De fa­ci­li­ta­dor de tec­no­lo­gía a...

inst:all magazine mexico - - Cotenido -

No se pue­de ne­gar que la tec­no­lo­gía, con ca­da nue­vo avan­ce, nos cam­bia la vi­da. Mu­chas ve­ces nos fa­ci­li­ta las la­bo­res dia­rias, nos ha­ce par­te fun­da­men­tal de gran­des es­pec­tácu­los, con­tri­bu­ye con nues­tros mo­men­tos de ocio y nos ha abier­to nue­vas po­si­bi­li­da­des de ac­ce­der al co­no­ci­mien­to. Pen­sar que la tec­no­lo­gía no tie­ne lí­mi­tes ya no es una afir­ma­ción apo­ca­líp­ti­ca pues, en la ma­yo­ría de los ca­sos, los hu­ma­nos he­mos sa­bi­do im­ple­men­tar­la en nues­tras vi­das pa­ra sa­car de ella el má­xi­mo pro­ve­cho.

Efec­ti­va­men­te la tec­no­lo­gía y su fun­cio­na­mien­to son im­por­tan­tes en la ge­ne­ra­ción de una bue­na ex­pe­rien­cia de usua­rio en la in­dus­tria au­dio­vi­sual. Por ejem­plo, un dis­po­si­ti­vo di­fí­cil de uti­li­zar, un au­dio que no es­té en sin­cro­nía con el vi­deo o un mi­cró­fono con in­ter­fe­ren­cia se­rán si­tua­cio­nes que no so­lo lle­va­rán al usua­rio a te­ner una ma­la ex­pe­rien­cia, sino que ade­más en­tor­pe­ce­rán el cum­pli­mien­to del ob­je­ti­vo pla­ni­fi­ca­do del even­to o la ac­ti­vi­dad.

El uni­ver­so au­dio­vi­sual no es ajeno a es­ta di­ná­mi­ca. Si bien es cier­to que la tec­no­lo­gía, en­ten­di­da co­mo hardware y soft­wa­re, es un es­la­bón vi­tal en la ca­de­na pro­duc­ti­va de la in­dus­tria AV, tam­bién es ver­dad que to­dos: téc­ni­cos, pro­fe­sio­na­les, ins­ta­la­do­res, in­te­gra­do­res, pro­vee­do­res, to­dos so­mos “tecno-de­pen­dien­tes”; es de­cir, es­ta­mos mu­cho más en­fo­ca­dos en di­se­ñar, pro­du­cir, vender y com­prar un apa­ra­to o una so­lu­ción, mien­tras que la reali­dad ac­tual nos di­ce a gri­tos que lo ver­da­de­ra­men­te va­lio­so tan­to pa­ra em­pre­sa­rios co­mo pa­ra usua­rios fi­na­les es la ex­pe­rien­cia. Aque­llo que se sien­te du­ran­te una ac­ti­vi­dad, un even­to o una ac­ción, lo que tie­ne un sig­ni­fi­ca­do pa­ra el usua­rio, eso que se que­da pa­ra siem­pre en su me­mo­ria.

EN­TORNO, CON­TE­NI­DO Y TEC­NO­LO­GÍA

La tec­no­lo­gía tie­ne mu­cho tiem­po apor­tan­do y ge­ne­ran­do sor­pre­sas. Sin em­bar­go, no es el úni­co fac­tor que de­ter­mi­na una bue­na o ma­la ex­pe­rien­cia. El en­torno y el con­te­ni­do son dos ele­men­tos igual de im­por­tan­tes en el di­se­ño y la cons­truc­ción de ex­pe­rien­cia del usua­rio.

El en­torno se re­fie­re al lu­gar en el que ocu­rre (o que con­tie­ne) la ex­pe­rien­cia: una sa­la de reunión, un mu­seo, un tea­tro, un es­ta­dio, et­cé­te­ra. El con­te­ni­do, por su par­te, es el men­sa­je que se trans­mi­te: una ex­po­si­ción, una dis­cu­sión,

una pe­lí­cu­la, la lis­ta de te­mas en un con­cier­to. Fi­nal­men­te, la tec­no­lo­gía es el me­dio de trans­mi­sión del con­te­ni­do: hardware de te­le­pre­sen­cia, pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas, al­ta­vo­ces, en­tre otros.

Ca­da uno de es­tos ele­men­tos tie­ne las si­guien­tes con­di­cio­nes mí­ni­mas pa­ra lo­grar una ex­pe­rien­cia acep­ta­ble. El con­te­ni­do de­be ser re­le­van­te pa­ra la au­dien­cia, en el for­ma­to apro­pia­do y con­tar con una bue­na sin­cro­ni­za­ción; el es­pa­cio de­be ser có­mo­do, con­tar con la ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te y la in­fra­es­truc­tu­ra no de­be in­ter­fe­rir con el ob­je­ti­vo pro­pues­to, y la tec­no­lo­gía no de­be fa­llar, con­fia­ble, au­dio­vi­sual­men­te cla­ro, es­ta­ble, y den­tro del pre­su­pues­to.

Pen­sar en tér­mi­nos de ex­pe­rien­cia y no de so­lu­cio­nes, pro­yec­tos o pro­duc­tos es un cam­bio de pa­ra­dig­ma desafian­te que exi­ge un cam­bio en el es­que­ma men­tal, es com­pren­der que cuan­do el en­torno, el con­te­ni­do y la tec­no­lo­gía cum­plen con cier­tas con­di­cio­nes y con­ver­gen per­fec­ta­men­te au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de ge­ne­rar ya no una bue­na ex­pe­rien­cia, sino una ex­pe­rien­cia ex­cep­cio­nal, que es aque­lla en la que se su­pera el ob­je­ti­vo del even­to y se so­bre­pa­san las ex­pec­ta­ti­vas de los asis­ten­tes.

Pe­ro, ¿por qué es im­por­tan­te crear una ex­pe­rien­cia AV ex­cep­cio­nal? Es bue­na idea to­mar el ejem­plo del mer­ca­do de los even­tos en vi­vo que no so­lo cen­tran su aten­ción en el te­ma tec­no­ló­gi­co, tam­bién di­se­ñan y pla­ni­fi­can el es­pa­cio y el con­te­ni­do. Los me­jo­res even­tos en vi­vo son ex­pe­rien­cias ex­cep­cio­na­les, lo­gran gran im­pac­to, po­pu­la­ri­dad, in­te­rés y en­gan­chan de for­ma más pro­fun­da a las au­dien­cias, y co­mo con­se­cuen­cia es un mer­ca­do ca­da vez más ren­ta­ble.

Una ex­pe­rien­cia ex­cep­cio­nal, en­ton­ces, no so­lo va más allá de la sa­tis­fac­ción de la au­dien­cia, sino que ade­más per­mi­te cum­plir los ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos y eco­nó­mi­cos de la or­ga­ni­za­ción.

¿Qué ti­pos de ex­pe­rien­cias exis­ten y có­mo ha­cer que sean ex­cep­cio­na­les?

Pa­ra crear una ex­pe­rien­cia ex­cep­cio­nal un pa­so fun­da­men­tal es co­no­cer el ti­po de ex­pe­rien­cia que se quie­re ge­ne­rar en la au­dien­cia y es­to se de­fi­ne com­bi­nan­do dos ti­pos de va­ria­bles: ob­je­ti­vo de la reunión y ni­vel de par­ti­ci­pa­ción de los asis­ten­tes.

Una reunión pue­de te­ner dos ti­pos de ob­je­ti­vo: in­for­mar o en­tre­te­ner, es ne­ce­sa­rio te­ner pre­sen­te que no son ex­clu­yen­tes en­tre sí, es de­cir, es po­si­ble in­for­mar al tiem­po que se en­tre­tie­ne, pe­ro es­ta cla­si­fi­ca­ción es útil a la ho­ra de di­se­ñar la ex­pe­rien­cia. Por otra par­te, se­gún el ni­vel de par­ti­ci­pa­ción de los asis­ten­tes, es­tos pue­den bus­car asi­mi­lar o in­ter­ac­tuar.

La com­bi­na­ción de es­tas va­ria­bles re­sul­ta en cua­tro ti­po­lo­gías de ex­pe­rien­cia que van des­de la más pa­si­va has­ta la más ac­ti­va, to­das pue­den ser ex­cep­cio­na­les si se pla­ni­fi­can y se ha­cen con­ver­ger los tres ele­men­tos an­tes men­cio­na­dos: en­torno, con­te­ni­do y tec­no­lo­gía.

EX­PE­RIEN­CIA DE INS­TRUC­CIÓN

Es­te ti­po de ex­pe­rien­cia es aque­lla en la que la que se ha­ce una trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to, su ob­je­ti­vo es in­for­mar y el ni­vel de par­ti­ci­pa­ción de la au­dien­cia es de asi­mi­la­ción.

Pa­ra lo­grar una ex­pe­rien­cia ex­cep­cio­nal de ins­truc­ción el con­te­ni­do de­be ser fi­jo, pre­sen­tar or­den ló­gi­co y de­be ser fá­cil de ab­sor­ber. El es­pa­cio de­be fa­vo­re­cer cen­trar la aten­ción, evi­tar dis­trac­cio­nes y con­tar con ma­te­rial de so­por­tes que apo­yen el apren­di­za­je. La tec­no­lo­gía de­be ser fá­cil de usar y de en­ten­der, no de­be ge­ne­rar dis­trac­ción por en­ci­ma del con­te­ni­do y se de­be ana­li­zar si es ne­ce­sa­rio que la pla­ta­for­ma per­mi­ta com­par­tir el con­te­ni­do.

EX­PE­RIEN­CIA DE CO­LA­BO­RA­CIÓN

Es­te ti­po de ex­pe­rien­cia es aque­lla en la que se tra­ba­ja con otros pa­ra lo­grar un ob­je­ti­vo co­mún. Al igual que en la ex­pe­rien­cia de ins­truc­ción, en la ex­pe­rien­cia de co­la­bo­ra­ción el ob­je­ti­vo de la ac­ti­vi­dad es in­for­mar, sin em­bar­go, la di­fe­ren­cia es­tá en el rol que ocu­pa la au­dien­cia que, en es­te ca­so, es de in­ter­ac­ción.

El ideal en co­la­bo­ra­ción es que el con­te­ni­do se desa­rro­lle du­ran­te la mis­ma ac­ti­vi­dad, aun­que de­be exis­tir una guía que es­ti­mu­le la dis­cu­sión. Se tra­ta de un con­te­ni­do fle­xi­ble y mol­dea­ble que emer­ge du­ran­te el even­to. Por su par­te, el es­pa­cio de­be so­por­tar y per­mi­tir el tra­ba­jo en equi­po y fa­vo­re­cer la in­ter­ac­ción. La tec­no­lo­gía de­be ser fá­cil de en­ten­der y de usar, dis­cre­ta o in­vi­si­ble pa­ra que no dis­trai­ga el ejer­ci­cio gru­pal y de­be si­mu­lar o me­jo­rar la ex­pe­rien­cia en per­so­na.

EX­PE­RIEN­CIA DE SEN­SA­CIÓN

Pa­ra lo­grar una ex­pe­rien­cia que des­pier­te sen­sa­cio­nes en la au­dien­cia de­be­mos plan­tear un ob­je­ti­vo des­de el pun­to de vis­ta del en­tre­te­ni­mien­to y dar­le un rol de asi­mi­la­ción a la au­dien­cia. Se es­pe­ra que en es­te ti­po de ex­pe­rien­cia el usua­rio se di­vier­ta; sea en­can­ta­do, sor­pren­di­do, o con­mo­vi­do.

Cuan­do el ob­je­ti­vo de la ex­pe­rien­cia es ge­ne­rar sen­sa­cio­nes, el con­te­ni­do de­be ser fi­jo o es­ta­ble, no­ve­do­so; el es­pa­cio de­be per­mi­tir vi­sión di­rec­ta de los es­tí­mu­los que re­ci­be el par­ti­ci­pan­te, el di­se­ño in­te­rior de­be ali­near­se por com­ple­to al te­ma que es­té trans­mi­tién­do­se y la tec­no­lo­gía de­be pro­du­cir asom­bro, ge­ne­rar sor­pre­sa, de pre­fe­ren­cia de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y de­be es­tar sin­cro­ni­za­da con el con­te­ni­do y los ele­men­tos es­pa­cia­les del pro­pio am­bien­te.

EX­PE­RIEN­CIA DE EX­PLO­RA­CIÓN

En es­te ti­po de ex­pe­rien­cia se in­vi­ta al usua­rio a des­cu­brir o in­ter­ac­tuar con un con­te­ni­do real o vir­tual. Su ob­je­ti­vo fun­da­men­tal es en­tre­te­ner y pa­ra lo­grar­lo se re­quie­re que la au­dien­cia in­ter­ac­túe y sea par­ti­ci­pa­ti­va.

Lo­grar una ex­pe­rien­cia ex­cep­cio­nal de ex­plo­ra­ción re­quie­re de un con­te­ni­do in­ter­ac­ti­vo, in­mer­si­vo y que exis­ta en múl­ti­ples ni­ve­les, un con­te­ni­do cu­yo avan­ce pue­da ser con­tro­la­do, bus­ca­do, en­con­tra­do, hi­la­do por los usua­rios. El es­pa­cio de­be ser in­tui­ti­vo, que po­si­bi­li­te la au­to-orien­ta­ción y des­pier­te la cu­rio­si­dad e in­te­rés de los par­ti­ci­pan­tes. Y, fi­nal­men­te, la tec­no­lo­gía de­be per­mi­tir y pro­mo­ver que el usua­rio in­ter­ac­túe fá­cil­men­te con ella y con los de­más usua­rios.

Es pre­ci­so te­ner en cuen­ta que los even­tos no tie­nen ob­je­ti­vos ex­pe­rien­cia­les úni­cos. En mu­chas opor­tu­ni­da­des se com­bi­nan o pue­den ir es­ca­lan­do con­for­me va­ya trans­cu­rrien­do el tiem­po de la ac­ti­vi­dad, por lo que es ne­ce­sa­rio pla­ni­fi­car muy bien ca­da mo­men­to pa­ra lo­grar ob­te­ner en ca­da fa­se la ex­pe­rien­cia es­pe­ra­da y, más allá de lo es­pe­ra­do, la ex­pe­rien­cia úni­ca y ex­cep­cio­nal.

Una bue­na ex­pe­rien­cia nun­ca so­bra, pe­ro una ex­pe­rien­cia au­dio­vi­sual ex­cep­cio­nal no se ol­vi­da, ge­ne­ra emo­cio­nes, su­pera to­da ex­pec­ta­ti­va, es pro­duc­ti­va y ha­ce que el usua­rio re­gre­se, lo cual es fun­da­men­tal en un mun­do lleno de es­tí­mu­los y com­pe­ten­cia cons­tan­te.

Es fun­da­men­tal en­ten­der que nues­tro pa­pel no es úni­ca­men­te el de ofre­cer tec­no­lo­gía, sino ase­gu­rar­se que es­ta cum­pla con lo mí­ni­mo in­dis­pen­sa­ble y po­da­mos in­clu­so apor­tar tan­to en el con­te­ni­do co­mo en el es­pa­cio. En la me­di­da que lo va­ya­mos ha­cien­do co­men­za­re­mos a de­jar de ser in­vi­ta­dos a pro­yec­tos don­de so­mos los úl­ti­mos en lle­gar, y don­de otros fac­to­res se aca­ba­ron el pre­su­pues­to aun an­tes de que pen­sa­ran en no­so­tros.

Si deseas co­no­cer más ma­te­rial so­bre la ex­pe­rien­cia ex­cep­cio­nal es­cri­be nos a sgai­tan@in­focomm.org ¡Has­ta la pró­xi­ma!

FO­TO­GRA­FÍA: OBLONG

FO­TO­GRA­FÍA: PA­NA­SO­NIC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.