¿Qué tan im­por­tan­tes son los equi­pos de au­dio y vi­deo sus­ten­ta­bles en un cor­po­ra­ti­vo?

inst:all magazine mexico - - Columna Invitada -

Los te­mas so­bre el ago­ta­mien­to de los re­cur­sos y el des­per­di­cio de ener­gía han lle­va­do a go­bier­nos, em­pre­sas y lí­de­res a to­mar se­ria­men­te la sus­ten­ta­bi­li­dad. Aun­que el te­ma del uso in­te­li­gen­te de ener­gía ha ga­na­do par­ti­ci­pa­ción en los úl­ti­mos años, el pa­pel de los edi­fi­cios ha si­do en gran me­di­da ig­no­ra­do. Los es­tu­dios in­di­can que los edi­fi­cios re­pre­sen­tan al­re­de­dor del 40% de las emi­sio­nes de CO2 en los Es­ta­dos Uni­dos, por po­ner so­lo un ejem­plo. Es­to es más al­to que las emi­sio­nes ge­ne­ra­das por los sec­to­res de trans­por­te o de la in­dus­tria. Las emi­sio­nes de CO2 de los edi­fi­cios tam­bién se es­pe­ra que crez­can más rá­pi­do du­ran­te los pró­xi­mos 25 años con la apa­ri­ción de cons­truc­cio­nes co­mer­cia­les au­men­tan­do más rá­pi­do a una ta­sa de 1,8% ca­da año has­ta 2030.

Al abor­dar los desafíos re­la­cio­na­dos con la sus­ten­ta­bi­li­dad plan­tea­dos por edi­fi­cios y en­tor­nos co­mer­cia­les, las per­so­nas que pien­san en ser eco­ló­gi­cos pue­den ir más allá de con­se­guir esa ca­li­fi­ca­ción eco­ló­gi­ca A+, y lo­grar ver­da­de­ros ahorros de ener­gía y de cos­tos.

LI­DE­RAN­DO UN EN­FO­QUE VER­DE CON LEED

Las ini­cia­ti­vas de cons­truc­ción eco­ló­gi­ca se han con­ver­ti­do en un ca­ta­li­za­dor de dis­cu­sio­nes so­bre op­cio­nes eco­ló­gi­cas y sus­ten­ta­bles pa­ra en­tor­nos co­mer­cia­les. Es­tas ini­cia­ti­vas de cons­truc­ción eco­ló­gi­ca se mi­den con un mar­co es­pe­cí­fi­co guia­do por el Li­de­raz­go en Ener­gía y Di­se­ño Am­bien­tal (LEED).

Las em­pre­sas que bus­can ob­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción LEED ne­ce­si­tan sa­tis­fa­cer sus cri­te­rios a tra­vés de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, la efi­cien­cia del agua y la ca­li­dad am­bien­tal en in­te­rio­res.

Los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos des­de el pun­to de vis­ta de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca ayu­dan a las em­pre­sas a dis­fru­tar de im­por­tan­tes ahorros de cos­tes, y es aquí don­de los equi­pos de au­dio y vi­deo tie­nen un pa­pel im­por­tan­te que desem­pe­ñar.

Aun­que LEED no de­fi­ne nin­gu­na guía o da pun­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra usar la tec­no­lo­gía de Au­dio y Vi­deo en edi­fi­cios eco­ló­gi­cos, pue­de te­ner un pa­pel ins­tru­men­tal en ayu­dar a ob­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción LEED, pro­por­cio­nan­do apo­yo en áreas ta­les co­mo la re­gu­la­ción de las con­di­cio­nes de ilu­mi­na­ción y la re­duc­ción del uso ge­ne­ral de ener­gía.

EL IM­PAC­TO DE AV (AU­DIO Y VI­DEO)

In­de­pen­dien­te­men­te de si una com­pa­ñía pla­nea ob­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción LEED, los sis­te­mas AV pue­den te­ner un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el aho­rro de ener­gía. En mu­chos en­tor­nos co­mer­cia­les, la ener­gía con­su­mi­da por la elec­tró­ni­ca que no se uti­li­za, co­mo lu­ces en una sa­la va­cía o mo­ni­to­res hi­ber­nan­tes,

es a me­nu­do el ma­yor cul­pa­ble de des­per­di­cio de ener­gía y re­quie­re múl­ti­ples dis­po­si­ti­vos e in­te­rrup­to­res pa­ra fun­cio­nar. Las so­lu­cio­nes de pró­xi­ma ge­ne­ra­ción, co­mo las tec­no­lo­gías de au­to­ma­ti­za­ción de sa­las, tie­nen co­mo ob­je­ti­vo au­men­tar el aho­rro de ener­gía a tra­vés de una úni­ca in­ter­faz de usua­rio que pue­de con­tro­lar la sa­li­da de ener­gía a tra­vés de múl­ti­ples dis­po­si­ti­vos.

Los sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción de edi­fi­cios AMX de Harman usan sen­so­res de ocu­pa­ción pa­ra ase­gu­rar que las lu­ces y otros equi­pos de AV es­tén apa­ga­dos en ha­bi­ta­cio­nes va­cías. Otras apli­ca­cio­nes in­ven­ti­vas de las so­lu­cio­nes de au­to­ma­ti­za­ción de la sa­la in­clu­yen la pro­gra­ma­ción de fin de se­sión y de fin de día que sir­ven a las ne­ce­si­da­des de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca al apa­gar la fuente de ali­men­ta­ción des­pués de reunio­nes, días la­bo­ra­bles o en ca­so de inac­ti­vi­dad.

VI­DEO­CON­FE­REN­CIA AL RES­CA­TE

La vi­deo­con­fe­ren­cia es otro mé­to­do ca­da vez más po­pu­lar pa­ra rea­li­zar ahorros de cos­tos y ener­gía. Al per­mi­tir que los em­plea­dos tra­ba­jen des­de ca­sa o en cual­quier lu­gar del mun­do, la vi­deo­con­fe­ren­cia re­du­ce los cos­tos re­la­cio­na­dos con el via­je y me­jo­ra la hue­lla am­bien­tal de una em­pre­sa. Di­cho es­to, pa­ra que la vi­deo­con­fe­ren­cia sea ver­da­de­ra­men­te trans­for­ma­do­ra, los es­pa­cios de reunión de­ben es­tar equi­pa­dos pa­ra per­mi­tir reunio­nes re­mo­tas en­tre gru­pos. Mien­tras que las cá­ma­ras y los mi­cró­fo­nos in­cor­po­ra­dos en las lap­tops pue­den ser ade­cua­dos pa­ra con­ver­sa­cio­nes in­di­vi­dua­les, las reunio­nes con gru­pos re­quie­ren tec­no­lo­gías di­se­ña­das pa­ra sa­las de con­fe­ren­cias.

La ba­rra de so­ni­do de vi­deo­con­fe­ren­cia AMX Acen­do Vi­be ofre­ce he­rra­mien­tas di­se­ña­das es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra vi­deo­con­fe­ren­cias en es­pa­cios de reunio­nes, in­clui­dos al­ta­vo­ces y mi­cró­fo­nos JBL, así co­mo una cá­ma­ra de gran an­gu­lar. Con las he­rra­mien­tas ade­cua­das, los gru­pos de to­das las re­gio­nes pue­den tra­ba­jar jun­tos sin via­jar, fo­men­tan­do prác­ti­cas co­mer­cia­les más ver­des y sus­ten­ta­bles.

MARAVILLAS DEL MO­NI­TO­REO REMOTO

En los úl­ti­mos años, la con­ti­nua ali­nea­ción en­tre las so­lu­cio­nes de TI y los equi­pos y sis­te­mas AV tam­bién ha ayu­da­do a las em­pre­sas a lo­grar efi­cien­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas. Con­si­de­ran­do que una vez que las ins­ta­la­cio­nes de AV fue­ron ges­tio­na­das de una ma­ne­ra dis­pa­ra­da y no hu­bo un sis­te­ma cen­tral de su­per­vi­sión, pro­gra­ma­ción y ges­tión, las mo­der­nas pla­ta­for­mas de soft­wa­re han cam­bia­do, lo que per­mi­te a los téc­ni­cos ges­tio­nar ac­ti­vos AV en tiem­po real.

Con pla­ta­for­mas co­mo AMX RMS En­ter­pri­se, el per­so­nal ne­ce­sa­rio pue­de uti­li­zar el mo­ni­to­reo remoto pa­ra apa­gar los re­cur­sos AV que han es­ta­do fun­cio­nan­do por lar­gos pe­río­dos de tiem­po o es­tán en ne­ce­si­dad de pa­sar al mo­do de es­pe­ra. Ta­les pla­ta­for­mas avan­za­das de soft­wa­re tam­bién pue­den des­blo­quear ca­pa­ci­da­des pa­ra ras­trear y mos­trar in­for­ma­ción de ges­tión de ener­gía pa­ra to­dos los ac­ti­vos del sis­te­ma que se es­tán su­per­vi­san­do.

Los ge­ren­tes de AV o TI aho­ra tie­nen una vi­sión trans­pa­ren­te de la uti­li­za­ción de ener­gía que les per­mi­te lo­grar un no­ta­ble aho­rro de ener­gía du­ran­te la vi­da útil del equi­po.

Ya sea a tra­vés de la con­so­li­da­ción, la au­to­ma­ti­za­ción o el mo­ni­to­reo remoto, las em­pre­sas hoy en día tie­nen una gran can­ti­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra uti­li­zar las so­lu­cio­nes AV de hoy pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos tan­gi­bles a tra­vés de la ener­gía y aho­rro de cos­tos.

X M A / N A M R A H : A FÍ R G O T F

X M A / N A M R A H : A FÍ R G O T F

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.