Apli­ca­cio­nes del so­ni­do di­rec­cio­nal

inst:all magazine mexico - - Contenido - POR MAU­RI­CIO VAL­DÉS

Mau­ri­cio es un mú­si­co, com­po­si­tor y di­se­ña­dor de au­dio, in­clu­so fa­bri­can­te de bo­ci­nas muy es­pe­cia­les, las cua­les al en­tre­gar so­ni­dos al­ta­men­te di­rec­cio­na­les tie­nen efec­tos im­pac­tan­tes en la au­dien­cia.

Es­te in­ves­ti­ga­dor me­xi­cano se en­cuen­tra ac­tual­men­te en Es­lo­ve­nia, tra­ba­jan­do en la­bo­res de ex­pe­ri­men­ta­ción so­no­ra de es­tos avan­ces que di­cho sea de pa­so po­drían te­ner re­per­cu­sio­nes en la pu­bli­ci­dad, la co­mu­ni­ca­ción, el di­gi­tal sig­na­ge y men­sa­jes mul­ti­me­dia pú­bli­cos.

“Es­tos ex­pe­ri­men­tos se cen­tran en ex­plo­rar, por ejem­plo, la pro­lon­ga­ción del haz so­no­ro, el uso de cú­pu­las con di­fe­ren­tes ma­te­ria­les, tu­bos, et­cé­te­ra; así co­mo los ma­te­ria­les re­flec­tan­tes pue­den com­por­tar­se en ex­pe­ri­men­tos con­tro­la­dos”, nos di­ce Mau­ri­cio.

El ob­je­ti­vo es en­con­trar un con­trol más com­ple­jo del haz de so­ni­do, pre­fe­ri­ble­men­te has­ta el pun­to de con­tro­lar la lon­gi­tud del so­ni­do y no só­lo su di­rec­ción. Al­go que po­dría te­ner al­can­ces co­mer­cia­les por de­más in­tere­san­tes.

“Es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes se­rán úti­les para en­con­trar una mejor ma­ne­ra de con­tro­lar la acús­ti­ca de es­tos al­ta­vo­ces, para crear si­mu­la­cio­nes per­cep­tua­les en tiem­po real de fuen­tes mó­vi­les para otras apli­ca­cio­nes, co­mo vi­deo­jue­gos, o tam­bién para mi tra­ba­jo de Soun­dart”, nos co­men­ta es­te com­po­si­tor de mú­si­ca con­tem­po­rá­nea elec­tro­acús­ti­ca.

Es­ta res­tric­ción in­trín­se­ca de la tec­no­lo­gía, por otra par­te, ge­ne­ra la idea en el oyen­te de te­ner el so­ni­do den­tro de la ca­be­za. Otra bue­na ra­zón para que es­to su­ce­da es la es­ca­sa in­ter­ac­ción acús­ti­ca con el res­to del cuer­po, lo que abre una am­plia ga­ma de sa­li­das ar­tís­ti­cas e ilu­sio­nes acús­ti­cas, al­gu­nas de las cua­les va­le la pe­na pro­bar en una pie­za de ar­te so­no­ro, por ejem­plo.

La pro­pues­ta de Mau­ri­cio Val­dés se ba­sa en tres ex­pe­ri­men­tos di­fe­ren­tes so­bre el uso de al­ta­vo­ces de so­ni­do di­rec­cio­nal pa­ra­mé­tri­cos:

Re­fle­xión so­no­ra so­bre di­fe­ren­tes geo­me­trías y ma­te­ria­les. Com­pen­sa­ción de ba­jos con el uso de trans­duc­to­res aco­pla­bles. Arquitectura ae­ro­trans­por­ta­da para al­ta­vo­ces di­rec­cio­na­les.

IN­TRO­DUC­CIÓN

Una de las ven­ta­jas del so­ni­do di­rec­cio­nal es la no li­nea­li­dad del ai­re para crear un haz de so­ni­do que en con­tras­te con los al­ta­vo­ces con­ven­cio­na­les, don­de el so­ni­do se ex­tien­de

en un diá­me­tro más am­plio, aquí no se pue­de re­bo­tar y com­por­tar­se mal. Sin em­bar­go, es fá­cil con­tro­lar­lo en mu­chos en­tor­nos. Una de las ra­zo­nes para que es­to su­ce­da es la li­mi­ta­da res­pues­ta de ba­ja fre­cuen­cia emi­ti­da por al­ta­vo­ces di­rec­cio­na­les, que co­mien­za a par­tir de 250hz, de­pen­dien­do de la mar­ca y la tec­no­lo­gía in­ter­na (elec­tros­tá­ti­ca o pie­zo­eléc­tri­ca).

“Al igual que yo, otros ar­tis­tas e in­ves­ti­ga­do­res uti­li­za­ron al­ta­vo­ces pa­ra­mé­tri­cos para di­fe­ren­tes ti­pos de apli­ca­cio­nes”, ex­pli­ca Val­dés.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, has­ta aho­ra su uso ha si­do mar­gi­nal, pe­ro creo que en la di­fu­sión de su apli­ca­ción lle­van a las tec­no­lo­gías mul­ti­pro­pó­si­to a in­cor­po­rar­se fá­cil­men­te en el uso dia­rio.

Mau­ri­cio con ex­ten­sa tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca en Mé­xi­co y en Eu­ro­pa, nos ex­pli­ca: “Pue­do ver en mis ex­pe­ri­men­tos có­mo es­ta -re­la­ti­va­men­te nue­va- for­ma de di­fu­sión so­no­ra, pue­de sus­ci­tar mu­chos in­te­re­ses, es­pe­cial­men­te cuan­do se com­bi­na con con­te­ni­do vi­sual. Pe­ro para los pro­duc­tos o ser­vi­cios de pu­bli­ci­dad, es­tos al­ta­vo­ces tam­bién tie­nen el po­ten­cial de ha­cer un im­pac­to con una ex­pe­rien­cia crea­ti­va y atrac­ti­va”.

DESA­RRO­LLO EXIS­TEN­TE

“Para 2014 lo­gré desa­rro­llar un sis­te­ma di­rec­cio­nal a me­di­da con un al­ta­voz pa­ra­mé­tri­co he­cho en casa, to­do ba­sa­do en el am­pli­fi­ca­dor pro­du­ci­do por Soun­dLa­zer, una em­pre­sa en Es­ta­dos Uni­dos. Los uso en di­se­ños de so­ni­do ar­qui­tec­tó­ni­cos, pu­bli­ci­dad so­no­ra no in­va­si­va, y en mis pro­pias pie­zas de soun­dart”, así fue­ron sus ini­cios en es­ta ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción.

El re­pro­duc­tor de vi­deo y au­dio se ba­só ori­gi­nal­men­te en un Bea­gle Bo­ne Black de Cir­cuit­co, que in­te­gra una lis­ta de re­pro­duc­ción de ar­chi­vos de au­dio y ví­deo. Poco des­pués Bea­gle Bo­ne Black fue re­em­pla­za­do por un Rasp­berry pi mo­de­lo B.

“Ori­gi­nal­men­te tra­té de eje­cu­tar par­te del pro­ce­sa­mien­to de so­ni­do a tra­vés de un soft­wa­re en el Bea­gle Bo­ne Black a tra­vés del Ca­bo de Au­dio, ya que es po­si­ble es­ta­ble­cer 96Khz de fre­cuen­cia de mues­treo, ne­ce­sa­rios para pro­du­cir un seno por­ta­dor de 40Khz, al­can­zan­do el cris­tal pie­zo­eléc­tri­co den­tro del trans­duc­tor. Pe­ro ha­bía mu­cha la­ten­cia e ines­ta­bi­li­dad”.

En es­te mo­men­to la Rasp­berry-pi es la pla­ta­for­ma que Mau­ri­cio uti­li­za para con­tro­lar la lis­ta de re­pro­duc­ción y el dis­pa­ro de ar­chi­vos con el sen­sor. Tam­bién en­vía el vi­deo a tra­vés del puer­to HDMI. To­do el pro­ce­sa­mien­to de so­ni­do es me­dian­te po­de­ro­sos DSP´s.

PRO­PUES­TA DE IN­VES­TI­GA­CIÓN

Com­pen­sa­ción de ba­jos: Una bue­na ma­ne­ra de dar la vuel­ta a la fal­ta de las fre­cuen­cias ba­jas que se con­si­gue de los al­ta­vo­ces di­rec­cio­na­les, es usar un sub­woo­fer ex­terno. De he­cho, mu­chas em­pre­sas que pro­du­cen al­ta­vo­ces di­rec­cio­na­les agre­gan es­te ele­men­to op­cio­nal a su pro­duc­to. Sin em­bar­go, es­ta so­lu­ción tie­ne una fuer­te li­mi­tan­te, de he­cho ha pa­sa­do por mu­chas de­rro­tas el ele­men­to di­rec­cio­nal de ellos, co­mo fre­cuen­cias ba­jas se ha­cen om­ni­pre­sen­tes den­tro de una ha­bi­ta­ción y es­to no per­mi­ti­rá más de un es­pa­cio acús­ti­co den­tro de él.

“Con los ex­pe­ri­men­tos es­pe­ro ob­te­ner co­no­ci­mien­to so­bre có­mo con­tro­lar es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca cuan­do se tra­ta de en­tor­nos hí­bri­dos mul­ti­ca­na­les; co­mo al­ta­vo­ces con­ven­cio­na­les com­bi­na­dos con al­ta­vo­ces di­rec­cio­na­les y vi­bra­tos de ba­jo”, nos re­ve­la uno de sus re­tos.

Es­to es lo que Mau­ri­cio es­tá rea­li­zan­do:

Una ins­ta­la­ción de so­ni­do para cua­tro al­ta­vo­ces di­rec­cio­na­les con res­pues­ta me­jo­ra­da de ba­ja fre­cuen­cia. Una apli­ca­ción de soft­wa­re des­pués de la ins­ta­la­ción de so­ni­do, el soft­wa­re se­rá útil para usua­rios. Pro­to­ti­po para mó­du­los de mar­ke­ting que uti­li­zan pu­bli­ci­dad de so­ni­do di­rec­cio­nal me­jo­ra­da en es­pa­cios pú­bli­cos.

Arquitectura aé­rea:

Los ex­pe­ri­men­tos se ha­rán usan­do tre­nes eléc­tri­cos con al­ta­vo­ces di­rec­cio­na­les mon­ta­dos; tam­bién con glo­bos con ven­ti­la­do­res eléc­tri­cos co­nec­ta­dos, para que pue­dan gi­rar y pro­du­cir efec­tos acús­ti­cos al azar. Com­bi­na­do con los otros ex­pe­ri­men­tos, co­mo en las geo­me­trías de re­fle­xión so­no­ra.

Es­ta com­bi­na­ción con fuen­tes de so­ni­do di­ná­mi­cas que se mue­ven al­re­de­dor del es­pa­cio, po­dría crear in­tere­san­tes ilu­sio­nes sonoras.

Equi­po y ser­vi­cios

6 sis­te­mas de so­ni­do com­ple­tos con to­dos los com­po­nen­tes para los ex­pe­ri­men­tos de re­si­den­cias To­da la pro­gra­ma­ción de PD para el equi­po 3000 trans­duc­to­res para cons­truir, con pe­que­ños PCB ca­se­ros, di­fe­ren­tes ti­pos de emi­so­res de so­ni­do pa­ra­mé­tri­cos, ma­tri­ces y ta­ma­ños.

Mau­ri­cio si­gue tra­ba­jan­do ar­dua­men­te para con­so­li­dar su hi­pó­te­sis: “los so­ni­dos al­ta­men­te di­rec­cio­na­les no han si­do apro­ve­cha­dos” y nos ade­lan­ta: “Es mo­men­to de es­tu­diar los al­ta­vo­ces pa­ra­mé­tri­cos a fon­do y así dar­les el uso ade­cua­do, el cual, des­de mi pun­to de vista pue­de re­pre­sen­tar gran­des opor­tu­ni­da­des, lo mis­mo para crea­do­res so­no­ros co­mo para em­pre­sa­rios que vean nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio”. Mau­ri­cio Val­dés San Eme­te­rio se ga­na la vi­da co­mo com­po­si­tor, pe­ro tam­bién di­se­ñan­do al­ta­vo­ces, sis­te­mas para me­dia art, im­pro­vi­san­do y ha­cien­do in­ves­ti­ga­ción mu­si­cal en ge­ne­ral. Na­ci­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co, pe­ro con se­de en Ljublja­na, Es­lo­ve­nia, du­ran­te los úl­ti­mos seis años. Su profesión con el so­ni­do de­ve­la di­fe­ren­tes áreas ar­tís­ti­cas, pe­ro prin­ci­pal­men­te en elec­tro­acús­ti­ca, ex­pe­ri­men­tal, ins­ta­la­ción so­no­ra y mú­si­ca acús­ti­ca. Pue­de ser con­tac­ta­do en: mau­ri­cio.elec­tro­acus­ti­ca@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.