bar, con­si­de­ro que el di­se­ña­dor de au­dio se de­be sen­tar con el in­ge­nie­ro elec­tri­cis­ta y so­li­ci­tar la car­ga eléc­tri­ca pa­ra su sis­te­ma, con­si­de­re que co­mo di­se­ña­dor us­ted de­be im­ple­men­tar au­dio, ilu­mi­na­ción, vi­deo y otros. Por lo me­nos so­li­ci­te un 40% más de su car­ga, lo ideal se­ría un 80% pe­ro por pre­su­pues­to es­to se pue­de dis­pa­rar en cos­tos.

In­clu­ya en su so­li­ci­tud que sus equi­pos com­par­tan fa­se, dos equi­pos co­nec­ta­dos en fa­ses dis­tin­tas pue­den ge­ne­rar rui­dos de tie­rra. Adi­cio­nal­men­te so­li­ci­te al di­se­ña­dor eléc­tri­co que se­pa­re las car­gas de sus sis­te­mas a las del res­to del bar. Ha­ce mu­chos años cuan­do ini­cie en la eje­cu­ción de pro­yec­tos au­dio­vi­sua­les, me lla­ma­ron a que re­vi­sa­ra un sis­te­ma que te­nía rui­dos ra­ros, el so­ni­do que se re­pro­du­ci­da por los al­ta­vo­ces era el de la li­cua­do­ra in­dus­trial que es­ta­ba en la co­ci­na.

Hoy día pri­ma la se­gu­ri­dad de las per­so­nas den­tro del bar, en lo po­si­ble los ba­res de­ben te­ner la po­si­bi­li­dad de re­pro­du­cir un men­sa­je de eva­cua­ción pre­gra­ba­do o en vi­vo, si el bar es muy gran­de con­si­de­re rea­li­zar un plan de eva­cua­ción pa­ra es­te. Por úl­ti­mo pe­ro no me­nos im­por­tan­te, es que la em­pre­sa que ins­ta­le y preste ser­vi­cios a ba­res y res­tau­ran­tes de­be te­ner un so­por­te téc­ni­co de 24 ho­ras los 7 días de la se­ma­na, re­cuer­de que el due­ño del bar con­fío en us­ted pa­ra el di­se­ño de su es­pa­cio, tam­bién con­fia­rá en us­ted pa­ra que le re­suel­va los in­con­ve­nien­tes que pue­dan exis­tir, y los ba­res ge­ne­ral­men­te tra­ba­jan de no­che.

Es­pe­ro que es­te ar­ticu­lo sea de ayu­da pa­ra el desa­rro­llo de su pro­yec­to de au­dio, si tie­ne al­gu­na du­da por fa­vor me pue­de es­cri­bir a jta­ma­yo@atus.com

FO­TO­GRA­FÍA: SONANCE COMMERCIAL

FO­TO­GRA­FÍA: THETIMES CO UK QBARGRILL

FO­TO­GRA­FÍA: SHEFF UNI

FO­TO­GRA­FÍA: TIEMOUT BOS­TON BAR

FO­TO­GRA­FÍA: CLUBTECHLLC. COM FO­TO­GRA­FÍA: WWW. MASTERAVSERVICES. CO. UK

FO­TO­GRA­FÍA: PIO­NEER PRO KM5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.